Crónicas del confinamiento por el coronavirus. Noche de gala

Anoche cené medio pepino con dos fetas de jamón, a ver como sigo con esto de comer sano, porque es un montón para mí, nunca hice dieta y ejercicio a la vez, pero los resultados están siendo muy satisfactorios.

Justamente antes de cenar lo hablaba con una de las chicas, todo lo que estoy haciendo ahora son cosas que me pospuse desde siempre por el bendito tiempo, nunca tenia tiempo para nada, mucho menos para hacer dieta y ejercicio al mismo tiempo, excusas, pero ahora he decidido hacerlo porque si ahora me sobra algo es tiempo, aunque me siguen sin alcanzar las horas del día, tengo que aprender a ser un poco más paciente, ¡pero cómo cuesta!

6:30

Me desperté porque me dolía muchísimo la panza, fui al baño y no era dolor de panza, era dolor de la regla, sentía que moría pero antes de meterme una pastilla necesitaba desayunar, mi cuerpo no me lo permitió en ese momento, así que me tiré en la cama a morir un rato más y hacer lo que hago habitualmente todas las mañanas: revisar noticias y chequear redes sociales.

Anoche antes de dormir me metí en uno de esos juegos/challenge que se hacen en Instagram de “publicaré la mejor foto de perfil del que…”, tenía que meterme en no se cuántos perfiles, al principio estaba súper agobiada pero después me pareció bueno, al final la cuarentena tiene que tener lados positivos como conocer gente nueva, ¡el que quiera hacerlo claro está!

7:45

Me levanté por fin, me comí una banana y me hice una manzanilla, me encanta la manzanilla desde siempre, mi abuela me la daba desde que era chica, cada vez que me tomo una me acuerdo de las tardes con mi abuela, cuando estaba tranquila claro porque yo era su juguete.

Un día me cortó el pelo y mi mamá, que siempre se empeñaba en cuidarme casi la mata, quince años después de eso me corté el pelo como las típicas mujeres mayores que se hacen la permanente pero sin permanente. Cuando le mandé la foto a mi mamá con el nuevo corte escuché desde Barcelona cómo se le rompió el corazón a la pobre en Argentina.

Me tomé la bendita pastilla que me dio una de las chicas, porque es la mami de casa, es su casa y sabe donde está todo. A veces siento que volví a los 15 preguntándole a mi mamá dónde estaba eso que se me había perdido.

Después me comí un yogur con cereales para terminar con mi desayuno y a tirarme en el sofá a esperar que se me pase el dolor.

9:00

Me tire en el sofá en poción fetal a esperar que me pase todo y poder hacer ejercicio, como cada mañana, lo repito para poder creérmelo.

10:00

Nos pusimos a hacer ejercicio, me costó la primera parte de la rutina tanto que no puedo ponerlo en palabras, pero ya la segunda y tercera parte las realicé como todos los días, maldiciendo el momento en el que decidí practicar ejercicio cada mañana, porque soy humana y al no ser la más fit del condado me está costando un ovario y la mitad del otro, y encima hoy con uno averiado por la regla.

11:30

Me puse a trabajar en los proyectos que tengo pendientes, hasta que me puse a hablar por teléfono con mi primo, que no hablábamos desde hacía un tiempito. Nos pusimos al tanto de todo en 10 minutos y eran todas noticias fuertes.

No sabía que se había separado de la novia, y él no sabia que estaba en Barcelona de nuevo y recién llegada de Nepal, con todo esto que está pasando, no he hablado mucho de mi viaje, porque la primera plana de toda noticia es el coronavirus.

Quedó tan minimizado el viaje que ni había pensado en eso, y hablarlo con él fue volver a vivir todo lo que aconteció en este interesante y tan distinto país. Me di cuenta de que me había separado igual que él, en el mismo momento y con las mismas circunstancias de la vida y tengo que admitir que se me desmoronó un poco el mundo.

Nunca es fácil salir de casa y que te guste el nuevo lugar al que llegaste, pero cuando pasa sentís como respira tu alma, el problema y el regalo es hacerlo con la persona que querés porque es algo maravilloso tener con quien compartir eso, y que esa persona lo sienta igual.

El problema es cuando los caminos se separan y hay que tomar decisiones, nuestra decisión fue seguir caminando solos pero quedándonos sin esa persona, esperando que si el destino quiere vuelva a juntar los caminos.

14:00

Almorzamos una ensalada de brotes, espinaca, pollo -atención hervido-, champiñones, cebolla, aceitunas y pepino. Estaba muy buena y sobre todo cuando pensaba en las hamburguesas que vamos a comer esta noche porque tenemos «noche de gala» y de permitidos de la dieta. ¡Nunca espere tanto un acontecimiento como este! La cuarentena va haciendo que disfrutemos mucho más los planes.

15:00

Toca el cigarrito digestivo diría Paulita, una chica con la que compartí departamento, salimos con una de las chicas, es nuestro confesionario, en ese balcón hablamos de todo, si ese balcón pudiera hablar contaría muy buenas historias.

Hablando con ella salió el tema de la gente pelotuda que no se queda en casa, que hay mucha, personalmente trato de no enroscarme con eso porque me vuelvo loca, más todavía, pero me puse a escucharla obviamente.

Me dijo: “yo no entiendo a la gente. Si te dicen en todos lados que te tenés que quedar en tu casa te quedas en la puta casa, mira a estos que van caminando ahí van paseando, no van a comprar no me jodas, mira a ese señor de allá solo lleva una barra de pan.

Hay que salir por necesidad nada más, no salir por una barra de pan, es ilógico, con lo rápido que se propaga esto, con esta gente no vamos a salir más del confinamiento, yo se que es duro tener que estar en casa.

A mí me encantaría poder salir, pasear, tener a mi perro conmigo, ver a mis amigos y no lo hago por responsabilidad, para que a mí no me pase nada, y por cuidar de que si me lo llego a pillar nadie salga contagiado por mi culpa y me da mucha bronca que la gente no entienda eso”.

¿Que le podía responder a eso? Sí, estaba totalmente en lo cierto. Me movió muchísimo porque de tratar de no pensar tanto así de esa manera a que me lo tiren en la cara fue muy shoqueante, ¿realmente esto va a terminar en 15 días o por irresponsabilidad de algunos no saldremos en mucho tiempo?

Se los comparto para que vean un poco la gravedad de lo que pasa y piensen un poco de qué lado estamos. Tenemos que ser muy responsables en todo sentido, por nosotros y los demás, no es fácil pero podemos intentarlo y no ser tan pendejos, hay que aprovechar este momento siendo lo más humanos posible, ¡no salgan de casa mierda carajo!

18:00

Hoy no hubo peli de Harry Potter pero hubo charla en el balcón. Estoy redactando esto y me tengo que hacer chapa y pintura para esta noche, que tenemos la gloriosa noche de gala, a medida que se acerca más emoción me da, va a ser muy divertido, solo espero aguantar porque ya me desacostumbre a dormirme tarde.

Queremos leer tu opinión.

A %d blogueros les gusta esto: