The news is by your side.

Elon Musk se adueña de Twitter en medio de controversias

El controvertido empresario Elon Musk se ha hecho con el control de Twitter. Además, ha anunciado algunos posibles cambios para "mejorar" la red social según su propio punto de vista.

Es un hecho. Elon Musk, el icónico magnate, en una versión más realista de Tony Stark, el playboy, millonario y filántropo de Marvel, ha adquirido Twitter. Además, ha anunciado algunos cambios que han sorprendido a todos los internautas.

Una de las mayores polémicas ha sido que enseñó la puerta de salida —literal y metafóricamente— a cuatro importantes ejecutivos que presidían la plataforma digital. Entre ellos está Parag Agrawal, quien había sido consejero delegado desde que el cofundador de Twitter, Jack Dorsey, le cediera el puesto.

También se informó sobre el despido del director financiero Ned Segal, y al jefe de políticas y asuntos legales, Vijaya Gadde. Lo curioso y polémico es que todos abandonaron el edificio central siendo escoltados por la seguridad de la empresa.

Según fuentes cercanas al magnate, los directivos han sido acusados de engañar a Elon Musk y a los inversores de Twitter sobre la cantidad de cuentas falsas de la plataforma.

Según Bloomberg, Musk tiene previsto, al menos de forma temporal, asumir el puesto de máxima responsabilidad ejecutiva de la compañía que deja el ex-CEO Parag Agrawal.

Más cambios se avecinan

Las declaraciones del multimillonario se produjeron en la conferencia Future of the Car, la cual celebró el Financial Times. Las mismas han supuesto el primer reconocimiento público de las intenciones de Musk para devolver “la libertad de expresión” a Twitter, después de anunciar su intención de compra por 44.000 millones de dólares.

Dentro del plan que implementará en la estructura de la compañía, está la intención de recortar la plantilla de 7.500 empleados de Twitter en un 75%, según documentos obtenidos por The Washington Post.

Sin embargo, Elon Musk lo negó en conversaciones directas con los empleados. Eso no hizo nada por aligerar la ansiedad que está presente en los trabajadores y usuarios, pues muchos temen perder una de las redes sociales más importantes.

Asimismo, creen que la salida de demasiados empleados puede abrir vulnerabilidades imprevistas en el ecosistema de la plataforma.

La libertad de expresión según Elon Musk

Otro punto importante radica en que Musk se ha definido como un «absolutista de la libertad de expresión». Esto sugiere que será más laxo con los discursos que se permiten.

Por si fuera poco, dejó entrever que restaurará la cuenta bloqueada del expresidente Donald Trump. Eso sí, antes de ello “formará un consejo de moderación de contenidos con puntos de vista muy diversos».

Eso significa que las cuentas suspendidas, como la de Trump, no volverán inmediatamente a la plataforma. Asimismo, añadió que «no se tomarán decisiones importantes sobre el contenido ni se restablecerán cuentas antes de que ese consejo se reúna».

Supuestamente, la libertad de expresión siempre ha sido su consigna y una de sus grandes promesas en esta red social. De hecho, calificó de «error» la decisión de Twitter de prohibir la cuenta de Trump en enero de 2021.

Su explicación fue que «las prohibiciones permanentes socavan fundamentalmente la confianza en Twitter como una plaza donde todo el mundo puede expresar su opinión», y también afirmó que “fue una decisión moralmente mala».

¿Código abierto?

Otra de las novedades podría ser la transformación de la red social para ser de código abierto. De esa forma, cualquiera podría ver el algoritmo para entender por qué sus publicaciones son degradadas o promocionadas, sin pensar que los contenidos son manipulados.

Esto es bastante interesante, teniendo en cuenta que nadie sabe cómo funcionan realmente los algoritmos. Debido a ello, los creadores de contenido tienen que tratar de resolverlo para llegar a tener una difusión óptima.

Y otro de los temas en los que hizo hincapié fue en acabar con las estafas de criptomonedas, donde los atacantes podían obtener ganancias millonarias suplantando identidades, entre ellas, la del propio Elon Musk.

En su mensaje, Musk afirmó que no busca «hacer dinero» con esta compra, sino «tratar de ayudar a la humanidad». «Además de respetar las leyes, nuestra plataforma debe ser acogedora para todos», reiteró.

En términos generales, el empresario sostiene que es esencial para la empresa mostrar publicidades que correspondan a las «necesidades» de los internautas. Por ello, pretende dar un lavado de cara a Twitter. Habrá que ver cómo sale eso.