España, único país de la UE en el que la justicia de la dictadura sigue vigente

La Ley de Memoria Democrática busca declarar la ilegitimidad de los tribunales del franquismo, anulando sentencias y resoluciones.

El gobierno de coalición integrado por el PSOE y Unidas Podemos, presentó en el año 2020, a iniciativa de éstas últimas, un anteproyecto de ley (Memoria Democrática), que sustituirá a la Ley de Memoria histórica que fue aprobada en el año 2007 bajo el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Este proyecto de ley busca entre otras medidas declarar la ilegitimidad de los tribunales del franquismo, así como anular todas sus sentencias y resoluciones. Asimismo, exige la apertura de las fosas comunes y la creación de una fiscalía especial sobre los crímenes del franquismo.

Por otra parte, contempla la revocación de títulos nobiliarios y medallas policiales y militares, la supresión de la Orden Imperial del Yugo y las Flechas, la ilegalización de la Fundación Francisco Franco, entre otras.

Este debate ha generado controversias. Una parte de la población sostiene que la dictadura es parte del pasado, y que no conviene para la convivencia removerlo con leyes como la que se está elaborando.

Para Arturo Peinado, presidente del Foro Estatal por la Memoria: “El franquismo es parte del pasado como hecho histórico, pero algunas de sus consecuencias perviven actualmente.

El líder social concreta, es el caso por ejemplo, de la existencia de fosas comunes clandestinas de simbología franquista, o de que todas o casi todas las sentencias represivas del franquismo, sigan siendo en estos momentos perfectamente legales y firmes“.

Nosotros creemos que no se puede construir la convivencia sobre la agresión a los Derechos Humanos y sobre la injusticia y la pervivencia del reconocimiento social al franquismo y al fascismo”, explica Peinado.

Memoria Democrática
Manifestación a favor de la Ley de Memoria Democrática.

Por otra parte, se encuentra un dilema acerca de la investigación del origen de las fortunas que se hicieron con el expolio que llevó a cabo el franquismo.

Según Peinado, “en principio, en el anteproyecto no está contemplada la investigación a las fortunas que se enriquecieron y se hicieron con el emporio del franquismo. Eso sí, nosotros lo seguimos reivindicándolo dentro del marco del encuentro estatal del colectivo de memoria histórica y de víctimas del franquismo”.

En cuanto a lo que significó la II República para España, Arturo Peinado plantea que “la República supuso la ruptura con lo que había anteriormente, que era el Régimen de la restauración borbónica y la dictadura del primo de Rivera, y el intento de volver a restaurar en 1930 el régimen de la restauración“.

El activista por los Derechos Humanos explica el cambio que representó para la mayoría social, “supuso una apertura frente a un Régimen político que solo pretendía beneficiar a las clases más pudientes, a las clases más anquilosadas y conservadoras de la sociedad española“.

El momento republicano fue de reforma “en aspectos como la educación, el ejército y una reforma general que afectaba a la economía y a la sociedad española, y por supuesto supuso abrir un gran camino, una gran esperanza para todo el país como se dio en la proclamación de la República del año 1931”, afirma Arturo  Peinado.

Dentro del contexto político es importante recordar la posibilidad de realizar un referéndum entre monarquía y República. Sin embargo para Arturo Peinado “el anteproyecto no recoge para nada el referéndum de monarquía o República, no lo recoge y pensamos que no lo va a recoger. Consideramos que ese es un camino absolutamente cerrado y la parte socialista del gobierno no va a aceptar que el camino vaya por ahí“.

Por otro lado, el mismo movimiento memorialista no apoya la iniciativa aunque por motivos diferentes a los del PSOE, “nosotros tenemos ciertas dudas también con el tema del referéndum, hay parte del movimiento republicano que tiene serias dudas con que la salida de la monarquía sea un referéndum. Nosotros consideramos que hay elementos como la igualdad entre el hombre y la mujer o como la esclavitud que no son votables”, explica el militante social.

Arturo Peinado considera que es difícil que el movimiento republicano pueda  vencer en esa consulta, y si fuera vinculante, la derrota pudiera asentar a la monarquía por otro lado periodo de tiempo, “sería muy difícil de ganar porque estaría bañado por el dominio de los medios de comunicación, de la parte que quiere mantener la monarquía y quiere mantener el poder económico. No sé si la salida del referéndum es una salida verdaderamente. Ni es viable ni siquiera si es conveniente“.