Gobierno de coalición: equilibrios sin red

PSOE-Unidas Podemos: acciones en temas sensibles como la vivienda o subidas en el precio eléctrico, son imposibles de llevar adelante tras la reforma del artículo 135.

La idea de concertar un proyecto político de izquierda en un pacto entre el PSOE-Unidas Podemos, es casi una ilusión. Su génesis en medio de la concertación del Régimen del 78, define las características que orientan su acción política desde la lógica del bipartidismo.

Se trata de un sencillo cambio de nombres para gobernar entre el Partido Popular (PP) y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), para mantener un mismo telón de fondo; a pesar de que este último presente una imagen parecida a las ideas de izquierda. Un juego sostenido por los medios de comunicación privados.

A pesar de que a lo largo de la historia, este partido ha tenido momentos diversos en los que ha gobernado en coalición con otros factores; no es menos cierto que la política pública que ejerce ha tenido un perfil de carácter neoliberal constante en el tiempo, aunque en el discurso pinte otro escenario.

Políticas neoliberales

En el orden internacional, José Luis Rodríguez Zapatero ejerció una política en defensa del orden establecido, apoyando la permanencia de España en la OTAN (organización al servicio de la guerra para garantizar intereses geopolíticos de EE.UU.); permitiendo la participación de España en la guerra contra Irak , Afganistán o respaldando la guerra contra Libia; además de apoyar golpes de Estado en Honduras y Haití

En el orden interno, bajo su mandato se legalizaron las llamadas empresas de trabajo temporal y medidas como el desahucio exprés dando celeridad a la expulsión de familias de sus hogares en beneficio de la banca privada.

¿Es posible un acuerdo con Unidas Podemos?

En el gobierno de coalición, se han presentado divergencias propias de un acuerdo entre dos visiones antagónicas de la realidad social. Leyes importantes para transformaciones directas en la sociedad, han sido objeto de desacuerdos.

Entre las más importantes destacan la ley sobre libertad de expresión sobre la que Unidas Podemos pretendió establecer cambios para derogar los delitos de injuria a la corona o a las instituciones del Estado, luego de la condena de Pablo Hásel.

PSOE-Unidas Podemos
Pablo Hasél, rapero encarcelado por “injuriar a la monarquía y enaltecer el terrorismo”.

Por otra parte, la ley trans propuesta por Irene Montero, ministra de la Igualdad; siendo el principal desacuerdo para el PSOE el establecer la “autodeterminación de género”.

Otro aspecto importante, es el relacionado al costo de la electricidad. Unidas Podemos solicita detener los aumentos constantes del servicio y el PSOE afirma que son necesarios para lograr la sostenibilidad del sistema. Además la llamada Ley de Vivienda con la finalidad de incluirla en los presupuestos generales del Estado.

Polémica sobre artículo 135

La realidad de fondo es que, acciones como las que busca establecer Unidas Podemos en temas álgidos como la vivienda o los costos eléctricos, son imposibles de llevar adelante, luego de que la reforma del artículo 135 priorice en el presupuesto del gasto público, la deuda a la banca privada frente a los intereses de la mayoría de la población.

En este sentido, es casi imposible concertar acciones conjuntas entre una izquierda que aparenta serlo, pero que forma parte de un acuerdo histórico para perpetuar el neoliberalismo, junto a otra izquierda que no consigue los mecanismos institucionales para concretar las políticas públicas esperadas por las mayorías.

elestado.net no tiene por qué compartir todo el contenido que se publica en su sección de opinión.