El American Indian Movement y la resistencia indígena de Norteamérica

Durante este periodo de cuarentena he decidido centrar mi formación política en la historia de los Estados Unidos de América y de sus nativos americanos. Considero profundamente interesante la historia de éstos de y las naciones indígenas que fundaron. Abordaré una historia que, de forma resumida, resaltará a profundidad los hechos más perjudiciales que promovieron la debacle del estilo de vida de los indígenas en el continente americano.

La llegada de tropas europeas a tierras americanas representó un hito en la historia del denominado “nuevo continente”. Para efectos del propósito reflexivo del presente artículo, es necesario dar un repaso al origen de las expediciones militares europeas en América para constatar cómo fueron constituidas las primeras colonias.

De igual forma es importante destacar los históricos enfrentamientos de carácter bélico entre los indígenas americanos y los europeos invasores. También es necesario analizar bajo una perspectiva histórica, los acontecimientos que determinaron escenarios como la Guerra de los 7 años, la Guerra de Canadá y la Guerra de Independencia de los Estados Unidos.

Asimismo, es menester visualizar los problemas internos de las colonias constituidas en suelo americano. De igual manera, es importante destacar el proceso por el que las tribus, en íntima conexión con la tierra y sus saberes ancestrales, entran en conflicto con un nuevo esquema social que las somete y subyuga a la cultura europea, condicionando su estilo de vida, cultura y visión existencial.

Este contexto afectó a todas las comunidades indígenas en todas sus variantes. Tanto a las nómadas como aquellas establecidas en asentamientos donde lograron no solo sobrevivir a los deshielos, sino usarlos en su favor para desarrollar métodos de agricultura tan antiguos como útiles en un continente donde la supervivencia del más fuerte y la rivalidad entre tribus eran el pan de cada día.

Por otra parte, la llegada de los vikingos liderados por Enrik el Rojo, el esclavismo entre tribus, los ritos y la cultura del guerrero y del valor, la organización comunal, los consejos de ancianos donde se reunían grandes guerreros y chamanes, representan los aspectos históricos y sociológicos más importantes a considerar en el presente artículo.

Hay un salto histórico que a mi parecer resalta los aspectos más raciales y religiosos de los imperios occidentales y la flexibilidad de algunos, según las circunstancias de sus intereses imperialistas en las naciones donde tenían injerencia.

Durante las matanzas y alianzas generadas desde 1520 hasta 1876, se darían a conocer muchos héroes que luchaban contra leyes imperiales impuestas, como lo falsos tratados de convivencia por los que se habían establecido colonias de distintos imperios. En Norteamérica existían colonias de distinta nacionalidad, generando fuertes tensiones, relaciones comerciales y matanzas generalizadas contra los nativos, bajo preceptos religiosos, políticos y raciales.

Gregorio Doval, autor que relata de una manera sencilla pero muy enriquecedora dónde surge el denominado “sueño americano”, en un país lleno de mentiras, crueldades, dominación imperialista y violación de derechos humanos. Aprovecharé para mostrar los datos que nos expone el referido autor en sus trabajos de investigación, del cual podremos aprender de manera sustanciosa. Luego, tenemos otras obras igual de importantes que tratan la cuestión colonial indígena así como las guerra del Oeste de la historiadora por la universidad de California, ensayista, escritora y feminista indígena Roxanne Dunbar-Ortiz en su libro Historia del Movimiento Indígena en Estados Unidos o la expansiva obra del militar estadounidense veterano de las Agencias de Asuntos Indígenas Peter Cozzens en su obra La Tierra Llora.

La historia de los nativos americanos es sumamente interesante, recopila experiencias enriquecedoras y una visión distinta de la historia de los Estados Unidos, contradiciendo su mensaje imperial basado en opresión y falsas libertades.

Esta historiografía alternativa relata hechos reales desde la perspectiva indígena norteamericana, revelando todo lo que supuso la creación de los Estados Unidos de América como nación a partir de la independencia de sus 13 colonias en 1783. Todo ello mientras se producía constantes rebeliones indígenas lideradas por Águila Roja, jefe Joseph, Gerónimo, Halcón Negro, Pontiac, Toro Sentado, Caballo Loco, Chaqueta Azul entre otros líderes indígenas de la resistencia contra las milicias de los colonos, los saqueadores del oro, los Rangers y los “Dragones” de la caballería de la Unión.

Esta secuencia de hechos generaría lo que posteriormente se conoció como la guerra civil americana, la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Vietnam, contextos bélicos con un elemento común: una doctrina imperial y avasalladora de pueblos libres.

Estos conflictos no podrían sostenerse sin los grandes medios de comunicación de los Estados Unidos. Su posmodernismo impone su realidad frente a la verdad de otros pueblos. Esta lucha histórica cuenta con 500 años desde la llegada de los españoles al continente americano, y supuso casi la extinción de los nativos americanos. Este trance histórico configuró uno de los países más criminales y agresivos del globo.

Tomaré en cuenta unos episodios históricos que considero relevantes, así como información referente al desarrollo de estos casi 500 años de resistencia, donde se evidenciaron periodos de paz y cruentos momentos de tensión irreconciliables con asesinatos, batallas y masacre indiscriminada contra los indígenas norteamericanos.

En 1924 fueron reconocidos los derechos totales de la ciudadanía americana a los indios que permanecían en las reservas. La ley de Reorganización India destruyó el sistema tradicional de jefes, convirtiendo las reservas en micro Estados, los cuales poseían su propia constitución, parlamento y división de poderes. El poder había pasado de las familias tradicionales a los mestizos. Durante el gobierno de Dwight Eissenhawer (1890-1969) 34º presidente de Estados Unidos, empezaron a introducir a los nativos a la sociedad blanca.

Los nativos americanos vivieron un período de adaptación a la vida común estadounidense que no tuvo buenos resultados. A los indígenas se les dio trabajo, pero muchos lo perdieron, endeudándose y perdiendo sus casas, muchos volvieron a la reserva aún a pesar que algunas habían sido cerradas Esto trajo como consecuencia la conformación de guetos de nativos en las grandes ciudades, conformando un problema de orden social.

A comienzos de la segunda mitad del siglo XX, algunos nativos fueron reclutados en el ejército para ser enviados a Vietnam, los mismos acabaron psicológicamente afectados. Al regresar a sus tierras, resultó difícil su integración en sus respectivas comunidades.

En consecuencia, en el año 1968 se fundó el Consejo Nacional para que se encargara de coordinar las ayudas financieras para los indios. Nace entonces el American Indian Movement (apodado Poder Rojo). En 1972 se funda la oficina de Asuntos Indios, en 1975 se promulga la Ley de autodeterminación y Educación, que reafirmaba la soberanía del Consejo Tribal, en 1978 la ley para la Libertad de Culto para los Nativos Americanos.

En 1969 una organización indígena llamada IOATC (Indians of All Tribes) ocupó la isla de Alcatraz para reivindicar los derechos de los indígenas sobre las tierras abandonadas. El American Indian Movement había participado activamente. Se proponía lo siguiente:

  • Un Centro Espiritual.
  • Un Centro Indígena de Ecología que haría investigaciones científicas para revertir la contaminación del agua y el aire.
  • Un gran escuela de capacitación Indígena, que administraría un restaurante, brindaría capacitación laboral, difundiría las artes indígenas y enseñaría “los nobles y trágicos hechos de la historia indígena“, como el sendero de las lágrimas y la masacre de Wound Knee. Además se construiría un memorial para recordar que la isla fue prisión para encarcelar y ejecutar a líderes indígenas.

Durante la presidencia de Richard Nixon, los residentes indígenas tuvieron que abandonar Alcatraz en junio de 1971. Jack Farbes y David Risling, tras negociar con el gobierno federal, lograron la titularidad de las tierras cercanas a Darcis donde instauraron las reivindicaciones de Alcatraz. Durante ese periodo de protesta, las demandas se convirtieron en leyes, un periodo de gran activismo que en ocasiones los llevó a aliarse con el NCAI (Congreso Nacional de Indígenas Americanos).

Marcha de los Tratados Rotos (1972)

Durante el periodo álgido de la guerra de Vietnam, hubo una coalición de ocho organizaciones indígenas: El AIM, la Hermandad Indígena Nacional de Canadá (luego rebautizado como Asamblea de las primeras Naciones), el Fondo de los Derechos Humanos para los pueblos indígenas, el Consejo Nacional de la Juventud Indígena, el Congreso Nacional Indígena de Estados Unidos, el Congreso Nacional sobre el Trabajo Indígena, el Consejo de Capacitación Indígena en Liderazgo, y el Comité Indígena de Estados Unidos sobre el Alcoholismo y Drogadicción.

Organizaron el Sendero de los Tratado Rotos con un informe de veinte puntos centrados en la responsabilidad del gobierno federal para poner en práctica los tratados y así garantizar soberanía indígena.

El gobierno estadounidense había violado un total de 371 tratados desde la independencia de las 13 colonias en 1783. Tras la experiencia de la Marcha de los Tratados Rotos, el American Indian Movement va analizando la experiencia de los Panteras Negras por la solidaridad mostrada por la población africanista. Esta radicalizacion, así como los abusos y contradicciones de los gobiernos indígenas predispuestos a las Agencias y la policía federal de USA hizo reventar al año siguiente en nuevo comienzo para los nativos americanos y el musculo del American Indian Movement en Wound Knee en 1973.

elestado.net no tiene por qué compartir la totalidad del contenido de los artículos que se publican en su sección de opinión.
Comentarios