La mujer sigue siendo invisibilizada en la politica

Una nueva generación de mujeres se han propuesto demostrar que valen tanto como los hombres.

El mundo de la política generalmente ha sido controlado por los hombres, quienes representan un número mayoritario en los puestos de poder. Las mujeres por lo general, han estado invisibilizadas en la política aunque su presencia e influencia sean incuestionables.

Por su condición de mujer, las actoras en la política han sido relegadas al punto de llegar a afirmarse que si están en un alto espacio de poder es “porque son la mujer de…” y este tipo de comentario se mantiene tanto en el entorno político como en sus entramados.

Actualmente, una nueva generación de mujeres se han propuesto demostrar que valen tanto como los hombres. En efecto, si han llegado a estos espacios es por mérito propio, y no por tener una relación o por conceder favores emotivos o sexuales.

Las mujeres se enfrentan a ser juzgadas por una sociedad que les impone el deber de casarse y tener hijos a determinada edad. Se trata de una cantidad de normas impuestas por “una sociedad completamente machista”.

La mujer y la Política

Aunque se han presentados algunos avances donde se les reconoce a la mujer su trabajo y espacio en la historia, todavía queda mucho camino por recorrer.

Cinthia Aguilar, del Partido Libre de Honduras, considera que la política y la mujer son términos compatibles, ya que “todas las acciones que ejecutamos son por políticas que vienen de los gobiernos centrales, nuestra economía, nuestros estudios, nuestros hijos dependen de la política y a la hora de protestar en contra de las injusticias del gobierno, la mayoría somos las mujeres las que estamos al frente”.

Minimizan a la mujer

Aguilar, también afirma como por ser una maestra y mujer la colocan en “grados inferiores, no nos ponen en muchos cargos de presidente, ni tesorerías, en los consejo de maestros, sólo en secretarias”.

Otras de las diferencias que ha notado Cinthia, es que “los dirigentes magisteriales en su mayoría son hombres”. Y en su rol político, le ha pasado que “a la hora de aspirar en una corriente política, la enviaron a la penúltima casilla de la papeleta electoral”.

Las mujeres por encima del Reto

Cinthia Aguilar considera que sin lugar a dudas la mujer puede estar por encima de cualquier reto. Y el empeño femenino por participar en la lucha por el poder en beneficio de las mayorías se mantiene.

Aunque esta situación no le preocupa, porque sabe que a la hora de aspirar a un cargo político, el reto es más fuerte, ya que la “mujer desempeña muchos más tareas que los hombres”, y esto se evidencia en el hogar, en el estudio o en el trabajo.

Valor y política

Para Aguilar, la paridad política “es un derecho y debe ser una obligación. No sólo paridad, sino que tengamos los mismos privilegios que tiene el hombre”.

En los partidos políticos hondureños, las primeras casillas de elección popular, la ostentan los hombres, “¿Por qué una mujer no puede ocupar la casilla número uno de un movimiento o partido político?”, opina Aguilar.

En Honduras no es común que una mujer aspire a un cargo de elección popular y se postule como política, “somos pocas las que tenemos el valor de exigir nuestros derechos y hacer que se respeten”, sentencia Cinthia.

Por ultimo, Cinthia Aguilar hace una reflexión e insta a las mujeres jóvenes a que se involucren más en los roles políticos, ya que las mujeres tienen la capacidad de dirigir empresas, hogares y pueden aspirar a dirigir el destino del país.

Comentarios