Solidaridad: el nacimiento de un sindicato patrocinado por la ultraderecha (I)

En julio saltaba la noticia de que la formación política Vox iba a crear un sindicato. Santiago Abascal, el líder de la formación de ultraderecha anunciaba que muy pronto crearían un sindicato que “no se arrodillará ni ante los poderosos ni ante la nomenclatura comunista“.

Según sus propias palabras, define el sindicato fuera de “causas ideológicas“, con el objetivo de defender a todos los trabajadores de España. Así presentaba Solidaridad, el sindicato patrocinado por la ultraderecha.

Sindicato para la Defensa de la Solidaridad con los Trabajadores de España (Solidaridad)

El 14 de septiembre fue presentado el sindicato Solidaridad en el polígono industrial de Coslada, Madrid. El secretario general, Rodrigo Alonso, es licenciado en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad de Granada.

Anteriormente militó en el Partido Popular, siendo concejal de Hacienda y Deportes en los mandatos 2007-2011 y 2011-2015 en el ayuntamiento de Antas, Almería. Pocos años después pasó a Vox, y en 2018 fue uno de los doce diputados que consiguió la formación en el Parlamento andaluz.

Otro de los dirigentes sindicales es Jorge Buxadé, conocido por su trayectoria falangista. En el año 1995 se presentó por Tarragona al Parlament representando a Falange Española de las JONS, y al año siguiente, en las generales de 1996, fue candidato de Falange Española Auténtica en Barcelona. También fue acusado por atacar la libertad sindical cuando arrancó carteles sindicales en el Parlamento andaluz, cuando dijo que “los ricos son ricos por naturaleza“.

A primera vista, llama la atención parte del nombre “con los trabajadores”, como si los trabajadores fueran ajenos al propio sindicato. Algo contradictorio tratándose de un sindicato, ya que trabaja a pie de calle. Su creación y gestión requiere, entre otras cosas, organización y compromiso económico.

Sindicalismo amarillo

Si con la creación del sindicato Vox busca dar ese “giro” (hacia la clase obrera) y forzar un acercamiento al mundo obrero, será con el mero objetivo de que esto le proporcione los votos de la clase obrera. Por un lado, el sindicalismo en el que ha basado su campaña ha sido el sindicalismo patriótico. El mensaje de base dibuja un sindicato de corte corporativo que defiende la idea de trabajadores sin filiación política, e insiste en la defensa de los trabajadores españoles ante a los extranjeros.

En cuanto a las medidas económicas y laborales, se alejan totalmente de la defensa de los trabajadores per se. Defienden restringir el derecho a huelga, su medida de cambiar los convenios colectivos por pactos individuales, solo favorece al empresario.

El propio Santiago Abascal negó la lucha de clases, explicando que el sindicato no serviría para “forzar una inexistente lucha de clases“. El programa político de Vox es completamente neoliberal, de trayectoria ultraliberal y vertical. Ha votado a favor de la gran banca.

Siempre se ha posicionado políticamente del lado de la educación y sanidad privadas, de la reducción de impuestos a las rentas altas. Se ha mostrado en contra de las ayudas a los trabajadores en situación más precaria, a la vez que apoyaba las ayudas a empresas.

Todas estas medidas lo acercan más al sindicalismo amarillo, destinado a destruir la lucha obrera desde dentro y así dividir al proletariado, divide et impera.

Maniobra electoralista

Arremete constantemente contra sindicatos como CCOO y UGT, llamándolos “subvencionados“, “vendidos” y “traidores” al mismo tiempo que apoya las reclamaciones de grupos como Jusapol, acudiendo a sus manifestaciones.

Igualmente realiza reuniones con CSIF y conserva relación con otros sindicatos como el policial SUP.

Vox no podría crear un sindicato que no fuera vertical y propugnara la doctrina de mercado. Quizá por eso, el portavoz del Comité de Acción Política del partido, Jorge Buxadé, ha intentado desligarse afirmando que “no es un sindicato de Vox“, aunque también aclara que su formación política lo apoyará.

El sindicato se presentó de manera oficial el 14 de septiembre.

elestado.net no tiene por qué compartir la totalidad del contenido de los artículos que se publican en alguna de sus secciones de opinión.
Comentarios