Las delirantes exigencias de VOX al Partido Popular en Andalucía

Venimos siendo testigos de cómo la formación racista, homófoba, machista y antifeminista de VOX alimenta la rabia de los sectores más ultra de la sociedad, con un discurso cargado de odio y falacias. Pero el culmen de todo ha sido el documento aprobado por VOX en el que se recogían 19 exigencias a cuál más aberrante.

Algunas de las 19 exigencias de VOX al PP en Andalucía

  • Devolución al Estado de las competencias de la Junta en Educación, sanidad, Justicia y Orden Público. O lo que es lo mismo, derrumbar gran parte de la autonomía de Andalucía, recogida y protegida en su Estatuto de Autonomía.
  • Declaración institucional de la presidencia de la Junta de condena al discurso de odio contra VOX. No solo dan por hecho que su discurso no genera odio y confrontación, sino que se sienten víctimas y no comprenden las críticas contra su discurso racista y homófobo.
  • Supresión de las ayudas económicas a ONGs «ideológicas». No lo dicen tan abiertamente pero van directos a aquellas ONGs que ayudan y cooperan en el auxilio a los refugiados que llegan a nuestras costas. Un claro racismo encubierto en la palabrería.
  • Supresión de las embajadas comerciales de Andalucía repartidas por el mundo. Estas embajadas son una pieza clave para la promoción y el crecimiento económico de Andalucía en todo el mundo.
  • La expulsión de 52.000 inmigrantes ilegales y terminar con el «efecto llamada». Lo cierto es que, para VOX estamos siendo testigos de una invasión, lo que pasan por alto es que, a día de hoy, en España existen dos millones menos de inmigrantes que hace 10 años. Esta exigencia chica, además, frontalmente con la Declaración Universal de Derechos Humanos.
  • Eliminar tres de los cuatro canales autonómicos -entre ellos Canal Sur- y reducir un 50% su presupuesto y el cierre del Consejo Audiovisual de Andalucía. Algo que atenta gravemente contra el derecho a la información y que choca de frente con el Estatuto de Autonomía.
  • Creación de una consejería de Familia y Natalidad y promover políticas pro-familias y pro-natalidad. Lo que claramente conlleva la prohibición del aborto. Esta exigencia parece sacada del cajón de la mesa de cierto caudillo y traerla a tiempos futuros.
  • Plan para evitar la discriminación laboral o de cualquier otro tipo de andaluces que viven en otras regiones. Aquí VOX pretende crear un conflicto donde es totalmente inexistente. Los andaluces que viven en otras regiones no están discriminados por razón de nacimiento y en ningún ámbito salvo, eso sí, el que puedan sufrir las mujeres en el ámbito laboral independientemente de si son andaluzas o no.
  • Libertad de educación: «la Junta garantizará el derecho constitucional de los padres a que sus hijos reciban la formación moral de acuerdo a sus propias convicciones«. Ellos mismos lo dicen: «derecho constitucional«. Esto ya está garantizado, pero el partido ultra tiene la necesidad de plasmarlo dando a entender que es algo que en Andalucía no se cumple. Lo cual es falso.
  • Supresión de subvenciones a asociaciones islámicas. En el punto anterior vimos como VOX pretender salvar al mundo garantizando un derecho constitucional que ya está garantizado. Y aquí se pasan por alto el artículo 16.3 de la Constitución Española que reza así: «Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones«.
  • Derogación de la Ley de Memoria Histórica de Andalucía. Una de las leyes más avanzadas en Memoria Democrática que existe en España. La única ley que hace obligatorio el estudio en los institutos de la Memoria Histórica. Será sustituida por una «Ley de Concordia». Según VOX, «esta ley impone, de forma totalitaria, una historia sesgada de Andalucía entre 1931-1982«.
  • Fiesta nacional y Día de Andalucía: «El 12 de Octubre se celebrará en las instituciones de la Junta y en centros escolares…» Es llamativa la preocupación de VOX por la Memoria Histórica y su divulgación en centros escolares, sin embargo, hace una clara distinción en la Fiesta Nacional.
  • El día de Andalucía pasará del 28 de febrero al 2 de enero, en conmemoración de la culminación de la Reconquista. El 28 de febrero es el Día de Andalucía por, entre otras cosas, la celebración de un referéndum democrático en 1980. Un 28 de febrero protegido además por el Estatuto de Autonomía. Otro delirio del partido de extrema derecha.
  • Protección de la cultura popular y las tradiciones (flamenco, semana santa…). Desconocíamos que estas tradiciones están en peligro. Una vez más, la estrategia de VOX de crear revuelo y preocupación donde no la hay.
  • Derogación de la Ley de Violencia de Género. VOX saca aquí, una vez más, su antifeminismo y machismo más recalcitrante. Una ley que hay que mejorar en muchos puntos, pero que VOX pretende derogar para hacer saltar por los aires la protección de las mujeres frente a la violencia de género.
  • Derogación de la Ley para garantizar la protección y los derechos del colectivo LGTBI de Andalucía. VOX arguye que estos derechos ya vienen recogidos en la Constitución, pero parece que desconoce que este colectivo, tan denostado y menospreciado, necesita de un desarrollo legislativo especial. La homofobia tiene cabida en VOX.
  • Derogación de la Ley para la promoción de la igualdad de género. Nada nuevo bajo el sol –o cara al sol-. Es evidente que en España, sobre todo en el ámbito laboral, la desigualdad entre hombres y mujeres aún está presente con una brecha bastante amplia.

En definitiva, el discurso de VOX es un discurso basado en las fake news, en el neoliberalismo -que no cuestionan-, y en el odio hacia todo lo que se reprimía en el franquismo. Está dirigido únicamente a aquellas mentes incapaces de cuestionar la información que reciben. Un discurso fácil de entender y que acude directamente a las preocupaciones menos terrenales y más sentimentales de muchos españoles: España se rompe, la inmigración trae delincuencia y nos quita el trabajo

Un discurso que no es consecuencia de nada, puesto que estas preocupaciones antes no existían porque no había motivos, ni hoy tampoco, pero un discurso que trae -y a la historia nos remitimos- consecuencias desastrosas para la sociedad.

Estas medidas, presentadas hace dos días, fueron ayer blanqueadas descaradamente por el Partido Popular y Ciudadanos de Andalucía. Algunas han sido retiradas del nuevo acuerdo; otras, simplemente retocadas. Las pocas voces discrepantes en el seno del PP no tardaron en llegar, ni en ser ahogadas por los medios de comunicación.

Queremos leer tu opinión.