¡Al fascismo ni un milímetro!

El pasado fin de semana, las calles de Euskal Herria tuvieron visita especial. Parte del trío conocido coloquialmente como el Trifachito PP, C’s y VOX– nos deleitó con una gira electoral por tierras vascas.

Gira trifachita

Resulta curioso ver los sitios elegidos para realizar su campaña: Gasteiz, Donostia, Renteria y Bilbao. El sábado por la mañana, el que pide pistolas para los «buenos españoles«, Santiago Abascal, apareció en el Kursaal de Donostia, Gipuzkoa. Donde cientos de personas esperaban para expresarle «su sentir«.

Por la tarde -no sin antes exigir al Gobierno Vasco que disolviera «por la fuerza» a los asistentes-  tenían cita en el Euskalduna de Bilbao, donde diversos colectivos feministas, antifascistas, etc le esperaban para hacer uso de su libertad de expresión.

Mientras en Gasteiz, Álava, Pablo Casado hacía lo propio en una plaza de toros, algo que le supuso burlas en las redes por la poca asistencia al acto.

La gira trifachita finalizó el domingo en Orereta Renteria, Gipuzkoa con porrazos en espaldas de abuelos republicanos. Habría que preguntarles a ellos, a los que pasaron una guerra, a los que lucharon contra el fascismo, a los descendientes de los que aún hoy siguen en las cunetas… qué opinan de que les peguen porque al líder de un partido –Albert Ribera– que curiosamente, es experto en liquidar las leyes de la Memoria Histórica le apetece ir a un pueblo donde su representación no llega al 4% y en el que no se le quiere.

Resultado: heridos, detenciones, reproches y lecciones

Estos dos días se saldaron con heridos y detenidos. Se acusó a los euskaldunes de no respetar la libertad de expresión. ¿Libertad de expresión? ¿Para quién? ¿Para quién pide ilegalizar el partido político que representa a más de tres mil personas del pueblo al que vas a dar el mitin? ¿Para los fascistas?

Otros, nos acusaron de darles votos… eso sí, del Ebro para abajo. Después de una mujer a la que han partido la mandíbula, la cual no sabrá cómo le quedará hasta dentro de unos meses; personas detenidas; abuelos que estando en una manifestación republicana -¡Conmemorando la República!- han sido agredidos, después de todo lo que ha pasado el fin de semana, ¿es culpa nuestra que consigan votos a nivel estatal, siendo partidos residuales o inexistentes? ¿En serio? Creo que deberíais reflexionar.

Después de 40 años blanqueando el fascismo -franquistas enterrados con honores, el «Cara al sol» todavía está de moda, tienen partido político, más de 40 años en las Instituciones- ¿nos vais a decir cómo hay que combatir al fascismo? Tal vez suene borde, pero es que lo habéis probado a vuestra manera y no ha funcionado.

Los voceros del IBEX35, más conocidos como medios de comunicación, no han perdido una para contarnos su versión -la de su amo-. Gracias a la audiencia, ansiosa de escuchar lo malos que son los que salen a protestar a la calle -calladas y sumisas nos quieren- se pudo conmemorar la República, pidiendo derechos para los fascistas en Twitter.

Sí, esos mismos que no permiten que se haga justicia, que se de reconocimiento, que se repare. Para esos se pide respeto, mientras gente agredida por los lacayos del gobierno. Usando material peligroso y disparando a alturas dañinas. Pero los malos son los que les plantan cara. Y luego, decimos que la culpa de que el fascismo despierte -¡cómo si hubiera estado alguna vez dormido!- es de los andaluces que no fueron a votar. En fin…

¿Qué pasó realmente en Euskal Herria?

Las redes sociales se han convertido en una gran herramienta para compartir y contrastar información. Lo que nos permite ver, escuchar y pensar -con la falta de pensamiento crítico poco podemos hacer-. Gracias a eso, podemos saber lo que pasó por ejemplo en Renteria.

Domingo, 14 de abril de 2019. Renteria, Gipuzkoa. Pasadas la una del mediodía, los asistentes políticos al mitin de C’s salían, móvil en mano, escoltados por la policía autonómica. Estos últimos estaban vestidos para cargar. Los miembros de C’s recorrieron parte del pueblo -repleto a esas horas de gente poteando- bajo silvidos y gritos -sí, también insultos-. Fueron a criminalizar el pueblo que más invierte en servicios sociales.

Entre los asistentes al mitin, estuvo Maite Pagazaurtundúa, presidenta de la Fundación de las Víctimas del Terrorismo entre 2005 y 2012, muy conocida en Orereta, ya que es natural de Hernani, un pueblo que se encuentra a pocos kilómetros. Cuatro días después ha hecho lo que hace siempre, intentar sacar rédito usando el victimismo. Así lo ha expresado en un hilo que ha publicado en Twitter

Los medios de comunicación también se hicieron eco. Podría resumirse en pobrecitos los de C’s que no les dejan expresarse -cosa que hicieron y con la que se hicieron la campaña gratuita- y que malos son los que salen a protestar a la calle.

¿Qué no te han contado?

Como bien he dicho, gracias a las redes, hoy podemos hacer y ver maravillas. Circula un vídeo en el que podemos ver, cómo, para que Alberto Carlos saliera con su coche, la ertzaina paró una manifestación. La manifestación era republicana y tenía todos los permisos concedidos mucho antes de que Albert Rivera pidiera permiso para dar su mitin.

Para el que no lo sabe, cuando pides permiso para convocar una manifestación, tienes que rellenar un impreso en el que concretas el recorrido, horario y los lemas de la misma.

Podréis ver cómo, cuando el coche llega a la altura de la manifestación, la policía la para sin dar ninguna explicación, lo que provoca los silbidos de los asistentes. Cuando se acerca el coche, se empiezan a oír gritos – Alde Hemendik! Utzi pakean! – que dejan claro que no es bien recibido. Seguido de insultos y llegando a zarandear el coche, cuando este llega a la cabeza de la manifestación, casi dos minutos después de que la detengan.

A la tensión le siguen las cargas policiales. Dejando heridos, entre los que se encuentran republicanos de avanzada edad que se encontraban en la manifestación.

Donostia y Bilbao

En Donostia, también hubo tensión, empujones, saludos fascistas

Al igual que en Bilbao, donde diversos colectivos habían recorrido las calles en una manifestación contra el fascismo., finalizando en frente de el Euskalduna, donde Santiago Abascal celebraba su mitin.

En este caso, entre los heridos, se encuentra una joven a la que alcanzó la mandíbula un proyectil de foam. Le partió la mandíbula en dos partes y ha tenido que ser intervenida quirúrgicamente. Cuatro placas en la mandíbula, posible daño en nervio facial y mandíbula desencajada.

Los medios independientes tampoco se libraron. Un fotógrafo del Hordago El Salto, contó que fueron amenazados y golpeados, por intentar fotografiar la escena de una joven en el suelo recibiendo patadas. Bienvenidos a nuestro mundo.

«Les estáis haciendo la campaña«

La campaña la hacen los medios. Quienes han dado una versión victimista de los verdugos -no obviemos que VOX es un partido fascista, que C’s liquida las leyes de la Memoria Histórica-. Son los medios los que hacen de voceros del Régimen del 78,con el único objetivo de atacar a quien tambalea su equilibrio. ¿Acaso habéis visto algo, en esos mismos medios, de la agresión de un miembro de VOX a un profesor?

Nadie niega que este tipo de situaciones les dé votos. Lo que se denuncia es que se nos responsabilice de ello. Estos partidos políticos, basan sus campañas en la provocación para ganar votos, gracias a la bien medida campaña de intoxicación de los medios. Esos votos no suman aquí. Nosotros no somos responsables de lo que votéis en el Estado.

Comparar fascismo al antifascismo ha sido otra tendencia en las redes. Eso es blanquear al fascismo. No ceder ni un milímetro al fascismo es antifascimo. Lo de blanquear el fascismo ya se hizo con la Transición y como veis, no ha salido bien. El fascismo ataca a todos derechos y libertades, no es una opción. Es la lacra que ayuda a mantener más de 100.000 cadáveres en las cunetas.

Al fascismo no se le discute, se le combate y en Euskal Herria lo tenemos claro: Ez dira pasako (no pasarán).

Queremos leer tu opinión.

A %d blogueros les gusta esto: