Los vínculos de Guillermo Lasso con el fascismo controlan su programa electoral

Guillermo Lasso es el encargado de sostener el neoliberalismo en Ecuador, una nación en una etapa de ruptura con ese sistema, por lo que recurre al fascismo para generar miedo social.

En las últimas décadas, la historia se ha repetido como farsa reflejando una cuestión tanto política como social. El uso del fascismo como estadio del capitalismo, hoy en fase neoliberal, para controlar a las sociedades que se le oponían de manera mayoritaria, buscando perpetuar el status quo que recientemente ha denunciado el sociólogo y economista alemán Heinz Bierbaum, “en el que los ricos son cada vez más ricos, y los pobres cada vez lo son en mayor número y sufren más pobreza“.

A finales de la pasada década este fenómeno se observó en Honduras, tras el golpe a Manuel Zelaya se instaló un fascismo que reprimió a la población para generar un miedo social que desmovilizase a la mayoría social que iba a ganar las elecciones según todas las encuestas.

El actual presidente de Ecuador tiene tics autoritarios que rozan el fascismo -la ruptura constitucional para perseguir a adversarios políticos, la represión de las protestas de Octubre de 2019, el proceso de deshumanización de los sectores menos adinerados durante la crisis sanitaria-, tal y como los últimos tres presidentes de Colombia (Uribe, Santos y Duque), y el actual mandatario de Brasil, Jair Bolsonaro.

En España el Régimen del 78 conformó VOX -nacido con el impulso de la institución monárquica– frente al empuje de la izquierda liderada por Pablo Iglesias y Yolanda Díaz. De esta manera se crea mediante la violencia un miedo que evita la conformación de un poder popular que pueda hacer frente a los poderes fácticos cuyos privilegios son cuidados por el neoliberalismo.

De hecho en España el Partido Popular (PP) acoge a VOX e impulsa su discurso fascista, ya que ambas fuerzas comparten raíces franquistas. Esto no solo supone un cuerpo legal que se expresa mediante la explotación, la opresión y el machismo, sino que abona el terreno para que sus seguidores se sientan impunes a la hora de atacar físicamente a quienes sus líderes, con ayuda de los medios conservadores han identificado como sus enemigos, como se observó ayer en Madrid.

Guillermo Lasso, siendo representante de unos de los poderes fácticos clásicos -es un banquero con mucho poder económico- es uno de los dos candidatos que se presentan el próximo domingo a las elecciones presidenciales de Ecuador, tras quedar segundo en la primera vuelta.

Su apoyo al actual presidente Lenín Moreno ha sido capital a la hora de establecer el giro neoliberal de este en lo económico, y fascista en varias políticas sociales aplicadas para sostener el cambio económico que no tiene consonancia con lo que las urnas expresaron en 2017.

Ecuador, según las encuestas, las expresiones en las calles y las movilizaciones, se prepara para la victoria de Andrés Arauz, con propuestas anti-neoliberales. Debido a ello, Guillermo Lasso, ha decidido abrazar el fascismo siguiendo los ejemplos de otros países, para perpetuar mediante el miedo sus privilegios.

No es solo miedo a salir a la calle y ser reprimido por la policía, sino también a expresar una opinión y ser condenado al ostracismo por familiares y amigos, a tener una enfermedad y no poder tener acceso a la salud pública, a tener que asumir unas condiciones laborales de semiesclavitud sin tener el futuro garantizado.

Ecuador Libre es la que se encarga del Plan de Gobierno de Guillermo Lasso, también del Plan de la Campaña y del Plan de Territorio. Ecuador Libre es una fundación cuyo director es Guillermo Lasso.

Esta organización recibe fondos de la Comunidad Autónoma de Madrid (CAM), España, gobernada por el fascismo de Isabel Díaz Ayuso (PP) con el apoyo de VOX; y formación política del máximo valedor de la extrema derecha en España y Europa, el expresidente español José María Aznar, quién apoyó el golpe de estado en Venezuela durante el año 2002 cuando era presidente, al igual que mediante su fundación FAES, como el de Honduras en 2009, el de Paraguay en 2012 y el de Brasil en 2016.

Además de la CAM y de FAES, Ecuador Libre está conectada con Heritage Foundation, un think tank norteamericano responsable del inicio de las políticas neoliberales más radicales en lo económico y fascistas en lo social, tanto en el interior de EEUU como el exterior, por su asesoría al presidente Ronald Reagan.

De ahí que las políticas propuestas por Guillermo Lasso, en el plano político, no mencionen unas iniciativas que eviten la censura y represión que ha aplicado el gobierno de Moreno del que el propio banquero es parte. Sus políticas económicas llaman a profundizar el neoliberalismo que ha aumentado la pobreza en Ecuador y ha provocado una crisis sanitaria a causa del COVID-19.

Comentarios