Ang Bagong Hukbong Bayan y el PKP-MLM de Filipinas

Tras la independencia de Filipinas (o revolución de Filipinas) del Imperio Español el 12 de junio de 1.892, nace una burguesía típica de los países asiáticos excoloniales, que coincidían en las mismas condiciones:
  • País no industrializado.
  • Economía dependiente de la agricultura.
  • Campesinos en zonas rurales.
  • Tribus despreciadas por las nuevas élites burguesas nacionales, que en el caso de las Islas, hicieron junto con la intervención del Imperio Español traspasar la economía y soberanía de Filipinas a EEUU en el Tratado de París de 1898.
El 7 de noviembre de 1930 nace el Partido Comunista Filipino (PKP) como evolución del Partido Progresista Filipino (PPF, socialdemócratas). Fue ilegalizado por el Tribunal Supremo de Filipinas (controlado por EEUU), por lo que comienza a trabajar en la clandestinidad, aliándose en secreto con el Partido Socialista de Filipinas cada vez más cercano al marxismo y a las luchas antimperialistas.
 
En 1.935, el PKP-1930 se integra en la Internacional Comunista, y en 1.938 tras ser legalizado de nuevo se fusionan con los socialistas, empezando a tener sus primeras victorias electorales en distintas islas. Logran meter a muchos de sus dirigentes en el parlamento, así como también participan en los sindicatos de campesinos y el movimiento obrero de las islas.
 
Japón invade Filipinas entre 1.941 y 1942, expulsando a las fuerzas estadounidenses, haciendo que EEUU se quede sin uno de sus patios traseros. Muchos filipinos y tribus de las islas son usados como esclavos y obligados a pasarse a la resistencia por las purgas étnicas y racistas de los lipones, las cuales supusieron la decapitación de muchos civiles y líderes de la resistencia ayudada por EEUU.
El PKP-1930 empieza la resistencia también antijaponesa y antimperialista creando su propio brazo armado, el Hukbalahap (Ejercito Popular de Filipinas) junto con los socialistas y las tribus campesinas de Filipinas como los Huk. No solo lucharon contra los japoneses, sino también contra las fuerzas occidentales británicas y norteamericanas entre 1.946 y 1.954. Ya que los occidentales intentaban recuperar su patio trasero.
Con los bombardeos sobre población filipina perpetrados por la aviación de EE.UU, se incrementa la lucha armada rozando el inicio de la guerra civil, pero el gobierno filipino logra desarticular el PKP-1930 y su brazo armado. En 1.956 se legaliza el PKP-1930 y este acepta, en parte por la presión de los agentes enviados por Jruchov desde el XX Congreso del PCUS, abandonar la lucha armada contra los terratenientes repuestos por el gobierno filipino y EEUU.
 
Tras la opresión y el saqueo de las islas por el Imperio Japonés (de la que fueron víctimas españoles, tanto exiliados antifascistas como fieles a la dictadura franquista), y y el Norteamericano, las Islas Filipinas acabaron siendo otro títere del imperialismo, y su único partido comunista el PKP-1930 fue desmenuzado por Jruchov para apoyar a las dictaduras de los gobiernos filipinos frente a China, como fue la dictadura de Ferdinand Marcos.
Se crea el PKP-MLM como escisión del PKP-1930 con su brazo armado, El Nuevo Ejercito del Pueblo Filipino, que nace gracias a la Revolución Cultural China impulsada por Mao Zedong entre 1.960 y 1.966. Este partido, que lleva a cabo la Guerra Popular Prolongada en Filipinas es por número y ética científica/socialista, la única alternativa del pueblo filipino para acabar con los nacionalismos islámicos ultraconservadores, la corrupción, los traficantes de drogas y el imperialismo.
 
La solidaridad con los maoístas de Filipinas organizados en el PKP-MLM y su brazo armado Nuevo Ejercito del Pueblo Filipino (Ang Bagong Hukbong Bayan), no depende de si somos o no simpatizantes de la Revolución Cultural China, es porque es el único partido comunista con sangre en las venas en la Isla, y el único que hace frente a la explotación terrateniente, al tráfico de drogas, a la corrupción, al islamofascismo pagado por EEUU, y a la represión del movimiento obrero.
ElEstado.Net no tiene por qué compartir necesariamente todo el contenido de los artículos publicados en su Sección de Opinión.
Comentarios