Diccionario Político: Gears Of War, Ghost Recon Wildlands, Red Faction Guerrilla y Tropico

Gears Of War

(Definición). Gears Of War es una saga de videojuegos propiedad de Microsoft. Debutó en el año 2006 con su primera entrega, Gears Of War, estableciendo su novedoso sistema de coberturas como un requisito indispensable en los shooters publicados después.

La historia de la saga incluye un pasado en el que dos poderosos imperios luchaban por el control del recurso energético del mundo (imulsión). Por un lado estaba la Coalición de Gobiernos Ordenados (CGO), que pese a tener una fundación ideológica basada en el socialismo científico, sus sucesivos gobiernos habían convertido el Estado en una dictadura, pese a mantener la retórica de «Los Padres Fundadores». Por otro lado se encontraba la Unión de Repúblicas Independientes, imperio que sí había sostenido el socialismo como proyecto ideológico en el que basaba su acción gubernamental.

Tras una misión de espionaje industrial en la que la CGO fue capaz de robar a la URI los planos de un arma experimental que podía destruir ciudades enteras, el Imperio Socialista se rindió ante la dictadura capitalista. El juego se inicia unas semanas después, cuando unos monstruos llamados locust emergieron de las profundidades de la tierra.

La CGO usó el arma robada a la URI, llamada el Martillo del Alba, para destruir las ciudades humanas, incluidas las de sus territorios para terminar con los locust, eso supuso el genocidio del 90% de la población mundial, por lo que los supervivientes humanos, fueran de donde fueran, comenzaron a odiar a la CGO y a sus fuerzas militares, protagonistas estas últimas del videojuego en cuanto solemos manejar a ciertos soldados de la Coalición.

Ghost Recon Wildlands

(Definición). Ghost Recon Wildlans es un juego de mundo abierto desarrollado por Ubisoft, cuya historia está ambientada en la obra del escritor fascista Tom Clancy.

La acción de desarrolla en Bolivia, lo que causó protestas del gobierno de Evo Morales que no llegaron a más, ya que no tenían razón de ser, puesto que en el videojuego no aparecía ninguna figura del gobierno ni tampoco crítica alguna a la gestión del presidente.

En Ghost Recon Wildlands se toma el control de un grupo militar de élite norteamericano que llega a la nación suramericana para apoyar a un grupo revolucionario que lucha contra un cártel de la droga. Pese a lo que pueda parecer, el videojuego sustenta más los argumentos políticos de Evo Morales que los de la derecha boliviana y el gobierno de los EEUU. Ya que la wiphala (la bandera cuadrangular de siete colores que se convirtió en símbolo oficial de Bolivia tras la llegada de la izquierda al poder en 2008), aparece en el videojuego como un símbolo de unidad de los que luchan contra las injusticias, y se habla de la hoja de coca de manera positiva, dejando claro que no tiene que ver con la cocaína.

Red Faction: Guerrilla

(Definición). La saga Red Faction brilló de manera especial, tanto comercial como jugablemente, con la entrega Guerrilla. En ella manejábamos a Alec Mason, un ingeniero de minas que acababa de llegar a Marte para trabajar, atraído por la propaganda del gobierno.

Sin embargo al llegar, observa que el Estado ha convertido el planeta en una dictadura en la que la represión contra cualquiera que exija una jornada laboral de trabajo de menos de 16 horas sufre una paliza o es directamente asesinado.

Toma contacto con la guerrilla Red Faction hasta que se integra totalmente en ella logrando liderarla. Durante el videojuego se justifican acciones como el bombardeo de un edificio en el que los grandes banqueros y empresarios se reúnen, con el objetivo de asesinarlos a todos, y el empleo de la violencia para responder al terrorismo de estado.

Además se destaca la importancia que supone para los trabajadores tener un medio de comunicación desde el que poder informar de lo que pasa en una realidad distorsionada por los argumentos oligárquicos. Tener una voz es Marte es la misión final del título de acción y aventuras en mundo abierto.

Tropico

(Definición). La saga trópico es un videojuego de gestión política que hace una clara referencia a la Cuba de Fidel Castro, motivo por el que algunos medios de comunicación de izquierdas han publicado contenidos contra la dinastía Tropico.

Sin embargo esas críticas se basan en el desconocimiento de las sucesivas entregas de este videojuego (lleva 6). En ellas, «El Presidente» puede hacer lo que le venga en gana. Es decir, puede imponerse reglas democráticas y cumplirlas, o no. Puede reformar la constitución para otorgar derechos o para privatizar, puede suspender libertades o aumentarlas, puede bajar los salarios o subirlos, decidir la política de inmigración…

Las opciones son las mismas que tiene un ejecutivo de cualquier país del mundo, por lo que la identificación con Fidel Castro y la Cuba socialista se difumina ya sea cuando un jugador decide ser un dictador, o bien en el momento en que otro gamer decide obrar en base a una ética que tenga como valores el bienestar de los ciudadanos, actuando como lo hacía el líder revolucionario cubano, rompiendo el supuesto tópico dictatorial que la saga Tropico adjudica al hermano de Raúl.

Soy el director de ElEstado.Net.

He escrito varios libros:

- Socialismo en Sudamérica (Editorial El Perro y la Rana, 2010).
- Honduras: el sueño liberador convertido en pesadillas opresora (2009).
- El libro negro del bipartidismo (Editorial Mandala, 2018).

Gerard Ticó Guiu, siempre en el recuerdo. Descansa En Paz hermano.

¡Muchas gracias por leer ElEstado.Net!

Gonzalo Sánchez

Soy el director de ElEstado.Net. He escrito varios libros: - Socialismo en Sudamérica (Editorial El Perro y la Rana, 2010). - Honduras: el sueño liberador convertido en pesadillas opresora (2009). - El libro negro del bipartidismo (Editorial Mandala, 2018). Gerard Ticó Guiu, siempre en el recuerdo. Descansa En Paz hermano. ¡Muchas gracias por leer ElEstado.Net!

Queremos leer tu opinión.