Más allá de un arco iris y sombras. Diversidad cultural en el mundo

¿Qué es el hombre? ¿Qué eres tú? ¿Quiénes son-somos- “nosotros”? ¿Quiénes son los otros?

Eres el otro del otro.

Apuesto a que por lo menos una de las preguntas ha pasado por tu mente, lo que no puedo apostar es si has encontrado la respuesta y peor aún, saber si es la respuesta correcta. En medio del proceso para tratar de resolverlas, uno se contesta más acertadamente con lo que no es. Y con esos “no” nos formamos de un enunciado que puede ser funcional. La humanidad en su conjunto no es tan diferente, se hace y se reconoce a partir de lo que no es, cada uno con su cada cual.

El hombre ha estado y seguirá sujeto al tiempo y el espacio, son dimensiones inexorables de su condición: tiempo histórico, espacio cultural, tiempo cultural, espacio histórico. De ahí la gran diversidad de maneras de vivir, conocer y apropiarse del mundo y de sí mismo, como grupos sociales se hacen de características muy especificas que se son un constante diálogo entre algo que ni siquiera pueden controlar, el hombre crea la cultura – paradójicamente- luego tampoco puede escapar de ella.

Hablar de la diversidad cultural del mundo es sumamente difícil y complejo, así que debemos tomar mano de la lingüística y etnología para hacer un bagaje a los grupos lingüísticos del mundo.

¿Por qué el lenguaje?

El lenguaje es reflejo del pensamiento, las estructuras lingüísticas son el reflejo de la estructura del pensamiento de los grupos que lo comparten. Conocer y comprender la lengua es comprender los valores, la percepción del mundo “la racionalización del mundo”.

Estudiar la lengua, es también un acercamiento a la reconstrucción histórica y ayudan en el acercamiento de áreas culturales. Cuando nos referimos a la clasificación de Thomas Barfield de las “Principales familias lingüísticas y lenguajes representativos”, contamos en todo el mundo con los siguientes grupos lingüísticos:

Lenguas INDOEUROPEAS:
Indoíraní Sánscríto,hindú-urdú,bengali,sinhala,farsi,cingalés,bengalí, nepalés.
Baltoeslava Lituano,ruso,polaco,checo,serbocroata.
Gérmanico Inglés, holandes, alemán,noruego,sueco,danés.
Austroasiática Malayo-indonesio,javanés,tagalog,tongano,fidjiano.
Semítica Hebreo, árabe, amárico.
NÍGER-CONGO:
Mande Maninka,mende
Iroquesiana Mohawk,séneca,cherokee
Uto-azteca Shoshone,hopo,nahuátl
Oto-magueana Otomí,misteco,zapoteco
Maya Yucateco,tzental,quiché.
Arawakana Arawak,caribe isleño.
Tucanoana Tucano, basarano.

Lo anterior es un pequeño ejemplo de la diversidad lingüística en el mundo y también cultural. Los números pese a lo increíble y la cultura impuesta, son variados y complejos, lo que nos demuestran que hay una manera de vivir que no se limita a ir de compras o a las redes sociales. Representan al mismo tiempo formas de resistencia y alternativas de subsistencia, de ahí la importancia de respetarlas y preservarlas, pese a la época sacrificadora de diversidades; el modelo actual político, pero sobre todo económico, atenta contra las diversas formas de vida.

Entrando a aquello que llamamos cultura, las preguntas son infinitas. Las respuestas, a veces, no. ¿Qué es lo que hace un pueblo reconocerse como uno? La respuesta se encuentra en el tiempo, los procesos por los que pasa una sociedad, desde la aprehensión del espacio se va produciendo identidad. La identidad cultural es un proceso más fluido que se transforma por sí mismo y se debe considerar no tanto como una herencia del pasado, sino como un proyecto futuro. En un mundo cada vez más globalizado, las identidades culturales a menudo provienen de múltiples fuentes.

Según el Informe mundial de la UNESCO “Invertir en la diversidad cultural y el diálogo intercultural” la plasticidad es una jerarquización que trata de valorizar los elementos del patrimonio inmaterial que confieren a sus depositarios un sentimiento de identidad y continuidad.

Actualmente nos enfrentamos a un proceso de homogeneización de la cultura, iniciado con los principios de una cultura madre griega, como si todo, el principio del cosmos hubiese sido ahí. Y es que para cada cultura se reconoce como el centro del universo, en una tendencia casi inherente del humano. Pero ¿acaso antes de los griegos no había nada más? ¿Son los griegos un grupo homogéneo?Dejemos estas preguntas en el aire para, adelante y con suerte podremos hacer acercamientos más próximos para conocer y reconocer al otro.

Las ciencias antropológicas se han ocupado de tratar de resolver estos asuntos, tales son como la lingüística , la antropología social y física, arqueología, etnohistoria y en estos asuntos respecto a la diversidad cultural, la etnología.

Es importante diferenciar que “grupos lingüísticos” y “grupos étnicos” son diferentes: los grupos lingüísticos son un conjunto de lenguas emparentadas, que descienden de un antepasado común, mientras que el termino étnico se refiere a una unidad social que comparten lazos comunes como lengua, territorio, cultura, valores, religiosidad y tradición o memoria histórica; son los antropólogos quienes se encargan de denominarlos, los cuales difieren del termino con el cual los propios grupos se autodeterminan.

Lic. Entohistoria. Escuela Nacional de Antropología e Historia.

Tufiño Hernández María de los Ángeles

Lic. Entohistoria. Escuela Nacional de Antropología e Historia.

Queremos leer tu opinión.