El peligro de la negación de la violencia de género

Más de 40 menores han sido asesinados por violencia de género desde 2013.

En el campo conservador de la política española, se cruzan ideas fuerza concebidas para la permanencia del status quo instaurado durante el Régimen de Franco. Bajo estos ideales, permanece sumergida en el discurso la negación de realidades concretas, como la violencia de género, que enarbolan luchas actuales de movimientos populares, quienes demandan otras posibilidades de existir.

La alianza de este con la Iglesia Católica motivó a que se implementen legislaciones hostiles respecto a las políticas que incentivaron el progreso de las mujeres a nivel social, económico y personal; por lo tanto, un concepto esencialista y polarizado de las relaciones de género llegó a gobernar la vida española. En tal ambiente, los grupos feministas sufrieron un severo revés. Fueron considerados como grupos subversivos y se estableció una legislación estricta contra ellos. Threlfall 2004

Dentro de estas ideas fuerza, se percibe la negación del patriarcado como fundamento cultural de la sociedad actual. Los hechos demuestran el aumento de la violencia de género en España como práctica y expresión concreta de una sociedad patriarcal.

Distintos hechos de violencia hacia la mujer, han conmocionado al país. La estructuración del movimiento feminista en España no es casual, responde a una realidad que va en ascenso.

Según datos oficiales del Ministerio de Igualdad, 19 mujeres han sido asesinadas en el transcurso del presente año por violencia de género. En total, 1095 mujeres han sido víctimas mortales de la violencia de género desde 2003 y 39 los menores asesinados por sus padres, parejas o exparejas de sus madres desde 2013. Durante 2019 se produjeron más de 40 agresiones sexuales múltiples, más del doble de las registradas en 2016 y 2017.

Fuente: Ministerio de igualdad

Recientemente, en España se registró un crimen ocurrido en la Costa de Tenerife. Se trata del asesinato de dos niñas Anna y Olivia, de 1 y 6 años, a manos de su progenitor.

El motivo de Tomás Gimeno para cometer dicho crimen fue causar dolor a su expareja Beatriz Zimmermann. Este asesinato, ha sido denunciado por movimientos feministas como materialización de la violencia contra la mujer, puesto que el victimario buscaba con esta acción generar sufrimiento a su expareja.

Discurso antifeminista

Cuando de hechos de violencia patriarcal se trata, los partidos de derecha española sostienen un discurso que pretende normalizar la violencia machista, y sumergirla dentro del manto de la maldad que existe en la sociedad.

Para este sector, esos hechos no se fundamentan en un sistema económico y cultural al que le conviene la existencia de la mujer como reproductora de familia y ama de casa al servicio del hombre. Destacan en este sentido algunas declaraciones:

Para Santiago Abascal del partido VOX, el crimen contra las niñas de Tenerife, se trata de un crimen más que demuestra que “el mal existe”, sin embargo, afirma que el mismo no está relacionado con violencia de género: “No voy a caer en una guerra de sexos ni debate estéril, son hechos absolutamente lamentables (…) el mal va a existir siempre“.

violencia de género
Pancarta contra la violencia de género

De acuerdo a datos del Ministerio de igualdad, más de 40 menores han sido víctimas de asesinatos por violencia de género desde 2013, año en que comenzaron a contabilizarse estos crímenes.

Recientemente, el Partido Popular vetó una declaración regional contra los crímenes machistas impulsada por Unidas Podemos, al afirmar que debe señalarse la condena de todo tipo de violencia contra los menores. En este sentido, busca ocultar la violencia de género como causa estructural de crímenes como el de las hermanas de Tenerife.

No aceptamos la argumentación del PP ya que supone una clara desvirtuación y desfiguración del sentido de la propuesta presentada, ya que con este texto pretendemos condenar concretamente la violencia machista, y no cualquier tipo de violencia. Por ello, hay que hablar concretamente de este tipo de violencia ejercida por los hombres contra las mujeres, y como en el caso de la violencia vicaria, ejercida también hacia sus hijos con el único fin de infringir un daño irreparable a las madres. Miguel

Declaraciones como la de Diego Movellán, del Partido Popular quien afirmó: “las mujeres suben en el escalafón si se agarran bien fuerte a una coleta”, refiriéndose a Yolanda Díaz, demuestran la concepción de la mujer a la cual nos referimos al inicio de este artículo.

La derecha conservadora en España busca posicionar la idea de que se debe condenar todo tipo de violencia. Si bien, pudiera ser un argumento válido para la opinión pública, lo cierto es que al generalizar la violencia, se busca ocultar las bases que sustentan la sociedad patriarcal, la realidad y aumento de crímenes relacionados con el odio hacia la mujer.

El feminismo como movimiento ha logrado sumar voluntades en España, buscando una alternativa política donde puedan abrirse espacio las demandas propias de una sociedad excluida bajo la dominación de sectores que invisibilizan a los llamados grupos subalternos. Una preocupación para los defensores del Régimen franquista.