La increíble remontada de Fallout 76

A principios del año pasado, publiqué un artículo defendiendo al Fallout 76 del odio que despertó el juego de Bethesda. Si bien no era un juego sobresaliente, tampoco era un desastre. Meses después dejé de jugarlo para centrar mis esfuerzos en el The Division 2 y Gears 5.

Con la última entrega de la saga postapocalíptica de Bethesda me pasó como con Anthem, me parecieron buenos juegos que con un desarrollo más largo antes de su puesta a la venta, podrían haber sido juegos sobresalientes. Pese a dejar de jugarlos sentía que quería más, pero los contenidos que tenían no eran suficientes para seguir.

Ese pensamiento se ha materializado en la realidad con uno de ellos, el Fallout 76. Decidí volver tras el lanzamiento de Wastelanders, ¡los NPC humanos regresaban! Una vez descargada e instalada la expansión gratuita volví a ver brillar a la saga que saltó a la fama con el refugio 101.

Nueva campaña, ¡regreso del sistema de valoración de facciones! ¡Con lo que me gusta quedar bien con todo el mundo! Nuevos enemigos, armas, perks, eventos, diarias, retos… Ahora sí que merece la pena seguir jugando y subiendo de nivel. Incluso después de superar la campaña el juego da los suficientes alicientes para continuar.

No solo por conseguir nuevos planos de mortales armas y seguras armaduras a cambio de un poco del material por el que los estadounidenses tuvieron mucha fiebre en el siglo XIX (lo que hay que hacer para evitar spoilers), sino por poder afrontar los nuevos eventos, las misiones diarias, lanzar bombas atómicas y pasear por el invierno nuclear, por el crafteo que no deja de enriquecerse con nuevos planos y modificaciones, por mejorar nuestro CAMP, matar bestias calcinadas legendarias de tres estrellas y nivel 95, por ir a White Springs a visitar a los necrófagos golpistas y después ir de compras…

Y en todo esto llegan las temporadas con un nuevo tablero de juego tan divertido como jugar en cooperativo. Subir niveles completando retos diarios y semanales bastante bien ponderados es satisfactorio, sobre todo al ver las recompensas que se van desbloqueando en cada uno.

¿El problema? Que soy fan del Gears y no he podido jugar bien a ninguna temporada y el 14 de julio llega la siguiente, y ¡viene con Dom! Me voy de Appalachia con más ganas de volver que los colonos a Fundación tras visitar el Refugio 79.

Por cierto, no podría sentir más emoción por la serie de Fallout que va a producir Amazon. ¡Qué ganas!

elestado.net no tiene por qué compartir la totalidad del contenido de los artículos que se publican en alguna de sus secciones de opinión.
Comentarios