Continúan las protestas en India contra el fascismo de azafrán

En India continúan las protestas contra Modi, los asesinatos del RSS. Mientras la policía está aplicando la nueva ley de ciudadanía, lo que hará que en el país asiático vuelva a acontecer una nueva rebelión de cipayos.

El Trianamool, el CNI, los republicanos, el Frente de Izquierdas, los partidos salidos del naxalbari (maoistas), las plataformas ciudadanas, los sindicatos de clase como el CITU, están construyendo plataformas ciudadanas antifascistas contra, ya no solo la leyes de ciudadanía, sino contra todas las matanzas que se ha desatado sin control contra trabajadores musulmanes que, según recoge la constitución de la República Secular y casi Federal de la India, tienen exactamente los mismos derechos que todo indio sin importar su religión u origen.
Aunque los adivasis y dalits participaron activamente en la lucha por derechos por abolir las castas e incluso tomando parte activamente en la firma de la constitución de la India, desde las filas del CNI, los sindicatos y partidos comunistas, en las zonas rurales todavía prevalece la condición dalit, bajo un paraguas de contradicciones del capitalismo y corrupción de unos funcionarios sin escrúpulos.
Esto no es más que la herencia del colonialismo británico. Ahora no es la UJ la que amenaza los derechos de la clase obrera en India, ni la que intenta frenar el avance con el objetivo de culminar los planes en favor  del pueblo llano, si no el fascismo de hinduvta (fascismo de azafrán como se conoce), atacando los derechos ya conquistados, y haciendo más lejanos los objetivos a cumplir.
Convirtiéndolos en los logros inalcanzables en un país donde queda rastro del colonialismo, que combinado con la incompetencia de la linea política liberal y ambigua del Congreso Nacional Indio, no ha dado resultados salvo en momentos muy puntuales.
Estos problemas como la liberación de la mujer trabajadora, ante la situación de una economía capitalista desequilibrada en la que la mujer, aún con muchos derechos reconocidos, está en un escenario profundamente patriarcal, -en burdeles de mala muerte donde muchas aún dependen de esta condición de casta o adivasi-.
La movilización constante de los estudiantes de las grandes ciudades de la India (Delhi, Clacuta, Bangladesh…) son ahora mismo las protagonistas, que ensalzan la lucha para sus compañeros musulmanes. Defendiendo los derechos conseguidos -y perdidos- durante el proceso de cambio de la moneda de India.
elestado.net no tiene por qué compartir la totalidad del contenido de los artículos que se publican en su sección de opinión.

Queremos leer tu opinión.