El COVID-19 muestra el significado neoliberal de “economía”

En el constante dilema entre los métodos, formas e ideologías aplicadas en los distintos sistemas de gobierno que se utilizan en el mundo, es preciso fijarnos de manera responsable en las maneras en que se aborda en la actualidad el del COVID-19.

Debido al cerco mediático aplicado por las transnacionales de la comunicación, poco se habla en el mundo sobre la responsabilidad de los gobiernos en los países  hasta ahora más azotados por la misma.

Por ejemplo, en los Estados Unidos de América la irresponsabilidad del megalomano Donald Trump a generado la lamentable situación de haberse convertido en el mayor foco a nivel mundial del COVID-19. En este sentido, nos permitimos explicar el por qué nos referimos al gobierno y no al pueblo como corresponsables.

Es sencillo, el inquilino de la Casa Blanca ha mencionado en reiteradas ocasiones que no es necesario preocuparse por un virus pasajero llegando a sugerir que la solución pudiera ser inyectarse cloro. Estas inacciones lo único que han logrado es acelerar la crisis mundial del sistema capitalista, donde hoy más de 50 millones de desempleados en ese país así lo confirman.

Mientras tanto en Venezuela el gobierno de manera responsable ha incrementado los niveles de protección al pueblo llegando a los niveles de salvaguardar el derecho constitucional al empleo mediante decretos de inamovilidad laboral.

Hasta el día de hoy la mayoría de los más de 8.000 casos diagnosticados en Venezuela siguen siendo por contacto internacional, no hemos detenido los principios de solidaridad de los pueblos al permitir el retorno de los connacionales estafados por el capitalismo que retornan a su patria en vista de que en los países proimperialistas a dónde se han ido las atenciones para el Covid-19 son casi nulas.

Entonces podríamos reafirmar con estos dos ejemplos que en definitiva el socialismo prioriza la vida colocándola como el centro de los derechos a garantizar, y por otro lado, el capitalismo hecha a su suerte a los pueblos que gobierna.

Es altamente preocupante y esto debe conocerlo el mundo, cómo se a utilizado está pandemia para planes políticos llegando al descaro por parte de los gobiernos de Bolsonaro en lo adelante (Bolso nazi) e Iván Duque en lo adelante (el tietere imperial) ambos vecinos más cercanos y con fronteras de alto movimiento con la República Bolivariana de Venezuela , llegando al cinismo de reconocer el envío intencional de personas con el Covid 19 para reproducir el contagio en la patria de Bolívar.

Los mayores esfuerzos en el combate mundial de está pandemia los están dando, China, Rusia y la hermana Cuba. Quienes tienen despliegues a nivel mundial incluso de personal médico y epidemiológicos para el apoyo solidario a los pueblos y desde Venezuela damos fe de esos esfuerzos.

Entonces debemos decir que sin vacilación de ninguna índole que nos encontramos por primera vez ante aquella situación que allá en 2004 alertaba Fidel Castro desde el teatro Karl Marx en la ciudad de la Habana, el cual comentaba que “estamos en tremenda lucha por la supervivencia de la especie humana porque el capitalismo es el camino hacia la muerte y la alternativa socialista es entonces la garantía para la vida”. 

Hoy la expresión tangible de esa sentencia es el enemigo intangible llamado coronavirus y las formas en su tratamiento son la prueba más contundente de quienes defienden la vida y quienes hacen necropolítica con su indolencia.

Desde la república Bolivariana de Venezuela seguiremos generando de manera gratuita la atención a las y los contagiados y la prevención a quienes aguardan en cuarentena el retorno a la llamada “nueva normalidad”.

Desde Venezuela todos los llamados hacia los hermanos pueblos del mundo a mantenernos en solidaridad. Desde la patria de Bolívar donde somos víctimas de uno de los robos más grotescos de oro que ha visto la historia por parte del imperio británico, al no permitirnos repatriar nuestro oro puesto por los gobiernos complacientes de Venezuela antes de la llegada de la revolución.

Continuaremos dando la batalla, pero ahora con la plena conciencia de que al final de todo esto, lo hacemos para garantizar la vida ante las perversas intenciones de los gobiernos de derecha como los ya referidos, los cuales ven en la pandemia el caldo de cultivos perfecto para ejecutar una suerte de limpieza étnica global.

La humanidad saldrá victoriosa y ese día no sólo volveremos a abrazarnos sino que juntos tendremos que pensar y repensar sobre cómo y quienes manejaran el mundo post pandemia.

elestado.net no tiene por qué compartir la totalidad del contenido de los artículos que se publican en alguna de sus secciones de opinión.
Comentarios