Comuneras de Venezuela: “Estamos aquí para comenzar una nueva era”

Las comunas han llegado a sustituir a las instituciones públicas a la hora de asfaltar carreteras, llevar agua potable y a corriente, y servicios como internet a diferentes poblaciones.

Yo era una mujer muy tímida, casi ni hablaba, pero como todos los domingos escuchaba a Chávez, empecé a pensar cosas diferentes que antes no se me ocurrían…”. Así, como una premonición de algo que se repite en toda Venezuela, comienza su relato Claribel Mejías, mujer comunera del sector Cruz Verde, comuna Francisco de Miranda, en el municipio Bolívar del Estado Anzoátegui.

Claribel tiene 40 años y una energía arrolladora. En pocos minutos contó cómo la política cambió su vida: de ser “una mujer callada, maltratada” pasó a convertirse en lideresa de su comunidad. En su caso personal y en sus reflexiones se resume uno de los signos de la política comunal desatada en el municipio, que es el carácter popular del feminismo. Es grato y revelador escuchar el testimonio de mujeres que llegaron al dato emancipador mediante la confrontación de sus vidas con una palabra esclarecedora.

Una vez escuché a Chávez, hablaba en cadena de la importancia de estudiar. Entonces decidí meterme en la Misión Ribas, ahí fui aprendiendo muchas cosas. Un día por allá por el 2008 nos dicen que hay un acto con Chávez, y que los que quisieran asistir que se presentaran al día siguiente, el Comandante venía para nuestra comunidad y decidí ir, todos los de la Misión fuimos a ver a Chávez“.

Chávez me cambió la vida como mujer; sus palabras, el sentimiento que transmitía, su ideología, todo eso me cambió, me enseñó el valor, el respeto que merece toda mujer. Tengo 22 años de casada, tres hijas y un varón, la mayor tiene 21 años, es de la JPSUV. La relación con mi esposo era difícil pero él comprendió que no era correcta la manera como me trataba, eso también fue por escuchar a Chávez. Ambos fuimos cambiando y cambió nuestra manera de tratarnos, ahora hay respeto y mi esposo también trabaja por la comunidad“.

Comencé a participar en el Consejo Comunal, ahí di un salto importante en mi vida. No teníamos agua, las calles eran de tierra, la escuela estaba deteriorada, no había centro de salud. Entonces decidimos hacer unos proyectos y los presentamos en el Consejo Federal de Gobierno para resolver esta problemática. Logramos la instalación de tubos para el agua, la rehabilitación de la escuela que también se le construyó su comedor y hasta lo equipamos. Luego logramos la pavimentación de las calles, Chávez donde esté debe sentirse orgulloso de lo que logró en nosotras”.

¿Cuáles son los planes que tienen en la comunidad, ahora que hay que organizar las Ciudades Comunales?

Hay que comprender que la situación es muy diferente al 2008. Antes teníamos ingresos por la venta del petróleo que estaba a buen precio, pero desde hace unos años para acá la situación ha cambiado muchísimo.

El bloqueo que nos están aplicando es terrible, no permite que podamos comerciar con nuestros recursos y nos ha cambiado la vida. Ahora tenemos que mirar hacia lo socioproductivo, por eso en esta comuna tenemos unos patios productivos. Chávez decía que había que sembrar y criar gallinas y pollos y la gente no comprendió en ese momento, pero ahora nos arrepentimos de no haber tomado en cuenta esas ideas.

Claribel destaca con orgullo que en el trabajo agrícola se ve la igualdad entre hombres y mujeres: 50 por ciento mujeres y 50 por ciento hombres se distribuyen las tareas. Siembran según los periodos de lluvia y de verano. La comunidad produce yuca, frijol, auyama, maíz, y tienen proyectada una cría de pollos y gallinas.

La mayoría de la producción es consumida en la comunidad. También arriman producción a los mercados comunales y ferias agrícolas organizadas por la alcaldía. “Pero no es suficiente”, reconoce la comunera, “no hemos logrado el autoabastecimiento, esto es importante para que la comuna se pueda desarrollar y perdurar en el tiempo. Estamos conformando una Empresa de Producción Social (EPS) de servicio funerario”.

Pero eso es una EPS para la muerte, ¿Por qué no crean una para la vida?

Usted no sabe lo que es vivir con la presión de no saber dónde enterrar a un pariente que muera de pronto, eso no es vida.

¿Cómo ve la articulación de las comunas con las instituciones?

El apoyo de las instituciones es necesario para poder consolidar las comunas. Un buen ejemplo es el tema de la recolección de basura, RECIBAR y el poder popular trabajando juntos han logrado cosas buenas.

La llegada de Luis José Marcano a la alcaldía de Simón Bolívar nos ayudó a organizarnos como no lo habíamos hecho antes. Por ejemplo, las calles están más limpias desde que se transfirió el servicio de recolección de basura a algunas comunas. Hay lugares donde se puede pagar el servicio de recolección con la misma basura.

Neira Vargas, vocera ejecutiva de la misma comuna (Francisco de Miranda), confirma que el sector es altamente vulnerable en varios sentidos, y que ha sido así desde antes de la llegada de la Revolución.

Recuerda que la comunidad era un poblado rural sin agua, carreteras asfaltadas, aceras ni electricidad. Conformados en comuna desde hace siete años, con el tiempo fueron solventando esas carencias hasta llegar al momento actual, en el que además de los servicios básicos hay telefonía fija, internet y otros.

Creo que las luchas de esta comunidad son las mismas de todas las comunidades del país, todo el mundo tratando de mejorar la calidad de vida, eso que Chávez llamaba vivir viviendo. Muchas de nosotras hemos sacrificado muchas cosas para estar aquí: familia, hijos, esposo, con tal de mejorar la calidad de vida de nuestro pueblo, porque esa es la tarea”.

De cara a la Ciudad Comunal, ¿cuáles son las fortalezas y las debilidades de este sector?

La fortaleza es la gente y las ganas de trabajar. La debilidad es la falta de apoyo a los productores. La comuna apoya en materia organizativa, pero hace falta otro tipo de apoyo. Por ejemplo, los productores que dependen del riego se quedaron sin bombeo, la bomba que sacaba agua del río “desapareció”, y no hay sistema de riego. Esta va a ser la primera comuna a la que se le va a transferir la competencia del servicio de agua.

Los puntos críticos de Cruz Verde son el transporte, la seguridad y las telecomunicaciones, “ya que ha habido robo de cableado y saboteos”.

A la hora de analizar el problema global del capitalismo, el diagnóstico que hace es tajante: “Ya esto colapsó, este sistema no da para más. Tiene que nacer lo que tiene que nacer, y debe morir lo que tiene que morir. Para eso estamos los revolucionarios y las revolucionarias, para comenzar una nueva era. Las brigadas de Somos Venezuela, los movimientos juveniles, son los que se están formando ahora, aquí hay bastante juventud. Es emocionante ver cuando los niños y los jóvenes se identifican con la revolución. La oposición trató de usar a los jóvenes para implosionarnos, pero no lo lograron”.

A pesar de los problemas, esta es zona de victoria: aquí nunca ha perdido la Revolución, siempre obtenemos por encima de 70 por ciento de los votos”.

En Cruz Verde es muy visible la doble (o triple) identidad del municipio Simón Bolívar, el recio contraste que se nota entre la dinámica urbana, la ciudad con la plenitud de sus ventajas y problemas, y por otra parte el campo, la ruralidad o el carácter de periferia.

El otro elemento que complementa eso de la triple identidad municipal es el indígena, un factor que profundiza lo rural y lo llena de referentes históricos, ancestrales, políticos distintos al resto. En otro artículo desplegaremos en detalle ese vistazo al elemento del pueblo originario en la construcción de la comuna.

Comentarios