¿Impeachment a Trump o impeachment a la política de Trump? Entre juicio y legitimidades va la cosa

4

Antes de empezar a leer este artículo, lectores, debéis haceros una pregunta ¿Alguien de vosotros puede aclarar qué “negocios” tenía el hijo de Biden en Ucrania?

Sin duda alguna, me parece muy revelador el momentum Trump que se ha vivido en la cumbre de la OTAN esta misma semana. Evidentemente que un mandatario de tanto nivel como Trump, no se debería permitir el lujo de abandonar reuniones de este nivel por un hecho burlesco, sí, pero que a fin de cuentas, solo lo empequeñece a él y a su imagen delante del resto de líderes mundiales por una “chiquillada de los señoritos de corbata” y aniquila la solidez del equipo comunicativo y político que sigue a Trump.

Y ahí está el porqué este incidente tiene similitudes con el impeachment al líder norteamericano. Trump siempre consigue emerger la imagen de hombre duro que no tolera para nada las burlas de “burócratas y señoritos de salón”. Que con un vídeo grabado en directo entre Boris Johnson, Justin Trudeau, Emmanuel Macron y Mark Rutte  en el Palacio de Buckingham, con su actitud trascendente entre ellos y acompañada de unas buenas copichuelas, haciendo mofa de la siempre discutida actitud de Trump en estos eventos. Se desenmascararon si conocer sus repercusiones. A más de uno de estos cuatro “pillines” les va a costar cara la copa, la broma y la estupidez de regalar un momentum Trump sin ser conscientes de la profesionalidad de Trump cuando se quiere hacer la víctima y sacar tajada de ello…

El Impeachment

Y ya entrando en materia, el impeachment. Si nos paramos a pensar, todo lo que rodea al círculo Trump es beneficio neto para Trump, y nada más que eso. La figura del multimillonario neoyorquino ha conseguido devenir la figura del republicanismo y del anti-política convencional y aburrida. Vamos a traducir todo esto en la situación que se está produciendo con el juicio al Presidente de los EEUU.

Los datos no engañan, el impeachment no está generando ninguna revuelta importante contra el Presidente Trump ni una victoria para los Dem’s (demócratas). Todo está en la casilla de empate.

La prensa escrita norteamericana en muchos casos, empieza a asumir que el juicio a Trump no será ningún revulsivo en favor de nadie. Al contrario, en este lucha por la verdad se empieza a traspuar -exudar- un combate de legitimidades que no tiene fin: verdad vs mentira, burócratas vs anti-burócratas, vieja política vs populismo conservador. En resumen, se vislumbra un “buenos contra malos”, digno de ser grabado como si una película de Hollywood se tratara.

>EEUU: las sombras que hay detrás del impeachment a Donald Trump<<

El pasado 6 de Diciembre, la agencia Rasmussen reports sacaba a la luz una encuesta en que el 51% de los consultados aprobaban la gestión de Trump en la Casa Blanca. Días antes, Yougov publicaba su encuesta en la cual se escenificaba todo lo contrario, el 54% desaprueban la gestión de Trump. No cabe duda que a pesar de la que le está cayendo a Trump con sus malas artes respeto al chantaje -tolerado sin muchas manías por las autoridades ucranianas- al Presidente ucraniano Zelenski, el mandatario norteamericano sigue teniendo altas cuotas de aceptación social.

Es más, si miramos un mapa territorial del estado de opinión sobre la gestión de Trump podremos ver que en los estados donde Trump ganó en las pasadas elecciones, siguen siendo estados absolutamente fieles a Trump. Y, en cambio, los estados tradicionalmente Dem’s tienen una fidelidad de voto más que dudosa que se acerca a lo que llaman swimming states (estados en los que no hay un voto decantado por ninguna de las dos formaciones).

Y este en este proceso de impeachment no todos los demócratas están ni mucho menos convencidos de sus resultados. Los que menos convencidos están sin duda, son los senadores y congresistas Dem’s que se la juegan en sus distritos. Donde la polarización política les repercute severamente, y que ven en este choque de legitimidades un mal augurio en las próximas elecciones.

El Partido Demócrata

El Partido Demócrata no es actualmente un bloque homogéneo, tampoco lo son los republicanos, pero la figura de Trump se ha visto reforzada en sus propias filas gracias a su campaña victimista y la actitud negativa y despreciativa hacia su figura por parte de algunos líderes demócratas (Pelosi, Biden).

Justamente, y no por casualidad, Biden está siendo el gran beneficiado en sus resultados en el proceso de primarias Dem’s para la elección de candidatos a la Presidencia de los EEUU, con todo este lío de impeachment. Aunque figuras como Sanders, Warren o Buttigieg le siguen de cerca en esta carrera de fondo. A todo esto, la emergencia de la candidatura del multimillonario Bloomberg aunque no está teniendo demasiado apoyo entre los caucus Dem’s, sí que ha hecho incrementar la imagen de los demócratas como una clase política interesada, elitista y llena de ricos “salvadores de la patria”.

El impeachment a Trump se basa en dos ejes: uso fraudulento del poder y obstrucción a la justicia. Veremos quien sale beneficiado de este proceso aunque la historia local nos dice que de esta, nadie va a salir ni impune ni ganador.

Por cierto ¿Alguien ha descubierto qué negocios tenía el hijo de Biden en Ucrania?

Comentarios