Bartolo Fuentes: “En Honduras se puede matar y no hay investigación del delito”

El precandidato de LIBRE a diputado Bartolo Fuentes considera que hay una completa impunidad que permite el crimen, siendo la policía en muchas ocasiones la que los perpetra.

La criminalidad en Honduras tiene una de las tasas más altas de todo el continente americano. Va en consonancia con la pobreza extrema que adolece su población. Según estadísticas oficiales, el 80% de la población activa gana menos de un salario mínimo, unos 350 dólares al mes.

El último caso de una muerte que se ha mediatizado es el de Keyla Martínez. El precandidato de LIBRE a diputado, Bartolo Fuentes, lo relata, “una joven profesional de la salud fue detenida por la policía porque ella se encontraba en la calle de noche en el horario del toque de queda establecido“, comienza.

Keyla estaba “junto con un médico. Fueron llevados al puesto policial y horas después apareció muerta. La policía dice que se suicidó con su propio sweater, y el reclamo de la población es que se haga la investigación“, sostiene.

Sin embargo, “la autopsia realizada al cuerpo de Keyla Martínez dice que fue asfixiada, o sea que la mataron, fue asesinada“, exclama con indignación Bartolo.

El dirigente revolucionario revela una terrible situación social que se da en Honduras, para la que no hay una respuesta política, “como este hay miles de casos. La policía mata, roba, atropella, asesina en plena vía pública pero esto no trasciende más allá del lugar donde se cometen estos crímenes“.

Se ha llegado a normalizar tanto esta dantesca situación que “incluso los medios hondureños tratan esto como simple nota roja, y muy pocas veces se le da seguimiento hasta encontrar la claridad de los hechos“.

En Honduras se puede matar y no hay investigación de quien comete el delito. A veces es la misma policía uniformada actuando como sicario. Bartolo Fuentes.

Bartolo Fuentes aporta unos datos inasumibles para una democracia, “en Honduras el 94% de los crímenes están en la impunidad, es decir no llegan ni siquiera a los tribunales. Y de los que llegan no todos resultan en condenar a los responsables de los hechos“. Un escenario que permite que “en Honduras se pueda matar y no hay investigación de quien comete el delito. A veces es la misma policía uniformada actuando como sicario“, alerta el precandidato.

Comentarios