El interés geoestratégico en Bolivia rodea con silencio el proceso electoral

En medio de lo que parece una contienda mundial por el poder hegemónico, a causa de las acciones unilaterales y bilaterales sucediéndose cada día en medio de una pandemia que parece que no va a detenerse, y con muchas naciones estratégicas para las potencias mundiales preparándose para sus respectivas elecciones, este año supondrá muchos más cambios y sorpresas.

Sin embargo el actual contexto no implica que la forma de actuar de los medios de comunicación internacionales haya cambiado, pues en casos como el de Bolivia, ha existido una gran censura sobre lo que sucede internamente en la nación. Instancias internacionales junto con movimientos sociales, políticos y sociales locales, denuncian violaciones de derechos humanos, faltas grandes en el proceso de las venideras elecciones presidenciales, ataques a los partidos progresistas y aumento de la criminalidad.

Recientemente en el congreso estadounidense la fracción demócrata que representa la mayoría, firmó una denuncia que presentará ante el Secretario de Estado Mike Pompeo, mediante la que los demócratas denunciaron que se están produciendo constantes violaciones de los derechos humanos.

Asimismo, dicho documento advierte sobre la restricción de los derechos civiles, además de las acciones deliberadas contra los partidos de oposición que participarán en las elecciones, llevadas a cabo por parte del golpismo presidido por Jeanine Áñez.

La iniciativa demócrata está liderada por el senador Bernie Sanders, quién  había expresado su apoyo a Evo Morales en Bolivia, catalogando como un golpe de Estado la llegada al poder de Jeanine Áñez. Según el estadounidense, el golpismo fue apoyado por las fuerzas militares, que intervinieron tanto en el cambio forzado de gobierno como en las elecciones. Sander considera que en el momento en el que fuerzas militares toman acción en el cambio de gobierno, el escenario se convierte en un golpe de estado.

La embajada de Bolivia en Estados Unidos respondió a astas acusaciones con una carta dirigida personalmente al Senador Sanders, donde entre otras cosas pide que estas acusaciones cesen, y señala que las afirmaciones que él expresa sobre las susodichas acciones de la dictadura son totalmente falsas, además de recordar que el cargo público llama “ataques comunicacionales e intentos de desinformar” a las informaciones de la mayoría de los medios sobre los gobiernos de Venezuela y Cuba.

En medio de una campaña electoral en la que el MAS tiene ventaja en las encuestas, siguen denunciando las políticas económicas que toma el gobierno de facto. La organización de izquierdas afirma que llevarán al país a una posible crisis económica en la que se verían afectados todos los avances logrados durante la gestión de Evo Morales.

Mientras tanto Luis Arce sigue en campaña, participando en variados foros y presentando propuestas con la premisa de devolver a la nación su condición democrática, reclamando que se lleven a cabo elecciones libres.

Por otra parte, Jeanine Áñez recientemente dio positivo en COVID-19, se presume que parte de su gabinete podría estar contagiado también. Bolivia presenta más de 45.000 casos de esta versión del coronavirus.

Comentarios