Ecuador, el fiasco del Caso Sobornos: se quemó el arroz verde (I)

Con una maquinaria infernal alimentada por el odio y la traición, comandada por Boltaire (el payaso del circo Ecuador), y ejecutada por venales autoridades judiciales y Lady Diana (la fiscal 10/20), se inició el proceso judicial en contra de Rafael Correa y varios dirigentes de la llamada “Década Ganada”.

Un periodo transcurrido entre los años 2007–2017, con el único objetivo, según afirmó cínicamente la fiscal, para disponer de una herramienta acusatoria imprescriptible y que se pueda juzgar en ausencia, es decir, eliminar la posibilidad de que Rafael Correa, con más del 60% de aceptación y de intención de voto, pueda acceder nuevamente a la Presidencia del Ecuador, consiguiendo una sentencia “ejecutoriada” antes del mes de noviembre de 2020, fecha de inscripción de candidaturas para las elecciones generales del 28 de febrero de 2021.

>>Lenín Moreno Boltaire, el mimo del «Circo Ecuador»<<

La trama de esta infame novela tiene su soporte en los apuntes denominados “arroz verde”, fruto de la enfermiza revancha de dos odiadores a tiempo completo: un exdirigente sindical de la empresa estatal petrolera, desenmascarado de sus actividades poco ortodoxas, y que hoy se ha ganado el remoquete de “denunciólogo” por su obsesión compulsiva a endilgar la responsabilidad de todas sus lucubraciones al expresidente Correa; y otro que funge de “periodista”.

Ambos, uniendo sus afanes fantasiosos escriben esta historia que Lady Diana acoge como un libreto-guión, y decide instaurar un proceso de investigación por el delito de asociación ilícita y delincuencia organizada, para luego reformular los cargos y cambiar el delito al de cohecho.

Por las intenciones políticas -por cierto- que anotamos con anterioridad, cambia también la denominación del caso Arroz Verde por el de Sobornos 2012-2016 (sic), con la conveniencia que tuvo lugar cuando Boltaire dejó la vicepresidencia justo antes de asumir la presidencia, -a la que no hubiera accedido jamás sino hubiera sido por la “recomendación electoral” del presidente saliente Rafael Correa Delgado, a quien traicionó aún antes de asumir la presidencia-.

Actualmente el proceso está en la etapa de juzgamiento, a la que se ha dado una cobertura mediática de nivel apocalíptico incluso con spots publicitarios de la investigación, habiendo anunciado más de 160 testigos y de 900 “pruebas” documentales.

Lo cierto es que después de la comparecencia de 30 testigos, uno más contrario que el otro a la teoría fiscal, que incluso llegó a pedir la detención de algunos de ellos por cuanto no decían lo que la fiscalía había planteado, decidió renunciar a los demás testigos. De la misma manera renunció a más del 85% de la prueba documental.

>>Ecuador: Lady Diana y la lujuria judicial-mediática<<

Se apuntala ahora en un espurio “cuaderno” redactado por una antigua colaboradora de la presidencia que no es nada más que la copia o réplica forjada de las anotaciones de Arroz Verde, tomando como la joya de la corona de la investigación fiscal, un informe pericial criminalístico redactado por una perito especializada en administración educacional, y con un cursillo de no sabemos qué con no más de un año de haberse calificado como perito.

Pero esto no es todo. El día de hoy que escribo esta nota (27 de febrero), los abogados defensores del expresidente han solicitado presentar una prueba nueva, recién aportada por una pericia internacional que incluso ha sido presentada en la CIDH, la que determina que la prueba presentada por Lady Diana ha sido obtenida a través de hackeos y adulteración de textos do correos electrónicos y demás documentación exhibida como prueba documental, lo que invalida procesalmente su validez, pero ¡Oh sorpresa! Los jueces han negado la oportunidad de presentar esta prueba nueva.

Lo cierto entonces a todas luces para la opinión pública y no para los medios de opinión es que el Arroz Verde se quemó y no salió la preparación como la habían previsto, sino que se ha convertido en un verdadero fiasco procesal judicial a nivel local e internacional.

Ha quedado reducido a un elemento perverso de persecución política del lawfare instaurado en la América Latina progresista, para impedir que los líderes populares que han tenido éxito en la conducción de sus países y a quienes no han podido ni podrán derrotar en las urnas, pretenden por la vía de la infamia impedir su participación electoral.

>>La Barbie del Titicaca<< 

Ya Argentina ha dicho que no eligiendo a Cristina en la vicepresidencia, y todos los juicios instaurados en su contra van desvaneciéndose. Lo mismo con Lula en Brasil y con Evo en Bolivia. Justo hoy por coincidencia el “Washington Post” publica un estudio que concluye que no hubo fraude en la elección que ganó Morales, confirmando así que la Barbie del Titicaca con la ayuda de las fuerzas armadas no es más que una dictadora que dio un golpe de estado.

Mucho fuego para tan poca olla, por lo que el arroz resulta quemado hasta el momento, pero aún falta que corran pruebas y alegatos de la defensa y más actuaciones y decisiones judiciales, con lo que no solo se habrá quemado el arroz, sino también la olla y la cocinera que por cierto bastante quemada ya está.

La Patria está enferma pero el 28 de febrero de 2021 llegará la salud de la mano de la Revolución Ciudadana que recuperará la Patria una vez más.

elestado.net no tiene por qué compartir la totalidad del contenido de los artículos que se publican en su sección de opinión.
Comentarios