The news is by your side.

El TLC colombiano, un reto para Gustavo Petro

Uno de los grandes retos de Gustavo Petro será, no solo renegociar los criterios del acuerdo sino buscar firmemente saldar la deuda histórica que ha traído este TLC para la nación colombiana

La reciente reunión entre el ganador de la contienda presidencial colombiana, el hombre de ideas transformadoras Gustavo Petro, y el actual embajador norteamericano encargado Francisco Palmieri,  destacado en el país granadino, trajo  consigo una agenda en la que seguramente se trataron temas de distinta naturaleza.

En palabras de Palmieri, «Gracias presidente electo @petrogustavo por una productiva reunión. Esperamos trabajar de cerca con el nuevo Gobierno en nuestros objetivos compartidos para seguir estrechando los lazos que unen a nuestras naciones y su gente”.

La agenda 

Para los Estados Unidos de Norteamérica, Colombia ha sido ese país aliado que siempre ha mirado a la estrella polar del norte, la simple idea de perder capacidades tácticas y estratégicas en ese territorio es algo que amerita de atención y acercamiento oportuno.

La presidencia de Gustavo Petro, un hombre venido de los movimientos de izquierda latinoamericana, requiere de intenciones y objetivos claros de continuidad.

La delegación

Es por ello que a finales de semana llegará a Colombia una delegación  liderada por Jonathan Finer , asesor adjunto de Seguridad Nacional; a este le acompañará  Juan González, asesor de la Casa Blanca para el hemisferio occidental.

El TLC

Un tema espinoso y complejo como lo es el TLC ( tratado de libre comercio) entre ambas naciones es uno de los grandes temas que irán  a discutir los representantes de Joe Biden, presidente de los Estados Unidos.

La parte colombiana estará encabezada por la  vicepresidenta electa, Francia Márquez, Álvaro Leyva Durán, ministro de Relaciones  Exteriores del nuevo Gobierno y Luis Gilberto Murillo, embajador de Colombia en los Estados Unidos al asumir formalmente Gustavo Petro.

La justificación  por la cual este es un tema central dentro de lo convenido, se encuentra en las terribles consecuencias que ha traído este acuerdo comercial a la economía y trabajadores colombianos.

 El senador colombiano Luis Fernando Velasco, representante de Petro, ha dicho en una declaración pública:

“Solicité al Gobierno americano renegociar el TLC, ya que sectores como confecciones y agricultores, entre otros, no se han visto beneficiados; por ello urge renegociarlo”.

Ahora bien, en este punto es importante detenerse rápidamente para hacer algunas precisiones antes de seguir.

¿Qué es el TLC ? ¿ Cómo funciona ?

Los tratados de libre comercio son una figura jurídica de carácter internacional que tienen como propósito generar acuerdos comerciales entre dos o más países.

Su característica principal es la de lograr liberar o disminuir sustancialmente los aranceles e impuestos entre los mercados participantes.

Hasta aquí todo muy bien. Sin embargo, en el plano de la realidad , al ser estos tratados de índole estrictamente comercial, suelen traer consigo consecuencias nefastas para los países con las economías más débiles de la ecuación .

Los principales afectados son los pequeños y medianos productores , parques industriales, manufactureras, el agro  y con ellos los trabajadores que terminan siendo doblemente explotados y miserablemente pagados.

Colombia no es la excepción a la regla, desde la firma del TLC Colombia – EEUU la economía colombiana y sus actores nativos han visto una desmejora sustancial en sus niveles de producción y ganancia.

La instauración de políticas neoliberales,  impopulares y antidemocráticas han logrado permear todo el territorio colombiano.

Es por ello que uno de los grandes retos de Gustavo Petro será no solo renegociar los criterios del acuerdo, sino buscar firmemente saldar la deuda histórica que ha traído este TLC para la nación colombiana.

Una de las características principales de este tipo de relación bilateral es el vaciamiento de lo humano que porta.

En él, solo se especifican elementos comerciales sin tomar en cuenta otros asuntos como lo social, cultural, etc.

Redefinir este asunto dará un matiz a las relaciones diplomáticas entre ambas naciones. Ya veremos hacia dónde se inclina la balanza.