El pueblo peruano sale a las calles

La disputa entre los Organismos Legislativo y Ejecutivo han envuelto al país andino en una nueva crisis y ruptura política-social, que ha provocado la destitución del presidente Martín Vizcarra y una ola de manifestaciones en diferentes sectores del país, solicitando y logrando la renuncia del presidente interino Manuel Merino este domingo, quien pretendía mantenerse en el poder con las fuerzas armadas, mismas que han provocado la muerte de dos manifestantes y un centenar de heridos.

Disputa ente Legislativo y Ejecutivo

En julio de 2016 asumió la presidencia Pedro Pablo Kuczynski, por un periodo de cinco años, pero renunció en marzo de 2018 tras acusaciones de corrupción y sobornos y ante la inminencia de que el Congreso declarara la vacancia del cargo de Presidente invocando su “permanente incapacidad moral” (artículo 133 de la Constitución).

En ese momento Martín Vizcarra era el vicepresidente de Perú, pero por tal condición asume el cargo de tras la destitución de Kuczynski. La disputa entre ambos organismos continuó, lo que provocó que desde el Ejecutivo Martín Vizcarra disolviera constitucionalmente en septiembre de 2019 (artículo 134 de la Constitución peruana) al actual Congreso (y la renuncia de la vicepresidenta de la República, Mercedes Aráoz) y la realización de nuevas elecciones legislativas en enero de este año.

Es así como en marzo asume un nuevo Congreso el organismo Legislativo con altas desaprobaciones por parte del pueblo peruano. El 11 de septiembre del corriente año, el Congreso de Perú inicia la acción de aprobar la admisión de la moción de vacancia, con la finalidad de declarar la “permanente incapacidad moral” del presidente Martín Vizcarra, quien luego es citado al Congreso para que ejerciera su derecho de defensa.

La primera admisión de la moción de vacancia en su contra fue aprobada con 65 votos a favor, 36 en contra y 24 abstenciones. Para que esta vacancia pudiera ser declarada se necesitaba de una mayoría calificada a dos tercios del total de los 130 congresistas (87 votos a favor), pero solo se lograron 32 votos a favor, 78 en contra y 15 abstenciones, lo cual no lograba los votos necesarios para declarar incapacidad moral contra el presidente el 18 de septiembre.

Aun así, el Congreso nuevamente solicita este mes una nueva iniciativa de “permanente incapacidad moral”  impulsada por las acusaciones de corrupción contra el presidente tras una investigación de supuestos hechos acontecidos en su etapa como gobernador de la región sureña de Moquegua (2011-2014). La llamada “moción de vacancia” salió adelante con 105 votos a favor, 19 en contra y 4 abstenciones, superando el número de votos exigidos por la Constitución y logrando así la destitución del presidente de Perú.

Asume el presidente interino

Con el cargo de la Vicepresidencia vacante y la destitución del presidente, el proceso de sucesión correspondía constitucionalmente según el artículo 115 de la Constitución peruana que establece: ante el “impedimento temporal o permanente” del presidente de la República, asume sus funciones el primer vicepresidente.

En defecto de este, el segundo vicepresidente. Por impedimento de ambos, el presidente del Congreso. “Si el impedimento es permanente, el presidente del Congreso convocaría de inmediato a elecciones”, agrega la Carta Magna. En este caso de sucesión asume como Presidente Interino de Perú Manuel Merino (presidente del Congreso) el 10 de noviembre.

Perú sale a las calles

El pueblo peruano ha manifestado un amplio rechazo al accionar de los políticos de su país en donde la mayoría se han visto envueltos en investigaciones por casos de corrupción. Grandes protestas se han llevado a cabo en distintas localidades de Perú y concentradas en su capital, Lima.

La violencia policial ha ido en aumento en el país andino, al punto de que en la madrugada de este domingo 15 de noviembre, se confirmó la muerte de dos jóvenes manifestantes provocadas tras la represión brutal de las fuerzas armadas en donde ambos se encontraban en la segunda marcha nacional organizada tras la destitución del expresidente Martín Vizcarra y la juramentación del presidente interino Manuel Merino, con más de un centenar de heridos y decenas de desaparecidos.

El pueblo peruano ha dado un paso hacia los aires de una primavera, poniendo en jaque a la clase politiquera del país, logrando en primera instancia las renuncias de varios ministros del gabinete de Vizcarra como el Ministro de Agricultura, Desarrollo e Inclusión Social, Educación, Mujer y Poblaciones Vulnerables, Turismo y Relaciones Exteriores, Salud y Cultura, Defensa, de Economía y Finanzas, del Interior y de Justicia.

Y este domingo, las renuncias culminaron con la del propio Presidente Interino Merino. El Pueblo de Perú desde las calles ha denunciado y ha manifestado entre otras las siguientes exigencias: no más corrupción en el país, la renuncia de todas las autoridades envueltas en casos e investigaciones de corrupción, un total rechazado hacia la represión de las fuerzas armadas que han violado los DDHH de los peruanos, un rechazo al modelo económico neoliberal parte responsable de la crisis económica que enfrente el país, pero sobre todo desde distintos sectores encabezados por las juventudes han exigido una Asamblea Constituyente para dejar sin efecto la actual Carta Magna de 1993 por una Nueva Constitución.

Comentarios