The news is by your side.

La política de partidos en España: entre lo público y lo privado

Recientemente, el tema de lo público y lo privado ha tomado por asalto los titulares de los grandes medios y  redes sociales españolas.

Recientemente, el tema de lo público y lo privado ha tomado por asalto los titulares de los grandes medios y  redes sociales en España.

La trama  central, el empleo en territorio español de programas de alta tecnología que como Pegasus (programa de espionaje de factura israelí),  se utilizan para saber importantes  secretos y datos de Estado de distinto nivel y jerarquía.

Es por ello, que cuando se informó al público general que desde los secretos urdidos en la Moncloa, hasta los de la Generalitat han pasado, según la información ofrecida por los responsables de la seguridad nacional, por estos  raseros; la agenda pública en España se ha llenado a rabiar de voces que en pos o en contra dan opinión sobre el asunto.

Dentro de ese maremágnum informativo, despuntan algunos temas que por incendiarios son propicios para su uso en períodos tan álgidos como el previo a un proceso eleccionario.

Uno de ellos, la desconfiguración que a ojos vista ha sufrido la agrupación gobernante ante las diferencias mal habidas entre miembros de la importancia de Margarita Robles y el resto de su equipo, en este caso Félix Bolaños.

En palabras de la ministra de la defensa «La ventaja de una democracia es que todo está en la ley, todo está en las normas y, por tanto, no hay más que echar un minuto de tiempo y leerlas».

Estas declaraciones las ha dado luego de la arremetida del ejecutivo liderada por Félix Bolaños contra el CNI, centro responsable de la seguridad del Estado; organismo que ha estado bajo la lupa nacional desde hace días.

Las palabras de la ministra son en clara alusión a la defensa que para ella debe recibir la directora del CNI Paz Esteban y su labor en esa dependencia.

Otro asunto de importancia, que cobra un peso específico ante este gran desaguisado, ha sido la presencia de algunos miembros de la coalición gobernante en la comisión  de secretos oficiales del Congreso a saber, EH BILDU, ERC, Junts per Cataluña y CUP, presencia ésta asumida por el ejecutivo ante las denuncias de estos grupos por el posible espionaje al que han sido expuestos.

Lo primero que huelga decir, es que esta comisión es la responsable de estudiar y revisar los gastos reservados y materias de Estado consideradas secretas o relacionadas con las actividades del CNI.

El problema se presenta cuando los partidos de oposición, PP, VOX y Ciudadanos consideran una afrenta la presencia de estos grupos separatistas en el corazón de la seguridad de la nación.

 

Lo importante

Ahora bien, el telón de fondo, lo que subyace realmente en esta gran escaramuza es lo planteado al inicio de este escrito. El principio de lo público y lo privado, estas dos esferas que al cruzarse generan grandes contradicciones y desencuentros.

En esencia, todo se concentra en la posibilidad real de ver cercenados los principales códigos de silencio que teje toda sociedad desde dentro.

Tanto las escuchas o intrusiones, como la presencia de grupos que históricamente han sido enemigos de clase e intereses políticos en comisiones antes imposibles de acceder en España, han roto el celofán y han traído a los medios españoles mucha tela que cortar.

Sin embargo, el correlato más importante de esto como se decía líneas arriba, es la reconfiguración de las fuerzas en ambos lados de la política en España.

Tanto las izquierdas como las derechas, están sintiendo en su seno la tensión que actualmente se cierne sobre los destinos de sus formaciones.

La crisis europea, atizada por la guerra en Ucrania,  ha puesto en cuestionamiento los factores que conforman ideológicamente estos grupos antagónicos.

Ha puesto en tela de juicio, valores y posturas que lamentablemente acercan a la derecha más hacia el extremo y obligan a las izquierdas a replegarse en programas con un alto contenido social, pero con discursos llenos de categorías tomadas del centro de este espectro.