Sony no siempre gana

Una vez visionado y revisionado el evento de Sony en cuanto a precios, fechas y demás, la sensación es que fue bastante correcta, pero ninguno de sus anuncios hace querer comprarme la consola PlayStation 5 (PS5) en el primer día de su lanzamiento.

Debe ser que el departamento de marketing y relaciones con la prensa ha debido fichar a Don Mattrik porque, si ya el evento de presentación mundial fue un espectáculo soporífero en cuanto a ritmo y contenido, ensalzando las virtudes de un SSD que parece ser el Santo Grial, el último showcase fue más allá.

En él hablaron de un sistema de audio que podríamos llamar “Dolby Atmos Hacendado”. Lo remataron con la traca final post show con el precios de los juegos y el lío de exclusividades que desgranaré punto por punto más adelante.

No voy a profundizar mucho en lo que al evento se refiere, puesto que la mayoría lo habrá visto en directo y si no, podéis verlo tranquilamente en YouTube. Lo que sí quiero recalcar es lo siguiente: soy xboxer desde la primera consola, pero no quita que no haya disfrutado de las consolas de Sony.

Me compraré una PS5, por lo que como consumidor de su producto hay cosas que no se pueden pasar por alto, supongo que alguno disfrazado de Spiderman opinará todo lo contrario y lo verá perfecto, cuando la mayoría de los usuarios de Sony han puesto el grito en el cielo. A esto debe señalarse lo siguiente:

No Sony, no se puede consentir tu oscurantismo con las consolas (aún no se ha visto una imagen real de ninguna de las plataformas, ya ni hablar de la composición interna) solamente renders. No puedes vender tu consola con una información tan paupérrima.

No Sony, no puedes vender tu consola (inferior en capacidad a Xbox Series X) mostrando las bondades de un mando con una supuesta tecnología revolucionaria como la háptica que ya los usuarios de Xbox y Switch disfrutan, sin olvidar que todos los accesorios de PS4 no serán compatibles con tu nueva consola, justo al contrario que Xbox que sí ofrece esa posibilidad.

No Sony, no puedes vender tu consola con una retrocompatibilidad limitada con PS4 cuando tu máximo rival de salida cuenta con todos los juegos de Xbox, Xbox 360 y One y con un Gamepass que te ofrece acceso inmediato a todos los First Party de Microsoft, y que en navidades ampliará aún más su catálogo con la inclusión de EA Play sin coste adicional y tú ofrezcas un PS Plus Collection con un puñadito de títulos.

No Sony, no puedes intentar colar tu producto con un simple logo de “God of War” para 2021 (y esta fecha la veo muy improbable), el humo que otrora te sirvió como con la santísima trinidad (“Shenmue 3”, “Deth Stranding” y “FF7 remake”) ya no es tan denso y la gente está espabilando.

No Sony, no puedes presentar el show, activar las reservas para el día siguiente y que Yoshida diga en Twitter que los precios de los juegos serán 80 euros. ¿En serio 80 euros? 80 euros por un juego crossgen como “Spiderman” y un remake como “Demons Souls” y “Sackboy” cuando Xbox lanzará “MS Flight Simulator”, “Medium”, “Grounded”, “Gears Tactics”, “The Ascent”, “Outriders” (gratis en Game Pass).

Todo ello sin contar la confirmación de AC Valhalla a 4K 60 fps en Series X o el acuerdo con CD Project Red por el cual “Cyberpunk 2077” rendirá en todo su esplendor en la consola de Microsoft mientras continúas con una saga como “Call of Duty”. Perfecto Sony; o como se suele decir “todo OK José Luis“.

No Sony, no es concebible que tu retrocompatibilidad sea con algunos títulos de PS4, y que jugadores más jóvenes que no tuvieron la oportunidad de jugar a títulos gloriosos de PSX, PS2 y PS3 como “Silent Hill”, “Syphon Filter”, los primeros “God of War” o cientos de títulos grandísimos, no puedan disfrutarlos.

No Sony, tienes que ser más clara en cuanto al tema exclusividades con desarrolladores externos ya que ayer se organizó un buen revuelo con este tema. Ahora bien, al igual que se criticó a Microsoft por la exclusividad temporal de “Tomb Raider”, es de justicia dar un tirón de orejas a los japoneses, ¿o es que acaso si lo hace una “es perjudicial para la industria” y si lo hace otra “se trata de negocios” como ha publicado en su cuenta de Twitter el infame Ryan McCaffrey, una de las cabezas visibles de IGN?

Para ir finalizando quiero rendir homenaje a toda esa prensa especialista (no especializada) del sector, tanto nacional como extranjera que ha corrido a publicar artículos sobre las limitaciones (supuestas) de Xbox Series S, mientras corrían un tupido velo en cuanto al potencial de su hermana mayor que, directamente le pasa la mano por cara a Sony en casi todo.

Y digo casi porque volvieron a publicar noticias sobre el SSD de Sony, el cual, por arte de magia iguala en rendimiento bruto a Xbox Series X, obviando que la CPU de ésta última no necesitará la función “overclock”.

Por último, Sony tiene un “fanbase” muy grande que se lo ha ganado gracias a sus estudios internos como Naughty Dog o Santa Mónica, que han desarrollado y desarrollaran juegos enormes, juegos que pueden estar en el Olimpo de los mejores juegos de la historia.

Pero no debe dormirse en los laureles de la complacencia porque parece que Microsoft, para el comienzo de la próxima generación está haciendo las cosas muy bien y eso puede ser un arma de doble filo. O arrasar a la competencia o que ésta se ponga las pilas; sinceramente yo espero esto último porque cuanto más se esfuercen más saldremos beneficiados los consumidores.

Y todo lo anterior me hace creer, indudablemente, que Sony no siempre gana.

elestado.net no tiene por qué compartir la totalidad del contenido de los artículos que se publican en alguna de sus secciones de opinión.
Comentarios