Crónicas de confinamiento por coronavirus. ¡Regreso al caos!

Lunes 11. Día 58.

Creo que a partir de hoy voy a dejar de aclarar que me estoy levantando tarde porque no tiene sentido. Al final, si no puedo dormirme temprano no puedo esperar que mi cuerpo se active a las 9 de la mañana.

Me levanté, desayuné, esperé un rato y me puse a hacer ejercicio. Después de una semana sin estar haciendo, naturalmente, me costó un montón. Seguimos con cardio y pesas en los mismos días de siempre, pero mi amiga ya lo había hecho porque ella había arrancado antes y yo necesitaba esperar un poco.

En cuanto terminamos de comer me puse a ver Vis a Vis, tenía que alcanzar a la gente de casa para poder verlo juntos, hice maratón y llegué al capítulo siete de la primera temporada.

Volví al salir al balcón a aplaudir y los viejitos siguen ahí, pero mucha gente no, lo cual es normal porque claro como a esa hora ya se puede salir a caminar, mucha gente se va sin esperar los tres minutos que duran los aplausos.

Martes 12. Día 59.

Me levanté relativamente temprano y aproveché la mañana: hice ejercicio, arreglé unas cosas de inglés y otras del trabajo.

El ángel se encargó de la comida, hizo un arroz con chorizo colorado y jamón muy bueno. Después de comer me senté a ver los capítulos que me faltaban de Vis a Vis. A las 18 me levanté del sofá para hacerme la merienda pero al final me la terminó haciendo mi amiga.

Me di cuenta de que no había tenido mi clase de inglés, le mandé un mensaje a mi profe y ella también se había olvidado, esta cuarentena nos esta afectando a todos, me dijo de hacerla a mis 20 pero era imposible que sacrificara mi hora de salir a pasear, le dije que no y que lo dejamos directamente para el jueves.

Miércoles 13. Día 60.

Hoy ha sido un día bastante intenso para la hora a la que me levanté; abrí los ojos a las 12 y me quería morir, pero como el lunes había decidido no darle tanta importancia, me levanté y empecé el día normal haciendo ejercicio. Se hicieron las 2 de la tarde y pensé, “bueno cuando termine me pongo con la comida” pero me ganó de mano el maldito bastardo y la hizo él.

Nos sentamos a comer y el clima estaba un poco raro, pero bueno fue porque ellos habían tenido una charla muy intensa sobre su futuro pero el hambre los pudo, así que comimos y ellos se fueron a hablar un poco más.

Me senté en la compu y tenía que ducharme así que fui a ver si estaba todo bien y dijeron que sí. Ya se notaba que habían llegado al equilibrio para tomar las decisiones que tienen que tomar, y me fui a bañar.

Después de la ducha volví a sentarme a trabajar un rato hasta la hora de la merienda, aplausos, paseo, cena con Vis a Vis y a la cama.

Jueves 14. Día 61.

Me levanté a las 11:30, me puse muy contenta porque de apoco me voy levantando un poco más temprano que el día anterior. El cielo estaba muy oscuro. Llovía. Me  podían las ganas de estar todo el día en el sofá mirando pelis pero no gente, tenía un día movido.

Hice ejercicio, me duché y me puse con la comida, el menú de hoy fue: verduras al wok con pollo y arroz blanco, tremendo. Cuando terminamos vimos un capitulo de Naruto, hemos abandonado Brooklin nine nine y Exponiendo Infieles, ya volveremos.

Se hizo la hora para inglés, empezamos con el futuro y presentí lo mal que me va a ir con los ejercicios, es el tiempo que menos me gusta en inglés, pero hay que aprenderlo.

Después de la clase tenía trabajo que hacer y terminé súper tarde por lo que hoy no hubo paseo, me puse a ver Netflix y ya se terminó mi día.

Viernes 15. Día 62.

Estoy muy contenta porque me estoy levantando un poco antes cada día, hoy a las 11, tremendo. Desayuné y me puse con la compu un rato, hice ejercicio, otra vez cardio, lo sigo detestando como el primer día, se me hace muy pesado, pero lo bueno de que hoy es viernes es que ya no lo vuelvo a hacer hasta el lunes.

Me duché y tenía que cocinar yo, el menú fue: pastel de papas. Riquísimo esta vez mucho mejor que la vez anterior porque tenía nuez moscada para ponerle a la papa, y cuando terminamos de comer me tuve que empezar a preparar porque tenía que hacer algo tremendo del trabajo y necesitaba no solo prepararme en el sentido de maquillaje y peinado, sino mentalmente.

Cuando llegó la hora y lo hice, salió bastante bien, mejor de lo que esperaba la verdad, en cuanto terminé merendé y me fui a pasear, lo necesitaba después de haber estado tanto tiempo metida en pantallas.

Sábado 16. Día 63.

¡A las 10:30 ya estaba arriba! Desayuné leche de soja con 2 galletas y una banana, hace una semana que no tomo café para ver si sin cafeína en el cuerpo puedo dormir mejor y me está funcionando. Estoy pensando seriamente en comprarme café descafeinado y tomar ese, pero no sé porque viene el verano y ya no me va a apetecer tanto desayunar algo caliente.

Mi amiga me dijo que hoy teníamos que hacer compra en el súper porque ya no había nada y la compra me correspondía hacerla a mí, pero primero teníamos que hacer la lista y entre el ejercicio y la ducha se hizo la hora de comer. El menú de hoy: todo lo que había en taper en la heladera.

Un capítulo de Vis a Vis y me puse a ordenar la cueva. Estuve varias horas arreglando mi habitación y por la tarde salí a comprar. El súper que está al lado de casa es muy práctico, pero lo malo que tiene es el personal, yo se que deben estar hasta los huevos con todo lo que está pasando, pero son tan irrespetuosos y tan desganados, ojala todos tuviéramos un trabajo en estos tiempos.

Domingo 17. Día 64.

A las 10 ya estaba arriba, los domingos ya no son lo que eran. La parte de vestirnos de gala quedó en el olvido pero sí podemos comer lo que nos dé la gana y nos dedicamos a ver Netflix. Almorzamos pizzas precocinadas y nos sentamos a ver un capítulo de Vis a Vis.

Después me senté con mi amiga en el balcón a tener una de nuestras charlas eternas sobre la vida. Yo con una copa de vino y ella con un vaso de gin. La tarde siguió como todos los domingos, el ángel jugando a la Xbox One, mi amiga hablando con sus amigos y yo con mi primo y mis amigas.

Una semana más de desescalada, una semana menos para volver al confinamiento.

Comentarios