Retos y necesidades de una vuelta al cole en crisis sanitaria

Casi diez días después del regreso a las aulas, el escenario que se dibuja deja una alta incidencia de casos de infección detectados, exigencias sindicales y quejas de los profesionales que componen la comunidad educacitiva, a parte de varias movilizaciones.

Alta incidencia en la detección de casos de infección

En España se han cerrado completamente más de ciento quince colegios e institutos, de los veintiocho mil quinientos que hay. También en varios de ellos se ha retrasado la vuelta a clase (en Barcelona, Lérida, La Rioja).

En Madrid 178 aulas han sido clausuradas, de las treinta y cinco mil que hay; 138 aulas están en cuarentena, lo que supone el 0,38% del total, por positivo de alumnos y profesores. Esto afecta a dos mil ochocientos alumnos.

Cataluña cuenta con treinta y cuatro grupos confinados. En guarderías, escuelas e institutos varios profesionales han dado positivo y 54 alumnos también. Andalucía tiene diez centros cerrados, 39 con cierre parcial y 49 centros afectados de los casi los cuatro mil novecientos que hay.

En Aragón 37 clases se encuentran clausuradas, repartidas en 31 centros educativos. Navarra con 2.178 alumnos en sus casas, por algún caso positivo en su entorno. Afecta a ciento diez grupos de Infantil y Primaria.

Protestas de los trabajadores y sindicatos

El sindicato Stes ha tachado de irresponsable la actuación del Ministerio de Educación, dada la organización que han mostrado al reanudar las clases. Esto se debe a que los centros educativos se han visto desprovistos de los medios y recursos necesarios para un curso escolar seguro.

Los equipos directivos han tenido que reestructurarlo todo continuamente, dados los cambios constantes que ha tenido la Administración Educativa. Denuncian que no bajar el ratio de los alumnos, hace imposible mantener la distancia de seguridad. Asimismo, los profesores también se quejan de las medidas genéricas e incoherentes que imposibilitan conciliar la vida laboral y familiar, con los posibles casos positivos que pueda haber.

Estas quejas tanto de sindicatos como de profesionales de la educación han traído movilizaciones, las cuales han sido convocadas en diferentes partes del Estado español. Así como Madrid, Andalucía, Galicia, Murcia y Euskadi, donde se les ha recriminado la falta de acción, de inversión y de medidas.

Este pasado martes, se convocó a una huelga en Euskadi. Según los convocantes el seguimiento fue del 70% aunque el Gobierno Vasco lo cifra en 45%. Muchas familias se han unido y han apoyado esta esta medida de protesta.

Esta comunidad ha comenzado el curso sin profesorado extra. Las personas que salieron a las calles, reclamaban más recursos sanitarios y formativos, igualmente que los ratios fueran equilibrados para poder mantener las distancias de seguridad y que aumentarán las contrataciones.

Todo ello cubriendo las necesidades que el contexto actual exige. Ya que muchos centros escolares se vieron obligados a comprar material sanitario con el dinero destinado a comprar material escolar.

Retos a los que se enfrenta el curso escolar

Pasados diez días desde que empezará el curso, se podrían empezar a ver las consecuencias de las medidas tomadas hasta el momento. La necesidad de adaptarlas, de cambiarlas, de reforzarlas o de implementar otras más coherentes, como han exigido mucho profesionales de la educación.

La mayoría de los colectivos coinciden en la necesidad de reforzar la plantilla educativa por diferentes motivos. Por un lado, al tener que limpiar de manera más exigente, existe la necesidad de contratar más personal. Los profesores piden que su plantilla sea aumentada, para poder mantener un ratio necesario y así cumplir las medidas de sanidad exigidas, garantizando así la seguridad sanitaria de todos.

A su vez, exigen a los diferentes gobiernos regionales que doten a los centros educativos, tanto privados como públicos, del material necesario para proteger a sus trabajadores y a sus alumnos. A partir de hoy se podrá ver si realmente las medidas tomadas han sido suficientes.

Comentarios