Crónicas de confinamiento por coronavirus. Recuerdos al amanecer

Lunes 18. Día 65

Bueno gente. En Barcelona al igual que Madrid estamos cumpliendo la cuarta semana de desescalada manteniendo la fase 0, lo cual por una parte está muy bien porque los contagios siguen altos, pero me ha hecho replantear que nadie tiene ni idea cuando va a terminar esto.

¿Se terminará contagiando toda la población y quedarán solo los inmunes, o están haciendo tiempo para que salga una vacuna? En el caso de que salga, ¿todos vamos a tener acceso a ella? Da para pensar este tema…

Mi día de hoy fue bastante bien, después de un mes y medio me dormí una siestita para recuperar energías, energías que no perdí pero bueno, tenía ganas y pude hacerlo, como diría Pablo Agustínporque quiero, porque puedo y porque tengo un espacio”. Este chico me da años de vida con sus vídeos en YouTube.

En otras noticias volvió nuestra otra compañera de piso, ya se extrañaba su presencia en la casa y si todo va bien la semana que viene vuelve Simba, el perro de mi amiga también. Ya estaremos todos.

Martes 19. Día 66

Dormí bastante bien hasta que se hicieron las 6, cuando me desperté porque había estado en una mala posición que me había provocado una contractura, así que me levanté a las 11 sin muchas ganas la verdad, pero hacer ejercicio me cambió el humor y descubrí una playlist en Spotify que está tremenda, la escuché en bucle durante todo el día.

Hablando con mi amiga me recordó que el viernes huniera sido el cumpleaños de una persona muy importante para nosotras que ya no está en este plano, y en conmemoración vamos a tomar unas birras en su nombre. Me sentí un poco mal por un momento porque no me acordaba de eso pero bueno, hablando con ella lo trajimos unas horas en anécdotas y relatos.

Ya no se aplaude más y es como que llegan las 20 y siento que me falta algo por hacer, siento mi día incompleto. Yo creo que a mucha gente le debe pasar por el tema de haber creado el hábito.

Miércoles 20. Día 67

Tenía varias cosas pendientes para hacer el día de hoy, de trabajo y de inglés, pero también tengo que terminar de ver Toy Boy con mi amiga, otra serie más de Netflix que hemos empezado en esta cuarentena. La verdad, ahora que lo pienso le he sacado el jugo a cada día de este confinamiento porque he hecho un poco de todo: inglés, ejercicio, series, trabajo, comer sano, charlas eternas con mis amigas, sinceramente no me puedo quejar.

Por la tarde había quedado con mi primo para quedarme en la casa de él unos días, pero los planes cambiaron y terminé yendo a su casa súper tarde pero cumpliendo la franja horaria.

Jueves 21. Día 67

Hoy, como sabía que iba a estar acá sin Wi-Fi, cancelé mi clase de inglés y me dediqué a hacer los ejercicios que ya tenía descargados, mientras mi primo terminaba de dar el último repaso porque tenía la presentación del trabajo final de su máster.

Después de almorzar se preparó y se fue a dar la presentación. A mi me agarró un bajonazo y no entendía por qué. Me tiene que venir la regla, y este mes es el ovario malo ya lo siento.

El día transcurrió muy tranquilo, mi primo dio bien la presentación, yo no pude trabajar mucho porque sin internet es un poco complicado, pero terminamos el día con una charla infinita y cantando a todo pulmón como si fuera el último día de la vida.

Viernes 22. Día 68

Nos levantamos a las 5:30 para ir a ver el amanecer. Hacía mucho, pero mucho tiempo, que no me levantaba tan temprano, desayunamos rápido y partimos. Una de las cosas más lindas que hice en esta cuarentena fue esto, ver el amanecer con toda la ciudad iluminándose poco a poco con los primeros rayos de sol.

Empezamos a caminar y bajamos del parque donde estábamos cuando mi primo me dice “necesito un café o un mc donalds”. Todavía no pasamos de fase y la segunda opción no era posible pero sí lo del café. Compró uno para cada uno con un bocata, no puedo decir que ese café estaba rico porque no, pero vino bien para despertarnos un poco porque estábamos totalmente dormidos.

Llegamos a su casa y nos fuimos a dormir un rato. Cuando nos levantamos, nos pusimos a ver qué almorzar, pero primero él quería hacer un brownie así que lo hizo y después me puse con la comida. Hice una tarta tremenda de brócoli, atún y nata. Después de almorzar, ya eran las 15:30 la tarde, tenía que volver a casa.

Tenía que volver porque habíamos quedado en cenar con los de casa, haciendo homenaje a una gran persona que ya no está en este plano. Fue muy movilizador porque creo que no termino de entender el concepto de la muerte ni del por qué pasa, simplemente cuando nos toca de cerca aprendemos a vivir con eso. A parar y a pensarlo. Sobre todo después de un tiempo a mi me pasó que en un momento me enojé con la vida porque justamente no lo terminé de entender, simplemente aprendí a llevarlo y es una mierda.

Sábado 23. Día 69

Hoy fue un día horrible, me levanté súper cruzada y no tuve ganas de nada. Trabajé un poco y la verdad es que no tengo mucho que aportar a este día porque literal que no hice nada, ni ejercicio, ni salí a pasear.

Domingo 24. Día 70

Hoy me levanté mucho mejor que ayer, supongo que es por el día, que en casa la energía es diferente por más que ya no sean domingos de gala pero sigue siendo domingo de comer lo que se nos cante y de no trabajar así que genial.

Vimos una peli, almorzamos paninis que hizo el maldito bastardo, tremendos. Después vimos Naruto y con mi amiga vi Toy Boy mientra el ángel jugaba al Fallout 76 en la Xbox One S.

Por la tarde salimos a pasear a un parque bastante lindo. Mi día terminó a las 3 de la mañana creándome un perfil en una plataforma de trabajo porque ya necesito tener una rutina que no sea estar encerrada todo el día todos los días, estamos en el día 70 de confinamiento, ¡no lo puedo creer!

Una semana más de desescalada, una semana menos para volver al confinamiento.

Comentarios