Trascender la maquinaria de las transnacionales para comunicar pueblo a pueblo

2

Cuando Fidel planteó en 2004 en el teatro Karl Marx de la Habana, que la globalización neoliberal derivaría en un fracaso, porque si algo debe ser globalizado es la lucha y la esperanza, puedo suponer que ya podía tener una visión de lo importante que años después supondría esa sentencia.

La comunicación como un hecho político tiene matices muy interesantes que la izquierda mundial bien ha sabido utilizar, y es que ya no existen viejos clichés en este tema de la “objetividad“.

Para este momento las transnacionales de la comunicación no pueden contener el desmontaje estructural que ha venido propinándole el nuevo modelo de comunicación, no propongo discutir si es alternativa o no, pero lo que sí es sustantivamente cierto es que a este momento la necesidad de consumo de información política y social tiene un metabolismo distinto porque los pueblos son quienes están contando qué pasa.

Obviamente lo hacen para que sea digerido por el mismo pueblo y he aquí el poder de la visualización mediática que esto puede suponer: experiencias como TeleSur o elestado.net vienen a ser oxígeno para los pueblos y movimientos sociales, y blancos de ataque para las transaccionales por afectar sus intereses económicos.

Nos encontramos con una nueva forma de valorar las opiniones, con más sensibilidad a la hora de ejecutar planteamientos que socialmente son difíciles para las comunidades, y sobre todo con un potente ejército de comunicadores populares que son temidos no solo por la capacidad que tenemos para comunicar, sino por la empatía y poder de alianza con el que contamos para establecer una red que de a poco es internacional, lo que nos permite establecer el rescate por la verdad.

elestado.net no tiene por qué compartir la totalidad del contenido de los artículos que se publican en su sección de opinión.
Comentarios