En busca de la hegemonía cultural: dos años de ElEstado.Net

0

Aunque ElEstado.Net lleva dos años en el aire, la idea que lo sustenta tiene más tiempo. Cuando el proyecto solo era un ente abstracto recorriendo mi mente no imaginé lo lejos que llegaríamos en tan poco tiempo, ni el impacto que el equipo que estaba por llegar tendría mucho más allá del aspecto meramente laboral.

Han pasado dos años desde que lo iniciamos. Comenzamos cuatro personas, de las que quedamos en el proyecto dos, aunque con las otras dos me sigue uniendo una sincera amistad. El primer artículo publicado fue sobre el impacto que tendría la más que posible victoria de López Obrador en la ofensiva estadounidense contra Venezuela.

Ahora somos más de 40. Todos voluntarios, por ahora, porque ya tenemos planes de monetizar el proyecto para poder elevar nuestra capacidad de trabajo y, por lo tanto, de impacto mediático, más allá del compromiso militante, limitado por las cuestiones de la vida cotidiana.

Como director del medio solo tengo palabras de agradecimiento para los que han estado y los que están. Por aquí solo han pasado buenas personas, responsables, trabajadoras e inteligentes.

De ahí que en poco tiempo hayamos puesto en jaque a algún que otro gobierno y hayamos llamado la atención de alguna de las revoluciones que todavía hoy plantan cara al neoliberalismo con medidas que ponen al ser humano, y no al dinero, en el centro de la sociedad.

En este último año 2019 hemos tenido grandes triunfos, e incluyo que la web estuviera caída durante seis días con sus seis noches porque significó que el ataque desde el gobierno de Ecuador era porque hacemos daño a la oligarquía que explota, oprime y reprime a quienes trabajan por sostener el país, pero aconteció un suceso inesperado que nos rompió el alma y nos paró el corazón: la pérdida de Gerard Ticó Guiú. Un amigo, un camarada, y un redactor con una visión estratégica de altísimo calibre. No pasa un día en que no lo echemos de menos.

Muchos del equipo han querido redactar unas palabras para expresar cómo se sienten al ser miembros de ElEstado.Net.

Leire Ruiz

Entré a formar parte de este equipo en enero de 2019, a mediados escribí mi primer artículo. Llegué de la mano de Daniel, más conocido -antes de que le cerraran la cuenta de Twitter– como Danidovich. Recuerdo que se puso en contacto conmigo a raíz de los hilos que escribía en Twitter y me ofreció otra plataforma para poder contar aquello que hasta entonces había sido difícil contar.

Cuando me presentaron el proyecto, me gustó. Un medio alternativo libre de bozales para poder transmitir, analizar y desgranar aquellos temas tan difíciles de tratar. No, no estaba al cien por cien de acuerdo con la línea editorial, nunca lo estoy, pero sí con la esencia del proyecto.

Una manera de desarticular una de las mayores bazas de los sistemas políticos, la desinformación. El tiempo me ha enseñado que el periódico es fiel a uno de sus objetivos principales: desarticular las mentiras que los voceros del régimen han contado. Sin censuras, pero guardando las formas.

Con el tiempo, traté con algunas personas del equipo, de una manera más personal y supongo que puedo afirmar que esa es una de las razones de peso para seguir aquí, las personas. He conocido a personas maravillosas, desde Dani hasta Gonzalo. He tenido la oportunidad de hacerme cargo de otras funciones, lo que me ha permitido acercarme más a las diferentes compañeras que conforman este proyecto. E incluso, hemos hecho una buena amistad, más allá del proyecto.

Aparecí porque ElEstado.Net me resultó interesante y me he quedado por la gente que este proyecto me ha regalado. Entré aquí en un momento personal muy difícil y, a parte de lo que he aprendido respecto a ediciones, Podcast, y de lo que he podido transmitir mediante los artículos escritos, convertir mis noches de insomnio en textos, me ha ayudado a superarlo.

Y esa es mi historia aquí, encontraros por casualidad y quedarme por voluntad. Un gran equipo, pero mejores personas.

Eskerrikasko.

Miquel de Toro

Llegué a ElEstado.Net ahora hace un año, con una propuesta de cooperación que me llegó a través de un conocido de Twitter. Buscaban colaboradores para un proyecto que implicaba mucho trabajo, pero que prometía ser interesante, ilusionante y sugerente: colaborar con un medio de comunicación independiente y objetivo, con una línea editorial atrayente y cercana a mis propias ideas.

Desde entonces, y casi setenta artículos después, es hora de hacer un poco de balance. Ha sido un año de mucho trabajo, aprendizajes y algunos tropiezos con la línea editorial (siempre por culpa mía). Pero también ha sido un año de muchas ilusiones, esperanzas e ilustración.

Durante este tiempo he aprendido mucho, he conocido a muchas personas que han colaborado y colaboran en ElEstado.Net, y hemos seguido avanzando con el proyecto. Evidentemente, ha habido altibajos y momentos en los que el desánimo o el cansancio han hecho mella, pero gracias a nuestros editores y al resto de compañeros hemos conseguido seguir adelante.

Ahora se abren nuevas expectativas y cambios en el equipo, pero seguiremos trabajando para conseguir que este proyecto salga adelante.

¿Y qué espero para el año 2020? Pues seguir trabajando, escribiendo, explicando cosas que, creo, son interesantes y sirven para mejorar nuestra sociedad.

Laura Martínez

Mis comienzos en ElEstado.Net vienen marcados por el recuerdo de mi padre: mi sueño de convertirme en redactora coincidió con su marcha.

Quizás por el ambiente familiar en el que crecí, desde muy pequeña me interesó la política. En mi casa siempre estuvieron presentes los relatos de la Guerra Civil, contados desde el bando vencido, que fueron formando en mí una conciencia política muy marcada.

De la misma forma, siempre tuve claro que me apasionaba contar historias y narrar vivencias reales o imaginarias. Guardo relatos y cuentos escritos con muy pocos años, que más tarde derivaron en artículos y opiniones políticas en desconocidas revistas de diversas organizaciones en las que militaba.

Mi padre -hombre de izquierdas, sindicalista y muy discreto- siempre vio con buenos ojos y mucho orgullo mi activismo político, pero al mismo tiempo tenía cierto miedo a la exposición pública. La dictadura, para nosotros tan lejana, seguía presente en una generación que temía porque su hija tuviera la bandera republicana en su estado de WhatsApp.

Mi padre murió tan discretamente como vivió en septiembre de 2018. De forma paralela, yo compartía en Twitter recuerdos de mi abuelo republicano con Danidovich de Cadizgrado; a través de él conocí a Gonzalo y me integré en un proyecto de información y opinión alternativa con el que me sentía totalmente identificada.

Distraje mi mente de la tristeza por su pérdida con la implicación en una iniciativa motivadora que me permitió no solo escribir en un medio comprometido con la clase obrera, sino conocer a grandes compañeros con los que comparto pensamientos, preocupaciones y risas.

Hoy, bastantes artículos después, sigo pensando en mi padre cada vez que publico una opinión. “Está muy bien, Laura, pero espero que no lo lean tus jefes”. Sonrío imaginando lo que diría aquel hombre discreto, con su mezcla de orgullo y precaución; pero sé que estaría tan satisfecho como yo de que su hija pertenezca a un equipo de profesionales valientes que ofrecen información alternativa a los grandes medios de comunicación.

Andreu Llabina

El año 2018 comenzó con el lanzamiento de ElEstado.Net, un proyecto muy ambicioso, tan ambicioso que dos años después sigue expandiéndose. Lo que en un inicio parecía un blog de información centrado en lo que sucedía en España y algunos países de América Latina, no tardó en ir tomando cuerpo y convertirse en una publicación cada vez más exigente y aumentando su calidad.

Debemos recordar que, desde el inicio hasta el día de hoy, es un proyecto sin ánimo de lucro, en el que todo el mundo participa por convicción, y que la ilusión y las ganas de “saltar” los grandes bloqueos informativos que levantan los grandes medios de comunicación son el principal motor de este proyecto.

Para los que no lo sepan, ElEstado.Net es un medio de comunicación descentralizado, se creó en Madrid, pero rápidamente aparecieron redacciones en Barcelona, Quito, Sevilla, Guayaquil, A Coruña, Málaga, Managua, Buenos Aires y otras muchas más ciudades de Hispanoamérica. Gracias a esta variedad de redactores se ha podido avanzar en una estrategia parecida a la de las nubes de pájaros estorninos, tratando de facilitar el trabajo del Director y fundador del medio, Gonzalo.

Durante este breve lapso de tiempo, nos hemos convertido en uno de los medios de referencia de la oposición al Gobierno de Ecuador presidido por Lenín Moreno. Dicho Gobierno ha tratado de cerrar nuestra página en varias ocasiones, los casos más descarados fueron los dos ataques informáticos que lanzaron contra nuestros servidores. Pero David venció a Goliat, y ElEstado.Net se recuperó y siguió denunciando las atrocidades cometidas por ese Gobierno.

Resulta un orgullo haber podido participar en este proyecto desde su gestación, ver el duro trabajo que han realizado tantas y tantos compañeras y compañeros, y acompañar al incansable Gonzalo, la persona que he conocido con mayor capacidad de trabajo. Ha sido una gran satisfacción participar en esta aventura estos dos primeros años, y espero que puedan ser muchos más.

Quisiera acabar recordando a Gerard Ticó, redactor en jefe de ElEstado.Net, que nos dejó este mismo año. Aquí seguiremos luchando en este proyecto que tú también tanto querías.

Viviana Paredes

Llegué a ElEstado.Net hace un año aproximadamente, gracias a Andrés Reliche, un periodista al que admiro mucho por su trayectoria así como a Paola Cabezas quien ya era articulista. Ellos me inspiraron. Desde que conocí el proyecto sentí que era una gran oportunidad para hacer comunicación desde la sociedad y poder contar la verdad sobre el impacto de las políticas neoliberales de Lenín Moreno a Ecuador y al mundo.

Ha sido una increíble vitrina de exposición de los abusos y violaciones a los Derechos Humanos en nuestro país, en octubre cubrimos el paro nacional desde las calles y sentíamos el reconocimiento de la gente que ya había leído en nuestro medio sobre los abusos en el caso Jorge Glas, por ejemplo.

Estar en ElEstado.Net me permite hablar y hacer mi aporte para recuperar los derechos que nos han robado en los últimos tres años, me emociona enfrentarme a un nuevo tema y hablar sobre ello para que otros también investiguen y generen pensamiento crítico frente al neoliberalismo instalado en Ecuador. Cada vez más productos y más voluntades se suman. ¡Yo leo sobre feminismo en ElEstado.Net!

Durante el paro me llamaban los compañeros del equipo internacional para preguntarme cómo estábamos y qué sucedía. Había un equipo humano cuidándonos y haciendo las notas de los vídeos. Gente muy linda y humana, llena de amor por la humanidad.

Tengo que decir que una de las principales motivaciones para permanecer es el seguimiento permanente y responsable de nuestro director Gonzalo Sánchez, un camarada al que admiro más que a nadie y que nos mantiene unidos haciendo que todo funcione como un reloj.

Gracias al equipo en Ecuador, a los que están en todo el mundo, al Gonza que siempre está cerca de nosotros y a quienes nos leen. ¡Feliz cumpleaños a ElEstado.Net!

Alberto Sánchez

Conocí el proyecto de mano de su director, con el que me une una amistad bastante larga. De sus largas conversaciones me llevé tatuado en el subconsciente la necesidad de luchar, la obligación de crear un mundo mas justo y la perseverancia que nos llevará a hacer grandes cosas, virtudes que Gonzalo supo plasmar en el proyecto de “ElEstado.Net”.

En mi caso siempre estuve del lado de los más desfavorecidos llevando sobre todo mi activismo hacia la protección de los Derechos Humanos de los migrantes y solicitantes de asilo y la lucha contra la extrema derecha para contrarrestar su mensaje de odio.

Cuando me ofrecieron formar parte del plantel de redactores sentí mucha responsabilidad, me sentí muy pequeño al lado de los que ahora son mis compañeros de letras, pero también vi una oportunidad de dar a conocer muchas cosas, de informar con veracidad y con valentía. De hecho aquí continuo por esa valentía, por llamar a las cosas por su nombre y por no tener miedo a nada.

Durante este año largo que escribo en ElEstado.Net, la experiencia es gratificante cuanto menos, comparto espacio con gente estupenda en lo personal y fantásticos en lo profesional, no podría estar en un lugar mejor, y espero estar por mucho tiempo si me dejan, al pie del cañón peleando para hacer el mundo un poco mejor, un poco menos oscuro.

Marta Corbal

Llegué a ElEstado.Net gracias al consejo de un amigo. No me arrepiento de haber entrado dentro de este gran proyecto. No solo por lo mucho que me ha aportado a nivel periodístico, sino también por los valores humanos que he adquirido dentro de la redacción.

Trabajar en un periódico que lucha contra gigantes te hace comprender el mundo de otra manera. He entendido que nuestra sociedad necesita un cambio profundo y que el deber del buen periodismo es trasmitir valores a las personas y fomentar el pensamiento crítico.

Además de ello, este diario me ha enseñado a ser más valiente, a darle voz de tinta a las clases oprimidas. A no temer a los gobiernos poderosos más de lo que temo a la ignorancia. A seguir adelante siempre que sea posible y a emplear la cultura como escudo protector contra los totalitarismos.

Durante algo más de un año he dirigido la sección cultural del medio, que fue creada tras mi llegada. El tiempo que trabajé allí fue único, maravilloso. Dimití de la dirección con un inmenso dolor que expresé en una carta dirigida hacia mis compañeros. Pero ellos siguieron sin mi guía y gracias a su tesón la sección sigue viva. De ella aún brotan artículos tan mágicos que ni tan siquiera precisan ser regados.

Seguid leyendo ElEstado.Net. La buena literatura, el buen periodismo, son el mejor afilador para el arma más poderosa: el alma.

Xavier García

Conocí la existencia de ElEstado.Net a raíz de una entrevista a Ernesto Alba, máximo dirigente del PCE en Andalucía, que se realizó hace algo más de un año. En aquel momento yo era el Secretario General de la Juventud Comunista-UJCE y poco tiempo después sería yo el entrevistado, a manos de Gonzalo Sánchez, director del medio.

Fue a raíz de dicha entrevista cuando me propuso colaborar de forma periódica, algo que no dudé en aceptar, con el objetivo de dar la batalla de las ideas ante un nuevo público.

Frente al capitalismo decadente de nuestros días, con unas corporaciones mediáticas que controlan todo lo que se dice y que se lee, son necesarios medios alternativos que se atrevan a decir que el rey está desnudo. Y una de las fortalezas de ElEstado.Net es que no lo hace desde la marginalidad o la autocomplacencia, sino con vocación de ser un medio de masas. Y no solo en España sino a ambos lados del Atlántico.

Porque cuando los golpes de Estado y la reacción vuelven a planear sobre América Latina qué mejor que rescatar los lazos de lucha que nos unen a ambos pueblos. Esa seriedad y rigurosidad hace que cada vez más personas recurran a este medio para saber desde qué pasa en Ecuador o Chile hasta qué opinan sus redactores y redactoras sobre el cogobierno que se está conformando en España.

Por eso, hoy más que nunca: larga vida a ElEstado.Net y larga vida a la lucha de los trabajadores del mundo por su emancipación.

Carlos Martín

Soy de 1959, año de la revolución y de la revelación, hechos que no se excluyen entre sí; soy jurista por haber estudiado, pero cocinero por vocación; no defiendo a nadie que no lo merezca, ni le cocino a nadie a quien no quiero.

Activista de tuiter, así conocí ElEstado.Net y a Gonzalo Sánchez, a quien contacté a raíz de una propuesta para quienes quisieran escribir en este medio digital que combate las falsas noticias o las noticias sesgadas, utilizando como herramientas la honestidad y la objetividad.

Fue así que fui invitado a enviar un escrito de prueba, que fue revisado y agradó. Desde aquel primer escrito “Damnatio Memoriae”, he seguido en mis intentos de escribir sobre temas puntuales y coyunturales de mi patria el Ecuador.

Pero también del contexto latinoamericano, en contra de la opresión yankee de los golpes de estado promovidos por la CIA y del sojuzgamiento económico del FMI, amén de desenmascarar los gobiernos traidores como el de Moreno en Ecuador y de facto como el de la Barbie del Titicaca en Bolivia. También me he preocupado en denunciar el Lawfare institucionalizado en América Latina, en contra de los grandes líderes como son Lula, Glas, Correa, Morales, Cristina.

Hoy continúo escribiendo una o dos veces por semana, en completa comunión con el Director Sánchez, a quien por su juventud no se le puede negar ni quitar el gran espíritu de análisis, siempre objetivo, y la riqueza de sus escritos en torno a la defensa del bien común y de la sociedad explotada por las ideologías neoliberales de derecha que pretenden sojuzgar la libertad de quienes pensamos y actuamos diferente.

Hasta La Victoria Siempre.

Víctor Andrés Correa

Llegué a ElEstado.Net por un compañero uruguayo radicado en Barcelona que me mencionó que había gente muy buena trabajando en un proyecto de comunicación. Así fue que se puso en contacto conmigo Andreu, al poco tiempo vía mensajería conocí a Gonzalo director del medio.

Conocí entonces a personas comprometidas con un mundo mejor, que utilizan la comunicación popular como trinchera de lucha, tal vez, un reflejo de una necesidad que nos faltan formas de comunicación de base popular.

Cada día elijo ser parte del equipo de ElEstado.net porque no es neutral, valora el profesionalismo y sobre todo se identifica con las más necesitadas, con los y las explotadas, con quienes sufren las consecuencias de un sistema que nos oprime y que persigue conformar un medio de comunicación con agenda propia.

Mi experiencia en este tiempo es de profundo aprendizaje, hace poco desde los artículos de opinión sobre Argentina y Uruguay, ahora desde la conducción del Podcast & Roll, mi aporte al equipo de ElEstado.Net es ayudar a generar un pensamiento, con reflexiones y debates que permitan visualizar caminos posibles hacia el surgimiento de una nueva sociedad.

A dos años de la creación de ElEstado.Net saludamos a todos los integrantes del equipo y a quienes se acercan a leer, ver o escuchar nuestras producciones.

Gabriela Robles

El año 2019 ha sido un periodo de muchos aciertos, uno de los más importantes en medio de ese camino ha sido conocer a Gonzalo, director del Estado.Net, en un congreso de comunicación donde ambos salíamos por primera vez de nuestros países y hasta se podría afirmar que los dos quedamos encantados de la lucha y alegría de su gente.

Pero lo que más nos unió fue el confirmar cómo los medios tradicionales juegan un rol muy importante e influyente en todo el mundo al momento de informar y mostrarlo como la verdad absoluta. Me comentó del hermoso proyecto que venía realizando hace algún tiempo atrás y quedé maravillada porque eso es lo que se necesita: más personas que busquen la verdad y puedan cuestionar el sistema donde los que más tienen se siguen haciendo millonarios a costa de los demás.

Me siento muy feliz de poder formar parte de este grupo y estoy segura que lo vamos a llevar adelante, ya que estoy aquí porque es necesario que las personas puedan enterarse de la realidad que está pasando en Latinoamérica, países que en su pasado han sufrido con dictaduras criminales y que hoy tenemos una lucha constante contra las desigualdades que venimos padeciendo, como dicen “luchando contra la desinformación.” y eso es lo que buscamos por una sociedad más justa e integradora.

Fabricio Eras

Ya son algunos años desde que me empezó a interesar la política. Para involucrarme en ella llegué a una red social donde los políticos visitan mucho. Fue hace un año aproximadamente que me percaté de unas publicaciones de un medio digital llamado ElEstado.Net. No sabía que existía hasta ese momento. Lo que más me sorprendió fue lo bastante involucrado que estaba con la política de mi país, Ecuador.

Llegué a pensar que el medio digital era ecuatoriano o creado por algún migrante. Y lo que también me llamó mucho la atención fue la apertura que tenían los jóvenes para escribir ahí. En ese instante entendí que este medio no era uno más del montón. Se había creado con el objeto de ser un alternativa ante los medios hegemónicos que son parte de esa enorme estructura del poder dominante.

Yo creo que ahí empezó todo. Ahí supe que quería aportar lo poco o mucho que tengo para luchar contra los poderes que siempre nos han dominado. Frente a la oscuridad de tanta desinformación, manipulación y mentiras de muchos medios tradicionales aparecía una luz. Una luz para iluminar a los ciudadanos y contarles otra versión, la versión que muchas veces nadie se atreve a decir, porque la verdad incomoda y quita poder a quienes la degradan.

«Creo que puedo contribuir a que la ciudadanía se cuestione y se informe desde otros lugares, voces y discursos», fueron las palabras que le dije al director, Gonzalo Sánchez de ElEstado.Net, cuando le solicité colaborar. Estoy feliz de poder pertenecer a este medio que me ha abierto las puertas, estoy agradecido por todos los momentos gratos que se han vivido desde adentro.

Querido Gonzalo, mil gracias por tu apertura, por tu orientación, por darme luces cuando a veces me bloqueo. Gracias por tu paciencia, por tus palabras de motivación, por tus elogios y correcciones, pero sobre todo gracias por compartir tu sueño con nosotros, este sueño que gracias a ti estamos viviendo y cumpliendo.

Hoy se cumplen dos años desde que ElEstado.Net nació. ¡Muchas Felicidades!

Anhelo que sigamos cosechando más éxitos y construyendo más verdades.

Andrés Santafé

Llevo aquí bastante poco, sin embargo, este medio ha conseguido cambiar mi vida cotidiana de la noche a la mañana. Un equipo muy profesional, pero más importante todavía, muy humano.

Es fundamental que allá donde estés se te valore. Es lo menos que cabe esperar, y es lo que se respira en ElEstado.Net. Respeto, compañerismo, apoyo y empatía en el momento que algo se tuerce lo más mínimo.

Lo he dicho de pasada, pero merece la pena subrayarlo: es difícil ser más profesional y valiente teniendo en cuenta nuestros recursos. No hay más que ver el caso de Ecuador, donde este medio consiguió información importantísima y resistió los múltiples ataques por parte de un gobierno estatal. Resistimos le pese a quien le pese.

Un político de poco pelo y perilla que aún hoy se encuentra entre los más influyentes de la historia decía que “la verdad es siempre revolucionaria”. No se puede decir que estemos haciendo la revolución y quizá esta nunca llegue, pero está claro que desde nuestra pequeña parcela creamos una información más amable, veraz y sin atarnos o doblegarnos ante nadie.

Podría definir a ElEstado.Net como comunicación contra la desinformación, realidad social frente a los privilegios y denuncia y apoyo cuando existe injusticia. Por todas las experiencias que en poco más de cuatro meses he tenido la oportunidad de vivir y, por encima de todo, por las que están por venir, no puedo estar más contento de pertenecer a este medio. Esto es “más periodismo” y no Ferreras.

Dicho esto, juzguen ustedes pero a mí me resulta imposible no estar orgulloso.

Gerard Piñero

Toda mi relación con ElEstado.Net fue a través de una persona que ya no está desgraciadamente entre nosostros, Gerard Ticó. Él me contactó, nos entendimos de inmediato -era fácil ya que Ticó tenía un caracter muy afable- y de inmediato entré en el equipo.

Gonzalo -así le llamo porque la figura de Gonzalo va más allá de la de ser estrictamente el director de ElEstado.Net– siempre ha sido quien me ha acompañado en este corto tiempo que llevo colaborando con este medio alternativo. Y creo que es eso lo que me ha empujado a continuar y seguir motivado a colaborar por tiempo; el buen trato.

No es sólo un trabajo de Gonzalo Sánchez sino de todo un equipo de personas muy dispares pero con ganas de colaborar y entenderse; cosa muy difícil hoy en día. El equipo en ElEstado.Net funciona, y eso repercute en la motivación y el trato entre las personas que componemos el medio.

ElEstado.Net es un medio de comunicación con mucho potencial por el simple hecho de que es dinámico y muy plural en su contenido. La gente que lo componemos también es de lo más variopinto, ¡y eso es una riqueza brutal!

¡Felicidades a ElEstado.Net! ¡Felicidades al equipo de redacción! ¡Felicidades Gonzalo por estos dos años de ir a la contra de un mundo que no sabe exactamente dónde va!

Divarlys Ocando

Felicidades a ElEstado.Net, y a las personas que hacen posible que exista un medio que sea alternativo a las grandes corporaciones mediáticas que pretenden con sus mentiras guiarnos como borregos al suicidio Neoliberal.

Tener otra óptica de la situación en el mundo y a nivel local es preciso para una verdadera libertad de expresión, por eso colaborar con este medio se me hace importante. Una visión revolucionaria entre tantas mentiras se hace imprescindible en esta época de fake news.

Lo más importante y revolucionario, es que le ha dado la oportunidad a jóvenes, entre ellos mi persona, que solo con el conocimiento adquirido a través del tiempo pretendemos colaborar al crecimiento de ElEstado.Net.

De nuevo Felicidades ¡y que sigan adelante todos los medios alternativos!

Richy Fernández

Mi periplo en ElEstado.Net comenzó gracias a Marta Corbal, quien contactó conmigo mediante una tercera persona que le recomendó mis servicios como posible redactor musical. Tras ver mi labor en un blog, me pidió comenzar a escribir para el diario web. Me explicó el proyecto y acepté. Lo hice porque me habló de una propuesta sincera e independiente.

Mi experiencia está siendo positiva, ya que me ha permitido mejorar en muchos aspectos, sobre todo a la hora de pulir ciertas aristas en mi estilo de redacción. Por supuesto, entre todo el equipo de trabajo también es un plus.

Uno de los puntos clave para seguir en el barco es la cultura en sí. Yo formo parte de la sección cultural, concretamente de la rama musical, y para mí es muy importante su difusión. Que no tenga cadenas que me impidan elegir sobre qué hablar en cada momento es absolutamente clave, y más cuando hoy en día hay muchísimo contenido patrocinado para que hables bien sí o sí sobre lo que sea.

No, en ElEstado.Net hay libertad absoluta, tanto para abordar diferentes estilos musicales como para hacer críticas constructivas de cualquier tipo. Y esto es muy importante, porque se puede informar, opinar y difundir con una garantía muy importante por desgracia escasea en nuestros días: la honestidad.

Pablo Álvarez

200 años.

Sí.

No me he equivocado.

Muchas felicidades a todos por estos dos maravillosos años, pero pensad que esta obra que en su día parimos cuatro gatos, es tan bonita, tan ilusionante, tan grandiosa, que trascenderá no lo dudéis, de todos nosotros.

Y no lo veremos, pero nuestros continuadores estarán aquí, en nuestra misma trinchera tras doscientos años. No lo dudéis.

A modo de velas de cumpleaños permitidme acompañaros esta instalación del brasileño Marepe (Marcos Reis Peixoto), que respondiendo al espíritu del readymade, tiene en estas estalactitas surgidas metálicamente de estos vulgares rollos el símbolo de aquello que se eleva de su prosaica existencia, exactamente como nosotros.

Que podéis esperar, la cabra tira al monte.

Continuad todos por favor con esa fuerza con que animáis ElEstado.Net y no cejéis en el empeño de, a través de vuestras comunicaciones, formar una opinión independiente y libre, y en definitiva, gracias a ello conseguir día a día un mundo mejor, pese a que sabemos a nuestros enemigos fuertes y poderosos (y manipuladores).

Que por cierto hoy en España han perdido, y se han tenido que retirar con el rabo entre las piernas.

Y un especial abrazo para ese joven brillante que hemos tenido la suerte de que nos capitanee, y al que hay que intentar exprimir y putear todavía un poco más, pues como yo le digo a veces, “nene, tú vales mucho”.

Y creo que a veces no es realmente consciente de la que ha liado.

A tus órdenes Gonzalo, y un abrazo a todos.

Morena Álvarez

Hace unos pocos meses, en medio de una acalorada conversación sobre la inestabilidad política y económica que vive Ecuador, fui invitada a escribir en ElEstado.Net. A decir verdad, acepté la invitación como quien recibe un vaso de agua en medio de un desierto.

Llevaba mucho pensando que había que sumarse a quienes denuncian todo lo que estaba ocurriendo en este atribulado planeta, no solo desde el ámbito académico que es desde el cual yo trabajo, sino desde un espacio más cercano a la sociedad y con un lenguaje más cotidiano.  Así que acepté.

Ha sido un desafío con múltiples retos, pero lleno de satisfacciones. No voy a caer en el cliché de decir lo gratificante que es escribir, pero debo reconocer que en el proceso de reflexión y redacción de mis columnas de opinión, encuentro el irredimible placer del compromiso social y del activismo político.

Y no se trata de un regodeo generado por y para el ego, sino de la posibilidad de disfrutar el ejercicio de la reflexión libre y ajena a los intereses particulares y de contribuir al debate sobre temas de interés público desde una perspectiva crítica, y con la esperanza de aportar en un mundo mejor. ElEstado.Net representa todo esto: un espacio de pensamiento en libertad, con compromiso político y social.

Comentarios