The news is by your side.

Ruptura en el liderazgo: las diferencias entre Yolanda Díaz y Pablo Iglesias

Cuando Iglesias dejó el escenario político hubo sorpresa en la sociedad. Sin embargo, Yolanda Díaz ha logrado el apoyo de las demás formaciones políticas.

La izquierda española vio cómo uno de sus principales líderes, Pablo Iglesias, dejaría la escena política. Pero anunciando a su «heredera» en el Gobierno, y también, posiblemente en Unidas Podemos.

Yolanda Díaz asumió la vicepresidencia, también siendo Ministra del Trabajo y siendo impulsada como una de las líderes femeninas más apoyadas. No obstante, su posible candidatura para presidir La Moncloa no ha llegado, sino que continúa dedicándose a estrechar más lazos con la sociedad civil.

A su vez, ha buscado apoyo con las demás formaciones políticas afines y estableciendo diálogos para llegar a un posible consenso que haga frente al avance de la derecha. Dicho proyecto se mantiene en pie, teniendo como objetivo «asaltar los cielos«, como le gustaba decir a Iglesias, recordando una expresión de Karl Marx, y adelantar a lo socialistas (PSOE) para convertirse en referente de la izquierda española. 

Es imprescindible hacer énfasis en que Iglesias causó una gran sorpresa cuando dejó su liderazgo en manos de Díaz. Ahora bien, para conocer mejor el panorama político, es importante hacer un repaso sobre ambas personalidades

Pablo Iglesias

El exfuncionario nació en Madrid, el 17 de octubre de 1978, irónicamente el mismo día que su eterna contrincante Isabel Díaz Ayuso, con quién dista en todos los sentidos.  Estudió Derecho en la Universidad Complutense de Madrid, donde se licenció en 2001. Al año siguiente estudió Ciencias Políticas en la misma universidad, para obtener el título en tres años. 

Posteriormente, en 2007 se mudó a Cambridge para estudiar en el Centre of Latin American Studies y un año después se doctoró en la Universidad Complutense de Madrid obteniendo una calificación sobresaliente cum laude. Su salto a la política como candidato de Unidas Podemos data en el 2014, cuando fundó Podemos y se presentó a las elecciones europeas, obteniendo cinco escaños. No obstante, su alianza no fue hasta 2016. 

De igual forma, iría acumulando grandes experiencias y obteniendo mayor aceptación, hasta que los comicios de noviembre de 2019, se convirtió en vicepresidente segundo del Gobierno, por fin alcanzando a Sánchez. 

Actualmente, se encuentre fuera del campo tras su salida del Ejecutivo de coalición para presentarse a la Comunidad de Madrid, donde perdería frente a Díaz Ayuso. Sin embargo, muchos analistas le conceden a Pablo Iglesias la virtud su enorme capacidad comunicativa y cómo crece rápidamente en los escenarios de confrontación política.

Tomando en consideración que se alimentó de la popularidad que le otorgó los medios de comunicación como una de las mejores estrategias en materia electoral para consolidar la unidad. 

Por otro lado, también está su carisma y la influencia ideológica que tiene su discurso lo que conquistó el corazón de muchos activistas especialmente. Las últimas palabras de despedida ante sus seguidores en la noche electoral fueron una cita del cantautor cubano Silvio Rodríguez :»Yo no sé lo que es el destino, caminando fui lo que fui«.

Es preciso acotar que uno de sus principales objetivos era cambiar totalmente el curso de la historia política de España, rompiendo con el sistema impuesto por el bipartidismo y según sus declaraciones, alega que lo ha logrado. Sin embargo, no se le podría atribuir completamente una «muerte» a su carrera política que si bien puede estar en pausa

Yolanda Díaz

Nacida en la localidad coruñesa de Fene en 1971, Díaz es una gallega licenciada en Derecho y tiene un Máster en Recursos Humanos, otro en Relaciones Laborales y en Urbanismo, ejerciendo como abogada laboralista. 

Sus inicios se remontan como diputada en el Parlamento gallego y concejala de Ferrol entre los años 2003 y 2011. En la misma Galicia, encabezó la lista de aspirantes de la Esquerda Unida de cara a las elecciones de 2012. Y quien la asesoría sería Pablo Iglesias, dando pie a una estrecha amistad como destacan en Unidas Podemos. 

Además de llegar a ejercer el cargo de Ministra de Trabajo, asumió la vicepresidencia del Gobierno en la gestación de un nuevo liderazgo de la izquierda.  Lo cierto es que Iglesias veía (y todavía lo visualiza) un profundo potencial en la funcionaria quien ha sabido como escalar rápidamente de manera adecuada. 

Escuchando a la ciudadanía, estando al servicio de quienes lo necesitan, presidiendo los debates y desplazando poco a poco la figura de Pedro Sánchez. Además, Yolanda Díaz ha ganado una importante popularidad y aceptación a través de la gestión de su cartera, en la que ha apostado por el diálogo social y el acuerdo.

Esto contribuyó a que comenzara a situarse como la Ministra mejor valorada del socio minoritario del Gobierno y al mismo tiempo, la líder mejor valorada

Por ende, la Vicepresidenta ha construido un perfil de liderazgo democrático, dialogante y conciliador que con firmeza quiere concretar negociaciones y consensos. Mientras más la conocen, suben las referencias positivas en torno a su gestión, ya que al crecer en un ambiente mucho más reducido como el gallego, debe hacerle frente a los otros políticos nacionales.

Sus puntuaciones demuestran que aún así ha podido superarlos, presagiando éxitos para la izquierda española y una posible victoria electoral en caso de lanzarse a candidata a la Presidencia del Gobierno español.