Diccionario Político: blanqueamiento, crispación, equiparación y normalización

El crecimiento del fascismo en España se está dando por un apoyo mediático del campo conservador, que ha usado diferentes tácticas y conceptos.

El auge del fascismo en España es un hecho que se demuestra con el avance social y político de los partidos que lo representan, como VOX, y los que lo apoyan, como el PP. Los actos de violencia y las amenazas de muerte, también son prueba evidente de que los oscuros años de la dictadura franquista están de regreso en la actualidad del país ibérico.

La estrategia mediática del campo conservador ha favorecido este crecimiento, sustentado en la base del franquismo sociológico. Para ello han empleado diferentes tácticas de comunicación.

Blanqueamiento

/Definición/ Tanto en lo político como en lo social, el término “blanqueamiento“, significa retirar las connotaciones negativas de un determinado concepto, para que el conjunto de la sociedad asuma un nuevo significado del mismo.

/Ejemplo/ La irrupción por parte de nazis en un acto político progresista, amenazando y gritando, no es “fascismo“, sino “jarabe democrático” que se imparte en el marco de la libertad de expresión. Con ello, la sociedad asume que la violencia está justificada contra la izquierda, y que ésta no tiene nada que ver con la ideología de los atacantes.

Crispación

/Def./ La crispación es una táctica política que responde al objetivo estratégico de polarizar a la sociedad. Se lleva a cabo mediante un discurso de odio que divide a la sociedad entre “buenos” y “malos”. Los “buenos” son quienes crispan, que configuran la imagen de lo que debe ser un buen ciudadano, los “malos” son aquellos y aquella que no encajan en ese canon. La crispación hace mucho más sencillo insertar ciertos valores en la sociedad que normalmente no serían aceptados, como racismo, machismo, homofobia, xenofobia y clasismo. Los “malos” son deshumanizados, para convertirlos en un conjunto de enemigos con los que hay que acabar -de ahí el auge de la violencia que está experimentando la sociedad-, en vez de adversarios políticos a los que hay que respetar desde las diferencias existentes.

/Ejemplo/ 1. En el momento en el que VOX señala al colectivo de niños Menores Extranjeros No Acompañados como un problema para la sociedad, mediante medias verdades, indicando que por su culpa no se reciben buenas pensiones, divide a la sociedad entre los “buenos” (quienes defienden las pensiones de los españoles), y los “malos” (los que se ponen al lado de los que ellos consideran delincuentes).

2. Isabel Díaz Ayuso calificó como “Okupas, manteros y agresores” a los candidatos de Unidas Podemos a las elecciones de la Comunidad Autónoma de Madrid (CAM), expresando que “la gente normal“, nunca votaría por ellos. Profundizando en la deshumanización de sus -ahora- enemigos.

Equiparación

/Def./ La equiparación es una táctica mediática destinada a desacreditar al adversario político usando para ello un concepto propio, que previamente ha sido blanqueado para que no sufra su efecto social tras la comparación.

/Ejemplo/ El fascismo es igual que el comunismo. La derecha actual, en gran parte heredera de las dictaduras fascistas europeas del pasado siglo XX, ha blanqueado el fascismo para poder ejercerlo sin que se les identifique con él, ya que tras la II Guerra Mundial -con la excepción de España- la ideología fue altamente criminalizada. Una vez que el concepto ha sido blanqueado, y pudiendo ejercerlo llamándolo democracia, usan el término original para igualarlo a la ideología contraria, en este caso el comunismo.

De esta manera adjuntan el antiguo y negativo significado a sus enemigos políticos, pese a que la historia muestra que son tan diferentes en sus propuestas, que el comunismo venció al fascismo, como en Alemania e Italia, y que luchó en solitario contra él, como en España. Sin mencionar que cada una de esas ideologías representaba los intereses de las clases sociales antagónicas, el fascismo el de los poderosos, y el comunismo el de la mayoría social.

Normalización

/Def./ La normalización es un proceso social por el que los ataques a los valores democráticos, se convierten en defensa de ese mismo sistema. Es una perversión dialéctica que modifica en 180 grados la percepción social del gobierno de la mayoría.

/Ejemplo/ 1. Pensar que una mujer violada es culpable del hecho por haber estado a una “mala” hora en la calle, por vestir de una determinada manera. Se considera que el hombre puede cometer ese crimen -un desliz- porque la mujer ha actuado mal. Se ha normalizado el machismo, que en este caso se expresa mediante la cultura de la violación.

2. Apoyar la amenazas a un cargo público progresista porque su actuación irresponsable en el gobierno frente a la pandemia -manipulación mediática de la derecha para desgastar al gobierno de izquierda moderada- ha causado muertes en el bando de los “buenos“. Se ha normalizado la deshumanización del enemigo, por lo que es aceptable ejercer violencia contra él, buscando su desaparición, como dejó meridianamente claro la fascista Rocío Monasterio en el debate de la SER junto con el resto de candidatos a la presidencia de la CAM.