Charles Ray: «Cuatro moldes»

En el marco incomparable del Palacio de cristal del Retiro madrileño puede verse, hasta el ocho de septiembre, esta fascinante exposición.

Hay que decir que este interesantísimo americano de Chicago gusta de, dentro del academicismo más estricto, sorprender al espectador, ya embelesado con la belleza griega o michelangela del molde, con algún detalle iconoclasta.

En esa aparente contradicción encierra su mensaje, lo que nos debe hacer reflexionar sobre lo visto, lo percibido, lo que si es o no es real, sobre la imagen de lo real o lo real de la imagen y sobre la belleza de lo cotidiano.

¡Ufff!

Atentos, los que tengáis la posibilidad de ampliar las fotos hacedlo, a las chanclas del togado romano o a la lazada de las inexistentes zapatillas.

Y porque no decirlo, aunque sea un níveo molde, la carnosidad rubeniana de la modelo, tan, tan cercana.

El titulo no engaña a nadie; solo hay cuatro moldes.

 

Queremos leer tu opinión.

A %d blogueros les gusta esto: