Natalie Roque: “Sin memoria histórica no puede haber democracia en Honduras”

La militante de LIBRE considera que sin justicia no puede haber memoria histórica, y sin ella no existirá la democracia en Honduras.

Fuera de las fronteras de Honduras, dentro del imaginario colectivo, el pequeño país centroamericano prácticamente no existe. No hay noticias de su actualidad política, y, por lo tanto, una oscuridad mediática permite a su gobierno hacer y deshacer sin ningún cuestionamiento por parte de la Comunidad Internacional.

De esa manera se explica que la dictadura que se impuso a fuerza de golpe de estado en 2009 aún se mantenga vigente, imponiendo un neoliberalismo que se ha rechazado tanto en las calles como en las urnas desde años antes del golpe de estado contra Manuel “Mel” Zelaya.

Este régimen practica el neoliberalismo en lo económico y el fascismo en lo social. Existen presos políticos, la pobreza extrema supera al 80% de la población según estadísticas oficiales de organismos internacionales como la CEPAL, la oposición es reprimida cuando manifiesta su opinión, y no tiene posibilidad de vencer en las elecciones a causa de los fraudes electorales.

El cambio de caras al frente del poder ejecutivo podría dar una imagen democrática, pero no es así según se desprende de las palabras expresadas por Natalie Roque Sandoval, “se ha impuesto una dictadura desde el momento del golpe de estado en Honduras, pero no es una dictadura que tenga un solo rostro, ha tenido varios. Ahora cuenta con el del actual presidente”, explica refiriéndose a Juan Orlando Hernández.

La activista social continúa, “anteriormente en el ejecutivo estaba Porfirio Lobo, pero Juan Orlando Hernández era el presidente de otro poder del Estado, del Congreso Nacional. Entonces estamos hablando de una década de gobierno de Juan Orlando Hernández, quien al final es un instrumento de la dictadura que aplica un sistema para imponer unos determinados intereses económicos”.

Una de las cuestiones fundamentales a juicio de Natalie Roque para superar la dictadura, es la memoria histórica. Durante los años de la dictadura ha existido por parte del poder establecido un revisionismo histórico que ha manipulado la historia de la nación para cambiar el relato, convertir a las víctimas en verdugos con el objetivo de desmovilizar el voto contrario y perpetuarse en el poder.

Para desarticular la estrategia de la derecha, la militante de LIBRE sostiene que “no podemos tener democracia sin verdad, sin justicia y sin algún tipo de reparación para las víctimas de la violencia de estado en el pasado reciente, que abarca los últimos 35 años de vida dizque democrática”, reflexiona para después afirmar tajantemente que “la verdad, la justicia y la reparación es fundamental para rescatar la memoria histórica”.

Sin justicia no hay memoria histórica, y sin memoria histórica no hay democracia sostiene Natalie Roque, que está a cargo de la Comisión de Memoria Histórica del Instituto de Formación Política e Ideológica de LIBRE.

Desde ahí trabaja “por incorporar la pedagogía de la memoria, y por deshacer todos los borrados que ha sufrido la historia oficial, sobre todo en cuanto a lucha por la liberación, el antiimperialismo, la lucha social hondureña, la huelga del 54, los procesos en favor por la reforma agraria, las luchas acontecidas durante la década de los 80”, enumera Natalie Roque algunos episodios “que han sido bastante borrados de la historia oficial”, precisamente porque “son fundamentales para entender a la sociedad hondureña”.