Crónicas de confinamiento por coronavirus. ¿Ya salimos?

Anoche salí de la habitación a las 21:30 porque ya tenía hambre, cenamos la carne a la olla que nos había quedado de días antes.

Mi amiga estaba bastante agobiada porque necesitaba comprarle a su perro unas pastillas para las pulgas pero por el confinamiento no conseguía las que le compra todos los años. Después de mucho averiguar pudo encontrarlas.

A medianoche nos fuimos a dormir. Había quedado en hablar por teléfono con una amiga de Mendoza con la que hacía un montón que no hablaba. Nos conocimos por un amigo en común en una discoteca y nos caímos muy bien, salimos un montón de veces de fiesta y me iba a ver a mi trabajo cuando era mi hora de almuerzo. ¡Fue tan lindo recordar esos tiempos! La extraño un montón.

10:30

Me desperté porque soñando escuché que me estaban tocando la puerta, y cuando miré el teléfono no podía creer la hora que era, ¡yo me había puesto la alarma para una hora antes!

Claramente la apagué dormida y me valió madre. Salí corriendo de la cama y cuando llegué a la cocina mi amiga todavía no se había levantado, y el ángel sabía que sí porque escuché la música que venía desde su oficina.

Cafecito con leche de soja y cereales como todas las mañanas y apareció mi amiga cuando yo ya estaba terminando.

11:00

Entré en la oficina porque ya era bastante tarde y tengo cosas que atender, pero ya se palpita en casa el domingo de gala y la verdad es que ya quiero que sea mañana.

13:00

Antes de hacer ejercicio teníamos que hacer la lista del supermercado porque hoy sale el ángel a hacer la compra.

En cuanto terminamos me puse hacer la rutina de ejercicios, esta semana por hache o por be no he hecho casi ejercicio pero hoy volví con todo, los abductores ya no me duelen y los ovarios están tranquilos. Los dos primeros días de regla son los peores y ya pasaron.

14:30

Me comí un puñado de pistachos y un poco de jamón y me fui a la ducha. Mi amiga me gritó desde el comedor que el huevo duro que quedaba era para mí, así que en cuanto salí del baño fui a la cocina, tenía bastante hambre, hoy vamos a comer tarde.

15:00

Me senté a trabajar para hacer un poco de tiempo y olvidarme del hambre que tenía.

16:30

Ya no daba más del hambre y fui a ver cómo iba el almuerzo, el menú de hoy a cargo del ángel fue: arroz frito con salsa de tomate, huevos fritos -a mí me hizo una tortilla francesa- y salchichas al vino.

17:30

Terminamos de almorzar y con mi amiga fui al balcón a tomar un poco de sol mientras me tomaba unas copas de vino Al final sentía que celebraba que Mendoza ganó el mundial de provincias en Twitter.

Por cierto ayer me enteré, hablando con una amiga de allá, que los medios mendocinos le hicieron una entrevista al twittero que hizo el mundial, por esto tendríamos que ser un país aparte, somos tan bizarros que duele.

19:30

Hablando con mi amiga sobre cuándo podremos salir y preguntándonos cuándo termina esta cuarentena, me acordé de mi primo y me fui a la cueva a llamarlo.

Estuvimos hablando como una hora. Lo primero que voy hacer cuando esto se termine es ir a verlo, nunca pensé que podríamos llevarnos tan bien. Al final nuestra amistad está naciendo mediante esta cuarentena. En el medio de la llamada salí a aplaudir.

Un día más de confinamiento, un día menos para poder salir a la calle.

Comentarios