Donald Trump usa el coronavirus en favor de su campaña electoral

En una dura rueda de prensa dirigida hacia las autoridades encargadas del control del COVID-19 en Estados Unidos el Presidente, Donald Trump, realizó muchas aseveraciones, aún en incertidumbre en el país del Norte al no haber claridad de políticas para contener esta pandemia que ya está presente dentro de sus fronteras.

Con más de 24.000 casos, aún no se declara cuarentena y Trump afirma que quiere hacerse con la cura a toda costa.

«No tomo responsabilidad sobre las fallas en las políticas para retener el virus». Donald Trump.

En esta rueda de prensa, una de las preguntas que fue dirigida hacia el presidente cuestionaba: «Muchos reportes se han obtenido en cuanto a la lenta respuesta y en muchos casos los fallos en las pruebas realizadas a pacientes que presentaban síntomas de este virus, ¿tomas responsabilidad por eso? ¿Y cuándo llegará el día en que cada Estadounidense tendrá la posibilidad de acceder a éstas, cuándo será?».

A lo que Trump respondió: «Para nada, no asumo la responsabilidad en lo absoluto, nosotros plasmamos reglas, regimientos y procedimientos que no estaban acordes a ésta situación actual que estamos presenciando ni con el número que este lleva».

>>Coronavirus: las casualidades que benefician a Donald Trump<<

El gobierno estadounidense está presenciando una situación para la cuál no estaba preparado, su sistema no estaba preparado para esto, y más allá de esto tenemos el país en el que más rápidamente cundió el pánico por la pandemia.

Grupos masivos de personas acudiendo a los centros comerciales, xenofobia hacia las personas con características asiáticas, y la falta de precisión de las pruebas a los pacientes con síntomas, además de las fallas que ésta presentaba en variadas oportunidades.

Es una evidente falla por parte de la administración Trump el hecho de no decretar cuarentena a nivel nacional, pues Estados Unidos es  uno de los epicentros de la economía mundial, y cómo no, alberga suficientes habitantes como para desde allí, causar una propagación del virus que empeore la pandemia.

Los ciudadanos estadounidenses aún esperan la cuarentena

Muchos análisis se les podrían anexar a estas respuestas, que no muestran más que la debilidad y la falta de acción por parte de la Casa Blanca para proteger a la sociedad, cuando existen ya más de 24.000 casos, con más de 300 fallecidos y 170 recuperados.

Luego de tanto tiempo afirmando que cualquier situación en la nación iba a ser subsanada, se tengan que dar estas declaraciones, o la de que no se declaraba cuarentena social cuando se iniciaban los casos de COVID-19 en el territorio estadounidense, -evidentemente restando importancia a la pandemia decretada por la OMS-.

Incluso con esta masiva cantidad de casos confirmados y fallecidos, aún no hay indicios de que se declare cuarentena a nivel nacional. Viendo la falta de la declaración de cuarentena, muchos artistas se han puesto en la tarea de usar su posición de influencers para incitar a sus seguidores, y a la población en general, a mantenerse resguardados en sus domicilios.

No obstante a esto, hasta ahora la única zona que ha sido decretada como zona de desastres es la ciudad de Nueva York, los ciudadanos solo podrán salir a hacer mercado entre ciertos lapsos de tiempo en el día, en casos de quienes no acaten se les reprimirá como solo el sistema salvaje comprende.

Buena medida hasta cierto punto si aplicara para todos por igual, pero debido a la segregación social y de clases presentes en Nueva York, los únicos perjudicados por la regla son los barrios más pobres.

Los jóvenes que salen a hacer mercado son reprimidos por las fuerzas policiales, las minorías también, mientras que en los suburbios y las zonas más ricas de la ciudad, no reciben ningún tipo de llamado de atención por parte de los oficiales de seguridad al salir de sus casas.

No olvidar tampoco el gran número de indigentes que viven en Nueva York y los Estados Unidos, ya que en esta situación pandémica no existe un plan que se base en la atención de los más vulnerables, y podrían ser los mayores afectados por este virus.

«Si el virus viene de China, pues es un virus chino». Donald Trump.

El presidente no deja de impresionar sobre las terminologías absurdas y discriminatorias que utiliza, pues en otra entrevista que recibió en la Casa Blanca, la reportera le preguntó: «¿Por qué le sigue llamando a este virus el virus chino? Ha habido decenas de reportes de ataques xenófobos contra asiáticos-americanos por el hecho de que el nombre lo asocia directamente a una etnia racial, con todo esto, usted al usar ese nombre, avala este tipo de actitudes racistas por parte de los acosadores, ¿Por qué le sigue llamando de esa forma si ya existe el nombre científico?».

A lo que Trump responde: «El virus viene de China, entonces es un virus chino». Ni siquiera aceptando que la OMS realizó un decreto que expone que el nombre que se le de al virus no debe ser asociado a China, para evitar estigmatización y xenofobia, pasando por encima de cualquier valor moral por la unión nacional se puede defender el empleo de este término, que a parte de racista incita a seguir discriminando a la comunidad asiática en Estados Unidos.

La cura es la mejor campaña presidencial para Trump

Mientras el mundo entero se da cuenta de que la solidaridad es el verdadero camino por el cuál transitar viendo ejemplos como el de Cuba, que ya afirmó que de conseguir una cura harían todos los esfuerzos para distribuirla junto a China a nivel mundial, y la llegada de aquel buque que no hallaba puerto donde atracar hasta que llegó a Cuba desde Reino Unido con todos los pasajeros infectados con el virus.

En esos momentos salió a la luz el valor de la solidaridad humana, cuando Cuba los recibió en vez de aplicar la máxima neoliberal «no es mi asunto«. Una muy buena lectura que al mundo una lección, solo el respeto y la solidaridad mutua garantizará la continuidad de la vida en la tierra.

>>Epidemias en los últimos cuatro mundiales de los ejércitos<<

Por otro lado sin impresionar a nadie, está Trump afirmando que quiere tener el control total sobre la cura de este virus, una predecible movida, pues no olvida que este año tiene elecciones presidenciales, y poder llamarse dueño de la cura para autodenominarse el salvador mundial sería la joya de la corona para su campaña.

Probablemente sea esta la razón por la que incluso con tantos infectados aún no toma medidas que vayan en pro de evitar que más personas contraigan el COVID-19, para tener a quién salvar.

No extrañaría en lo absoluto que esto fuese una estrategia para ganar más receptividad ante los electores estadounidenses, pues el panorama para el sistema capitalista no se ve para nada bien en los futuros días.

elestado.net no tiene por qué compartir la totalidad del contenido de los artículos que se publican en su sección de opinión.

Un chamo normal, queriendo informar al mundo lo que no se deja ver, siempre con la verdad de frente.

Hugo Simón

Un chamo normal, queriendo informar al mundo lo que no se deja ver, siempre con la verdad de frente.

Queremos leer tu opinión.

A %d blogueros les gusta esto: