Crónicas de confinamiento por coronavirus. Día de trabajo

Anoche después de aplaudir terminamos de ver Calle Cloverfield 10, y buscamos los rollitos que habían quedado del mediodía para cenar.

La idea era ver la tercera parte de la saga pero necesitábamos un poco de paz mental y ver algo que no necesitara de toda nuestra atención, por lo que pusimos un episodio de Exponiendo Infieles, cuando terminó empezamos a ver Cloverfield Paradox pero ya era tarde y el ángel tenía mucho sueño, así que la paramos y nos fuimos a la cama.

9:00

Sonó mi alarma y me quedé en la cama a mirar redes sociales y ver un poco las noticias, la idea era levantarme a las 8, pero a las 6 me desperté con los dos brazos adormecidos y decidí cambiar la alarma a las 9 porque sabía que me iba a costar volver a dormirme, fue una muy buena decisión.

9:30

Cuando no aguanté más las ganas de ir al baño me levanté y fui a desayunar. Me hice mi cafecito con leche de soja y cereales, salí al balcón y todavía los de casa no se habían levantado. Cuando entré los escuché, así que fui a la cocina a saludarlos, tenían una cara de dormidos como la mía cada día.

El ángel me dijo que era porque había pasado mala noche, y porque le dolía el cuello. Claro que él fue el que más me sorprendió, ya que siempre por las mañanas se levanta súper temprano y además con una energía que no es de este planeta, cuando me explicó, todo cobró sentido.

10:30

Prendí la compu, tenía mucho trabajo, normal de cada lunes que se nota un montón que el día anterior no hice nada. Me puse con todo y cuando mas o menos tenía todo bajo control, procedí a responder el grupo de WhattsApp que tengo con mis amigas.

Hay una de ellas que está pasando por un proceso un tanto complicado y ayer no quise responderle hasta no estar segura de qué decirle. Encontré las palabras y entonces le respondí.

12:00

Ya lista para hacer ejercicio con mi amiga, estiramos y dejé la parte de estiramientos de abductores para el final pero me siguen doliendo bastante. Un día menos de ejercicio pero me voy a morir cuando vuelva a la rutina normal.

13:00

No hice la rutina de ejercicios pero ayudé a mi amiga a hacerla, le hice de porrista y le conté las repeticiones de cada actividad para que no se perdiera. La nueva rutina de cardio al ser tan pesada es casi imposible hacerla bien y estar pensando en el número de repeticiones.

Cuando terminó me vine a seguir trabajando.

14:00

El menú de hoy: canelones que quedaron del sábado, solo tenía que calentarlos mientras mi amiga se terminaba de bañar.

14:30

Nos sentamos a comer, particularmente tenía bastante hambre, pero a la hora de sentarnos el ángel, que se sienta en medio de nosotras, no podía hablarnos y comer a la vez porque no podía girar el cuello así que le cambié el lugar.

Yo me siento por lo general en la punta de la mesa y ellos a mi derecha. Fue muy divertido cambiarle el lugar porque el pobre no puede mover el cuello a su gusto, y verlo súper mega recto sentado comiendo no tuvo un segundo de desperdicio.

15:30

Otro día más de Brooklyn nine nine con tés para acompañar. Cuando terminó el capítulo ellos querían ver Exponiendo Infieles pero tuve que negarme, tenía mucho trabajo aún.

17:00

Salí de la habitación porque había quedado con mi amiga en ver otro capítulo más de Poco Ortodoxa, quiero decirles que está bastante bien, es corta y hay que ver un capítulo por día para poder entenderla bien y retener los detalles.

18:00

En cuanto terminamos el episodio le dije a mi amiga que fuéramos a merendar, ella se hizo un batido de banana con leche de arroz y cereales, y yo un tazón de yogur con manzana y cereales.

18:30

Me traje el yogur a la habitación y continué con mi trabajo, increíblemente he terminado todo lo que tenía pendiente.

20:00

Hora de aplaudir. No había tanta gente en verdad, pero los viejitos estaban ahí como cada día, saludándonos y tirándonos besos, entramos y yo tenía que terminar con la tarea de inglés porque mañana es martes y tengo clase. Quedamos en cenar a las 21:30.

Un día más de confinamiento, un día menos para poder salir a la calle.

Comentarios