El pueblo sirio, de nuevo por su independencia

No existen Comités Locales en Siria organizados por los rebeldes en los que, según la prensa sionista, EE.UU y Amnistia Internacional ayudan con alimentos al pueblo sirio frente a los bombardeos del gobierno baazista de Al Assad y de Rusia. Esta manipulación se convierte en una perfecta propaganda en medios de comunicación simpatizantes de Arabia Saudita e Israel como Antena 3.

Nadie desea las guerras ¡pero vaya tú por donde! Alguien las empieza y lo que uno en la guerra empieza el otro la termina. Esto es una regla básica sobre conflictos, que se puede estudiar en libros de texto sobre historia y geoestrategia como el Arte de la Guerra de Sun Tzu (muy recomendable).

A esta cuestión tan básica sobre los conflictos desarrollados por las contradicciones cada vez más notables del capitalismo y el imperialismo, aún sorprende encontrar a algunos que se posicionan al lado del agresor o te hablan como perfectos hegelianos idealistas «¿Y el pueblo sirio?«.

Vemos que más allá de posiciones imperialistas, muchos compañeros andan perdidos en esto por la desinformación, y por el análisis romanticista alejado de la ciencia y del materialismo, que puede ayudar (rechazando el dogmatismo como base) en el desarrollo y profundidad de este análisis a visualizar las realidades objetivas científicamente claras, y las contradicciones.

Sabiendo esto nos alejamos de las posiciones oportunistas que juegan un rol político en nuestra España donde el neoliberalismo heredado de la dictadura, puede incluso llegar a brindar una oportunidad a los «nuevos kautsky» en la organización conocida como Podemos, que juega el rol imperialista a favor de las políticas de la OTAN, al igual que la burguesía catalana incorporada en CiU o el PSOE de los GAL, mostrando contradicciones preocupantes sobre las posiciones de la organización morada años atrás en relación a países como Venezuela, donde por ahora no se ha escuchado una sola condena de Podemos ni de su secretario general Pablo Iglesias ante el atentado contra la vida del presidente electo Nicolás Maduro.

¿Cómo vemos esto ahora en Siria? ¿Qué no nos cuentan los medios? ¿Cómo nos posicionamos? ¿Seguimos con el cuento de «ni unos ni otros«? «Ni Al Assad, ni rebeldes, solo con el pueblo sirio«. ¡Qué discurso tan falso, falto de bases y crítica es este! ¡Dejamos de ser Dr. Jekyll para ser Mr. Hyde!

La pregunta más correcta que cabría hacernos sería ¿Cómo es que el Ejercito Árabe de Siria y el gobierno sirio están ganado terreno, y liberando el país de rebeldes y sus aliados? ¿No es acaso un ejercito de violadores, asesinos, y mercenarios como dice el ABC, Telecinco, Nachawati y EE.UU?

Este hecho se debe a las grandes victorias políticas de Al Assad, de la entrega del pueblo sirio, de la vuelta de la política aplicada por el estado, algo en lo que muchos que ya no confiaban, o veían con recelo por las reformas constitucionales de la República Árabe de Siria hacia el liberalismo, así como la corrupción o la hambruna que sufrió el país que se agudizaba por culpa de las tensiones internacionales.

A partir de las protestas llevadas a cabo por los Hermanos Musulmanes, en las cuales se cobraron vidas tanto de civiles como de policías (se llegaron a contar un total de 300 policías asesinados), se crearon los llamados Comités Populares, que comprobaron de que pasta estaban hechos los llamados «opositores pacíficos«. Prácticamente todo el movimiento político y obrero de Siria sabía que el país se enfrentaba a la peor de sus pruebas. Muchos ya empezada la guerra, crearon las Fuerzas de Defensa Nacional que marcaron junto con Hezbolá y Rusia el principio del fin de las victorias militares del imperialismo en suelo sirio.

Gracias a la iniciativa de las Fuerzas de Defensa Nacional, se crearon milicias y brigadas populares. Cada partido político, comunidad religiosa y etnia a favor de Al Assad tiene un brazo armado en esta guerra.

El presidente sirio, permitió que su propio partido tuviera brazo armado, permitiendo así que el pueblo trabajador sirio se organizara para defender su hogar, familia y amigos. Al poco tiempo se vieron las contradicciones de la falsa revolución. Muchos de estos «revolucionarios» cercanos a las posiciones de DAESH en pos del exterminio de la vida, hicieron gala del islamofascismo que financia el imperialismo, asesinando vidas inocentes y reduciéndolas a la miseria. En las zonas rebeldes, también controladas por el gobierno, tanto en la vanguardia como en la retaguardia, estas milicias han sido necesarias frente a los enemigos de un pueblo libre, que se niega a morir entre escombros de mentiras y muerte.

La realidad, queridos idealistas, es que el pueblo sirio lleva organizándose en milicias y brigadas que han ayudado a unir fuerzas y avanzar al Ejercito Árabe de Siria territorialmente. Como también han tenido su papel en resolver diferencias y animar al dialogo con el enemigo y resolver diferencias entre los diversos grupos que apoyan a Al Assad.

Los Comités Populares que con la ayuda de la República Islámica de Irán que se convirtieron las Fuerzas de Defensa Nacional, dieron paso a la organización del pueblo trabajador sirio por su independencia como país, pueblo y clase frente a las agresiones imperialistas.

Resistencia Siria (comunistas), Brigada Sootoro (cristianos), Fuerzas de la Ira (cristianos), Las Fuerzas de Abu Ibrahim (drusos), Rijal al-Karama (nacionalistas drusos), Guardia Nacionalista Árabe (nasseristas), Brigadas Palestinas Liwa al-Quds (refugiados palestinos del FPLP) y Fuerzas de Galilea (refugiados palestinos nacionalistas), Las Aguilas del Torbellino del SSNP, las Brigadas Ba’ath (brazo armado del Partido Baaz Árabe Socialista), Resistencia Popular Tribal Siria (pueblos tribales del norte de Siria), ISIS Hunters (sirios entrenados por Spetsnaz para la caza de ISIS)… En estos grupos existe una gran participación de la mujer, muchos de estos grupos armados tienen una sección de mujeres, tanto de las Fuerzas de Defensa Nacional, milicias, brigadas y en la popular Brigada del Tigre (batallón del Ejército Árabe de Siria) en la que tanto entre los soldados como en los oficiales hay mujeres.

Cualquier mujer puede sentirse liberada en Siria, tanto por parte de las instituciones gubernamentales como de la sociedad y del ejército, ejerciendo de profesoras y teniendo altos cargos electos en la Asamblea Popular Siria. Un recordatorio importante de esta situación sería el papel de la presidenta de la Asamblea Popular Siria Hadia Abbas, que reconoció junto a todo el parlamento de la República Árabe Siria la independencia de Crimea y su anexión a Rusia el 16 de marzo de 2014. O la miliciana Um Al del SSNP, quién luchaba prácticamente sola contra el ISIS en Al Qariatein en el año 2016. a

A pesar de que Siria dispone de muchas herramientas y compromiso de emancipación, la cultura del patriarcado va unida a los grupos terroristas. A pesar de todo, las mujeres han tenido -y tienen- un papel importante en la guerra. No solo militar sino también institucional y de reconciliación. Aún siendo un pequeño grupo, también conscientes de que en el movimiento comunista no se debe nunca permitir conductas reaccionarias contra las compañeras trabajadoras, podemos observar que existen mujeres dentro de la guerrilla comunista y partisana Resistencia Siria.

La lucha del pueblo sirio no lo empuja una revolución de colores, ya que la están liderando las fuerzas progresistas, antimperialistas, ateas y religiosas de Oriente Próximo y de Siria. En defensa de la paz, el progreso y la democracia, que beneficiará a los y las trabajadoras de la República Árabe de Siria sin hacer diferencias por etnias o creencias.

Oscar Díaz es administrador del Blog El Bloque del Este. Es integrante de la Asociación de Amistad Hispano Soviética y también del Movimiento de Apoyo a Siria del País Valencià.

Queremos leer tu opinión.

A %d blogueros les gusta esto: