El imán de Ripoll era confidente del CNI

2

Era vox populi, pero el periodista Carlos Enrique Bayo lo ha confirmado hoy en un artículo en Público. El imán de Ripoll, Abdelbaki es Satty, era confidente del CNI, los servicios secretos españoles, hasta el día de su muerte, el 16 de agosto de 2017, cuando falleció al estallar los explosivos que pretendían utilizar para atentar en Barcelona.

Desde que se produjeran los atentados en Cataluña de agosto de 2017, se ha filtrado información apuntando a que Abdelbaki es Satty estaba relacionado con los servicios de inteligencia del Estado español. Los mossos d’esquadra confirmaron que agentes de policía se habían entrevistado con el futuro imán de Ripoll cuando este estaba encarcelado en Castellón, cumpliendo condena por tráfico de drogas.

La exclusiva publicada por Público no solo confirma estos contactos, sino que asegura que es Satty era informador de los servicios secretos españoles, de los que cobraba dinero de fondos reservados, hasta el mismo día en que Younes Abouyaaqoub, uno de los miembros de la célula terrorista organizada por el imán, asesinara a 13 personas en la capital catalana.

Esta información, la primera de las exclusivas que Carlos Enrique Bayo va a publicar en el digital, debería proyectar nuevas luces en la comisión de investigación que está desarrollando el Parlament de Catalunya, en la que decidieron no presentarse el expresidente del gobierno, Mariano Rajoy, y el entonces ministro del interior, Jorge Fernández Díaz.

Distintos partidos, entre los que destacan Esquerra Republicana de Catalunya y Junts per Catalunya, pidieron realizar también una comisión en el Congreso de los Diputados, pero toparon con la negativa de Partido Popular, Ciudadanos y Partido Socialista Obrero Español. Esta mañana ya han anunciado que volverían a presentar una moción en este sentido.

En Cataluña hoy no se habla de otro tema. En cambio, los principales informativos y periódicos españoles no han mencionado nada al respecto. Durante horas se ha ridiculizado el silencio que los principales líderes políticos han mantenido sobre el tema, destacando al presidente en funciones, Pedro Sánchez, y a los líderes de los partidos más votados en España, Pablo Casado, Albert Rivera -que es catalán- y Pablo Iglesias.

Los atentados de Barcelona de 2017 dejaron un saldo de 24 muertos y 151 heridos. El ataque más violento fue el cometido en la Rambla, cuando Abouyaaqoub, con una furgoneta, atropelló a decenas de personas en un recorrido de 550 metros.

La actuación de los mossos les valió el reconocimiento internacional, destacando las figuras del mayor Josep Lluís Trapero y del conseller de interior, Joaquim Forn. Sin embargo, la desinformación no tardó en tomar partido, con editoriales de El Periódico acusando a los mossos de ignorar los avisos realizados por la CIA.

Si la información publicada por Público se confirma, los servicios secretos españoles quedarían en entredicho, puesto que o bien permitieron el atentado, o no supieron controlar un núcleo terrorista que tenían bajo vigilancia. Además, Mariano Rajoy y Jorge Fernández Díaz podrían enfrentarse a la acusación de provocar el asesinato de las víctimas del los atentados del 17 y 18 de agosto de 2017.

Comentarios