Sofía Espín: “La reducción del Estado atenta contra los derechos de la mayoría”

La candidata de UNES Lista 1 a la An de Ecuador, Sofía Espín, avisa de los riesgos para los ciudadanos con la aplicación de medidas neoliberales que reduzcan la influencia del Estado.

Uno de los mantras que ha repetido de manera incansable el actual gobierno de Ecuador, es el que señala que un Estado fuerte supone un gasto injustificable y una burocracia que le impide llegar a la ciudadanía.

En base a ello, se ha acometido un recorte sustancial, que ha provocado un aumento del desempleo que no fue previsto por el ejecutivo de Moreno, y una catástrofe sanitaria con la llegada de la pandemia, momento en que los cadáveres se hacinaban en las calles, porque no habían podido ser atendidos ni, una vez fallecidos, identificados y enterrados.

En una entrevista en elestado.net con Ruy Díaz, candidato al Congreso Nacional de Honduras, la también candidata a la AN de Ecuador Sofía Espín comentaba que en su país “sucede lo mismo que en Honduras, el Estado flaco no puede atender con efectividad, deja niños fuera de la educación, le quita fondos a la educación superior, y ya no hace obras que necesita la comunidad“.

La dirigente progresista compara esta situación con la de la década de la Revolución Ciudadana, en la que “nuestro pueblo, acostumbrado al gobierno de la Revolución Ciudadana, que cada día inauguraba cinco obras, estaba bien atendido. Sus necesidades estaban siendo cubiertas“.

Sofía Espín explica que “con el cuento de que había que disminuir tanto el déficit fiscal, redujeron al Estado a algo tan chiquito que no puede hacer nada“. La pobreza ha vuelto a aumentar con el gobierno de Lenín Moreno tras llevar diez años seguidos reduciéndose, según instituciones del mismo Estado Ecuatoriano como el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC)

Para terminar de empeorar la situación de los ecuatorianos y ecuatorianas, a base de políticas neoliberales, “llegamos a tener un gobierno que no hacía nada pero que contrató una cantidad increíble de deuda, en este momento hemos llegado a 60 mil millones de dólares, que es una cantidad monstruosa para nuestro país“, porque no le permite a lo que queda de Estado emplear un gasto social que mantenga el Estado de Bienestar que estaba vigente durante el gobierno de Rafael Correa.

La candidata aseveró que trabajará en la nueva Asamblea Nacional que se conforme, tras las elecciones del 7 de febrero, para reforzar el Estado, y con ello volver a garantizar los derechos que la Constitución de Montecristi recoge, con acciones concretas como la derogación de la llamada “Ley Humanitaria“.

Comentarios