Gestación subrogada: debate ético, social y legal. Entrevista a Gemma Bravo

Este texto continúa por una línea que está estrechamente relacionada con un artículo publicado el pasado mes de agosto, "La gestación subrogada: debate ético, social y legal".

Estos últimos días se ha podido leer en algunos medios -antes de que ninguna demanda haya llegado-, titulares como «Tamara Gorro y la demanda judicial por la gestación subrogada» (Mujerhoy) ; «Tamara Gorro denuncia a una mujer que le acusó de ‘traficar con niños’» (Mundo Deportivo); «Tamara Gorro tomará medidas legales contra la mujer que la insultó y la acusó de tráfico de bebés» (EuropaFM).

En ninguno de los medios que han recogido la noticia se ha podido leer la versión de la otra protagonista, Gemma. Para solucionar esa falta de ética periodística, ElEstado.net apuesta por la reflexión, ayudando a conocer todas las versiones para que nos ayuden a la sociedad a formarse una opinión lo más completa posible.

Algo necesario en una época en la que se ha puesto de moda convertirse en juez, jurado y verdugo. Por eso la redacción del periódigo digital se ha puesto en contacto con ambas protagonistas, Tamara Gorro, quién no ha contestado a la invitación, y con Gemma Bravo, que sí lo ha hecho.

Contexto

Antes de empezar con la entrevista, conviene explicar el contexto para poder entender lo que ha pasado. Todo empezó el pasado 19 de agosto, cuando un usuario de Twitter (@HJml300) publicó este tuit:

Tuit en el que le deseaba a Gemma Bravo (@gmm223) que sus hijos enfermaran. Ella, citando a Twitter España denunció que este usuario hacía tiempo que le escribía mensajes en los que no le deseaba nada bueno. Y fue ese tuit, al que Tamara Gorro@Tamara_Gorro– respondió diciéndole a Gemma que sus opiniones eran lo mismo que matar.

Este periódico se ha puesto en contacto tanto con Tamara Gorro como con Gemma Bravo. La única respuesta la hemos recibido de esta última, quien ha accedido a conceder una entrevista y explicar cómo ha vivido ella esta situación.

Entrevista a Gemma Bravo

¿Cuándo y por qué empezaste a interesarte por la gestación subrogada?

Gemma cuenta que hace cinco años asistió a un acto sobre la prostitución en el que salió el tema de la gestación subrogada. Entonces empezó a investigar, sobretodo a las agencias que se dedicaban a esta práctica, siguió investigando asociaciones y esto a su vez la llevó a interesarse por quién pedía la legislación y cómo la pedían. La ILP que hicieron ellos al principio y de mano de quien fueron al Congreso en 2015 -fueron con UPyD– . También estuvo investigando la instrucción de 2.010 y se dio cuenta de que era un tema poco investigado por lo que estuvo recabando información.

«Antes había un montón de casos, ahora los estamos escuchando por el tema de querer legalizarlos aquí, pero llevan años haciéndolo las parejas heterosexuales, pero no tenían ningún problema de inscripción. Simplemente lo inscribían como que la madre renunciaba al hijo y ya está, porque biológicamente el padre puede hacer la inscripción del niño. Hasta que llegaron los de Son Nuestros Hijos, una plataforma, una asociación de personas, que aunque a día de hoy, acepta a parejas heterosexuales, se formó por homoparentales y tres años después, permitieron la entrada a heteros. Cuando llegaron a España tuvieron problemas y es cuando saltó todo a la palestra y se empezó a querer legalizar.»

¿Cómo definirías la gestación subrogada de una manera breve?

«Explotación de mujeres y tráfico de menores».

Antes has comentado que conociste este tema en un charla sobre la prostitución, ¿ ves algún tipo de parecido entre estos dos temas?

Ella cree que el fondo es el mismo, pero lo hace distinto que haya un menor. Considera que cuando se habla de la trata de mujeres, es un tema menos oído y eso parece que lo hace menos escandaloso. Cuando hay un menor por medio se le da más prioridad, por la protección del menor y esto hace que sea más oído y salga más en la prensa.

«Que haya un menor de por medio es lo que hace que salga más a la luz, pero el fondo es el mismo. Pagar a una mujer por un servicio, como dicen ellos, en un caso por tener sexo, en otros casos es explotación sexual y en otros es explotación reproductiva».

Gemma reconoce que hay casos que son realmente altruistas, por una hermana por ejemplo, también menciona casos de mujeres jóvenes con estudios o que están sacándose la carrera, las cuales lo ven como una manera de ganar dinero y lo eligen libremente. Aunque incide en que esto son una pequeña minoría.

Siendo una persona tan activa en las redes, ¿qué te ha supuesto a nivel personal aportar tus reflexiones y opiniones sobre la gestación subrogada?

«Muchos quebraderos de cabeza. La verdad es que al principio me costaba muchísimo, recibía muchos insultos y me sentaba mal. Ahora me lo tomo todo como con más sarcasmo y… también es cierto que la gente ha ido cambiando muchísimo de opinión, cuando empecé a hablar de esto estaba prácticamente sola en la red hablando del tema, no había gente que tratase el tema.»

Cuenta que a día de hoy muchas personas debaten en las redes sobre el tema, lo que la hace sentirse muchísimo más arropada. Al principio se preguntaba dónde se había metido y lo dejaba por el malestar que le generaban los insultos recibidos. Hasta que entendió que se trataba de una red social y decidió utilizarla para llegar a la gente sus mensajes.

La última consecuencia que has tenido ha sido la amenaza de denuncia. ¿Se ha materializado o ha quedado únicamente en amenaza?

«A mi no me ha llegado nada, a día de hoy, nada. No me ha llegado absolutamente ninguna denuncia ni nada. Yo estoy con que me va a llegar solamente por el ruido que se hizo, más que por el hecho en sí, pero… a día de hoy la verdad que nada».

¿Podrías hacernos un breve resumen de esta «discusión» de la que estamos hablando?

No había tenido ningún tipo de contacto con Tamara antes de esta discusión. El pasado mes de julio, asistió a un acto en Alcorcón celebrado por el PSOENuria Coronado, la organizadora del acto, la llamó para invitarla a participar-. Trataban temas como la gestación subrogada en Ucrania, Gemma dijo que deberían juzgar a las personas que iban a Ucrania y traían niños a España y ofrecerles a las madres biológicas la oportunidad de recuperar esos niños y en caso de negarse, dar esos niños en adopción.

A raíz de ese comentario, Tamara publica un artículo en un medio que Gemma no recuerda, en la que daba a entender que Gemma la había insultado. Gemma niega que la mencionara.

«Ni la mencioné ni nada. Yo estaba hablando sobre casos de Ucrania, su hijo es de California, cosa que no tenía nada que ver«.

La semana siguiente, en las amenazas que recibe a diario, un usuario de Twitter, -el arriba mencionado-, quien la había amenazado con anterioridad, le deseó que sus hijos enfermaran. A lo que Gemma respondió citando a Twitter para denunciar que ese usuario la amenazaba y que ellos no tomaban medidas.

Al día siguiente Tamara le entró con un tuit en el que le decía que estaba muy mal desearle la muerte a alguien, pero que ella hacía lo mismo cuando pedía cárcel. Gemma le pidió que releyera el tuit ya que parecía que le estaba dando la razón al primer usuario.

Siguieron discutiendo y hacia el mediodía Gemma escribió un tuit citando el de Tamara, «no le deseo nada malo a tus hijos, pero..y luego puse abajo, Tronista y a raíz de ahí ya vino lo de la denuncia y la demanda. Pero realmente creo que es una táctica y una estrategia, porque el día anterior había salido un artículo sobre vientres de alquiler, una agencia que había estado investigando«.

Gemma cuenta cómo haciéndose pasar por cliente, investigó la agencia Gestavida y es sobre lo que escribieron el artículo el día anterior. Cree que es una táctica por parte de Son Nuestros Hijos, ya que ahora no pueden valerse, como antes, de la pena para que la gente les siga apoyando. Creen que la quieren silenciar y dice que no lo van a conseguir, tiene muy claro que es un negocio y no quiere que las mujeres tengan que pasar por eso.

Tamara Gorro te acusa de que llevas tiempo atacándola a través de las redes, ¿es así?

«Mi primera conversación con ella, ha sido ese día, nunca hemos hablado, jamás, ni insultos ni nada, es que nunca hemos mantenido una conversación. Y la que me entró fue ella, es que nunca he entrado, ni he entrado a insultarle ni a atacarla«.

También expresa que, aunque mencionase a California y Estados Unidos, ella se centra en Ucrania, por lo que nunca ha hablado del tema con Tamara.

Tamara justifica la demanda diciendo que con tus palabras sobre la gestación subrogada, te conviertes en un peligro social. ¿Lo consideras así?

Cree que no, que es la excusa, a su parecer, usan a las madres gestantes y a los niños como escudo. Cuando habla de los vientres de alquiler, que para ella es claramente explotación reproductiva, no expone ni al niño ni a la madre gestante, sino a quien está detrás de eso, al explotador. Para ella no tiene ni pies ni cabeza, meterse con un niño ni con la mujer que se siente obligada a hacerlo.

Pone como ejemplo la relación que tuvo el año pasado con el presidente de Son Nuestros Hijos, quien le llamaba para preguntarle su opinión comunista. La intentó llevar a su terreno y al no conseguirlo, se enfadó y publicó conversaciones mantenidas con ella vía Whatsapp. En esas conversaciones Gemma decía que su hijo era una monada, respondiendo a las fotos que él le mandaba. Algo que le parece lo más normal tratándose de un niño.

Considera que los culpables son las personas que se aprovechan de la situación precaria de las madres gestantes. También dice que considera cruel, por ejemplo, separar a un niño de cuatro años de la que hasta entonces ha sido su familia. No cree lo mismo cuando son recién nacidos, en ese caso dice que deberían devolver el niño a la madre gestante, quien también debería quedarse con el dinero y tener la oportunidad de decidir si quiere quedarse con el bebé que ha gestado, y en caso de que no quiera hacerse cargo, sea dado en adopción.

Denuncia las cláusulas de los contratos que no permiten que la mujer gestante decida, ya que si se echara atrás a última hora y siendo una mujer con recursos económicos limitados, no podría hacer frente a las costas del juicio. Dice que las mafias que están detrás amenazando lo hacen imposible.

Con toda la polémica que ha levantado esta discusión, varios medios se han hecho eco de la noticia. ¿Alguno se ha puesto en contacto contigo para corroborar la versión?

«Ninguno. A algunos les entré al principio, pero luego ya ni entré«.

Ella se enteró por su pareja y le llamó la atención la repercusión que había tenido. Dice que no han contrastado y que no ha tenido derecho a defenderse de las mentiras y falsedades que han dicho. Tampoco recibió respuesta de ellos cuando se intentó poner en contacto.

¿Hay algo más que quieras decir?

«Pues daros las gracias la verdad, porque sois los primeros que os habéis puesto en contacto conmigo, para saber por lo menos la otra versión y haber intentado además para contactar con la otra persona para que también dé su versión«.

Nos cuenta que tuvo que cerrar los DM por los insultos que empezó a recibir a raíz del vídeo de Instagram, donde se dio su nombre para que hordas le acosaran. Agradece todo el apoyo que recibió en Twitter donde se sintió arropada, que es con lo que se queda. Sabe que si va a juicio, lo ocurrido está ahí y eso le da cierta tranquilidad.

Se pregunta que si para Tamara es lo mismo dar un hijo en adopción y matar a una madre, también considera que ha matado a la mujer que le dio al bebé que gestó. Cree que es la misma lógica.

Queremos leer tu opinión.