Simón Bolívar: la solidaridad sobre todo

Los recientes ataques a la estatua de Simón Bolívar en España, lejos de sorprendernos a nosotros las hijas e hijos de Bolívar y Chávez, por el contrario nos hacen reafirmar los vínculos de hermandad con las hermanas y hermanos de España.

Los españoles son cada día más solidarios y en algunos casos hasta militantes con la idea del “Socialismo Bolivariano” que modestamente desde Venezuela proponemos como alternativa al modelo imperialista que formulan desde las élites del capitalismo mundial.

No hay fuerza sobre la tierra que haga que nos enfrentemos entre hermanos de lucha, ya que si algo tenemos claro, es aquel pensamiento que bien planteaba el Che Guevara: “la solidaridad es la ternura de los pueblos”.

Esto no quiere decir que no repudiamos con todas nuestras fuerzas los ataques a Bolívar, que son apenas agravios desde la naturaleza miserable de quienes creen que atacando una estatua eliminan el ejemplo de tan digno prócer. Es imperativamente necesario menciona que ser Bolivariano no tiene que ver con una nacionalidad o una condición política.

Ser Bolivariano es creer que lo justo no es sólo un privilegio sino un derecho, es tener el sentido de libertad en su grado más elevado. Asimismo, es tener la capacidad de ser desprendido de lo material por amor a una causa, como lo fue hace más de doscientos años la libertad.

Aquellos quienes atacan nuestros símbolos no logran lesionar nuestra moral, no alcanzan a transgredir el orgullo de ser Bolivariano, sino que nos hace cuestionarnos aún más sobre el desespero y la falta de una ética.

Claro está, se tratan de facinerosos cobardes que no asumen las consecuencias de sus actos debido a que sucumben ante el miedo de afrontar su indigna condición, la cual los incapacita para confrontar a los pueblos del mundo. Hoy el llamado es estar cada día más integrados en el ideario emancipador “pueblo a pueblo”.

Agradecemos también todas las muestras de solidaridad a las ideas Bolivarianas y libertarias que desde España con agrado recibimos. Estamos seguros que las respuestas en rechazo a esos actos vendrán con más fuerza desde los hermanos y hermanas españoles que nos acompañan no sólo en ideas sino en proyectos

No podrán ni ahora ni nunca romper con la unidad de quienes optamos por la libertad como principio. Hemos roto para siempre las barreras que nos trataron de imponer quienes nos querían hacer ver cómo diferentes.

Pretendieron segmentarnos e imponernos barreras. No podrán cumplir con tan funesto cometido por nuestro amor a la libertad, somos tan Bolivarianos como Martianos y Mirandinos. No podrán someternos porque comprendimos que si no luchamos juntos nos vencerán divididos.

No podrán porque hemos visto la luz de la libertad y no permitiremos que nos retrocedan a las tinieblas. No podrán, porque aunque traten de atacar a Bolívar, hoy más que nunca los pueblos del mundo gritan al unísono “Alerta, alerta, alerta que camina la espada de Bolívar por américa latina”.

Y no sólo por la América, hoy la espada de Bolívar es universal y su pensamiento continúa multiplicándose, siendo ejemplo y guía de quienes hacemos la lucha diaria por la libertad.

elestado.net no tiene por qué compartir la totalidad del contenido de los artículos que se publican en alguna de sus secciones de opinión.
Comentarios