Se secó el tintero y se bloqueó el teclado

Pero hoy, he logrado desbloquear el ordenador de ideas y empiezan a parir miles de palabras. Sólo tengo que ponerlas en orden, para lograr armar una página que pueda ser leída como una opinión de un opinador empírico, que a duras penas logra engranar las palabras para formar frases que representen ideas y eso no es escribir en el sentido estricto, pues escritor no soy sino -como he dicho- apenas opinador. Venga, vamos a por ello como dirían en la madre patria.

Resulta que después de un obligado período de inactividad, debido a “múltiples ocupaciones” que me han tenido colectando fondos para poder pagar las medicinas que necesitamos diariamente con mi esposa (ambos jubilados) ya que, debido a la pésima administración del peor gobierno de la historia, el IESS (Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social) no se encarga como antes.

Ya no recibimos las medicinas acostumbradas, sino que debemos comprarlas en los locales farmacéuticos y no es fácil la cosa, con las pensiones que recibimos, lo que me hace inmediatamente pensar y echar de menos los años dorados de la década ganada.

En dicha época asistíamos a la consulta médica y la receta que nos daba el médico, debíamos retirarla en las farmacias del IESS, pero claro, eso ya no tenemos ahora porque el traidor “Boltaire Moreno” pensó que “Descorreizar” el país significa quitar los servicios de salud y medicinas, y todos los otros como los de educación y vivienda.

También consideró que despedir maestros, quitar becas, despedir médicos y enfermeras, y así un gobierno con cero obras obviamente que ha sido “descorreizado”, pues en aquellos días, se inauguraba una obra cada día.

Los servicios públicos, en su mayoría contaban con sistemas telemáticos/electrónicos, sin intermediarios sin asistir personalmente, se lograban en pocas horas o no más de 72 horas en algunos casos.

Hoy sin embargo, hemos vuelto al tiempo de los “tramitadores”, una suerte de intermediarios que coima en mano logran lo imposible de los pésimos funcionarios públicos del actual gobierno, quienes a los ciudadanos no nos prestan atención ni siquiera nos dan turnos, pero por una módica suma los intermediarios lo logran, tal cual como era en los años 90.

Que puedo escribir entonces, sino unas palabras de repudio para el traidor y para quienes mueven sus hilos, ya saben los de siempre, la banca chulquera, los empresarios explotadores y evasores y la prensa corrupta.

En contrapartida, no quedan sino las esperanzadas palabras de anhelo por mejores días en que se restaure la Revolución Ciudadana con el Binomio de la Esperanza, ese conformado por Andrés Aráuz (Doble A) y Carlos Rabascall, quienes muy a disgusto del gobierno de María Paula Romo y Juan Roldán y su Jefe Boltaire Moreno, son quienes lideran las encuestas de intención de voto.

Excepto, claro está, las que publica CEDATOS, un empresa contratada por una subsidiaria del Banco de Guayaquil, banco que todos sabemos que es de propiedad del bachiller Lasso, pero según andan diciendo por ahí, él no ha sido el dueño, sino Carlos Rabascall, porque tiene tres acciones de $1.00 cada una.

Hasta el procurador del Estado, podría estar diciendo que el Banco de Guayaquil no es un Banco, sino una institución de beneficencia, tal como ha dicho al referirse al Banco Interamericano de Desarrollo, que según él no es un banco.

Los viejos tenemos un privilegio sobre los jóvenes, conocemos la historia reciente por que la hemos vivido, y en base a ese conocimiento podemos decir lo que sabemos y no lo que la prensa quiere que pensemos

Por eso digo, que desde que el Ecuador dejó atrás las dictaduras de los años 70 y a partir del 79 entró en fase “democrática”, no ha habido mejor Gobierno, ni mejor presidente que el de la Revolución Ciudadana y Rafael Correa Delgado, por eso han pretendido el escarnio del Presidente Correa y la “damnatio memoriae” de la década ganada.

Pero tan mal lo han hecho, que la ciudadanía ya tiene grabado a fuego en el alma y en el corazón, lo que significa orgullo nacional, derechos ciudadanos, vivienda digna, derecho laboral y excelente educación.

Es por esto, que estamos preparados para febrero del 2021, y contra todo el aparataje de la derecha neoliberal, el pueblo del Ecuador ya tiene ganadores, puesto que Correa está en el corazón del Pueblo y Aráuz-Rabascall en la papeleta electoral: Ya tenemos Presidente, mi presidente Andrés.

Hasta La Victoria Siempre.

elestado.net no tiene por qué compartir la totalidad del contenido de los artículos que se publican en alguna de sus secciones de opinión.

 

Comentarios