Ecuador: Alea Iacta Est

Octubre de 2019, después de la protesta social en Ecuador, Chile, Haití, Colombia, nos encontramos frente a un gran reto: avanzamos hacia un gobierno que priorice al ser humano, o nos quedamos estancados en un gobierno que no gobierna sino para “las élites”.

Muertos, detenidos, torturados, falsos positivos, falsas banderas, ha sido la tónica común de la protesta social criminalizada por los gobiernos neoliberales y la reacción popular ha sido legítima, digna y radical, además al menos en algunos casos, tremendamente objetiva, solidaria y defensora de los derechos vulnerados por los poderes de siempre, el mediático, el empresaurial, y la banca.

Empezamos a vislumbrar un tiempo mejor en la región, con el triunfo de los Fernández en Argentina, el de Evo en Bolivia -truncado por el fascismo boliviano sustenado por el imperialismo norteamericano-, la votación a favor de eliminar el criminal bloqueo a Cuba en la ONU, la inminente libertad de Lula en Brasil, el reconocimiento internacional de Rafael Correa como estadista y político referente de gran influencia en la Región.

Todo ello permite sostener que se restablecerá el reconocimiento de derechos ciudadanos y la priorización de la inversión pública en educación, salud, seguridad social, infraestructura y sobre todo la tranquilidad de saber que la economía, hoy herida de muerte por la avaricia de la banca y el empresauriado, se recuperará a niveles sostenibles que permitan nuevamente la inversión pública, y con esta el desarrollo sostenible de nuestros pueblos.

El antes y después de Rafael Correa y la Revolución Ciudadana del Ecuador no es una fábula, mucho menos una utopía, es una realidad marcada en una división histórica y no a través de una época de cambios, sino de un cambio de épocas, el Ecuador con Correa cruzó el Rubicón, dejando atrás la inestabilidad política, las dictaduras, la explotación laboral, la discriminación, los privilegios de los “ricos”, la invisibilización de los más pobres, de los desprotegidos, la migración y sus víctimas, la burocracia ineficiente; justamente todo lo contrario a lo que se vive hoy con el presidente Boltaire Moreno, que funge de presidente, pero gobiernan los banqueros, la embajada de EEUU, la prensa y los empresaurios.

Terminará también y pronto la persecución política, el lawfare, el hambre y la falta de servicios públicos de calidad a que estuvimos acostumbrados en la “Década Ganada”, volverá a brillar la UNASUR, se terminará el “grupo de Lima” y la Alianza del Pacífico, América Latina retomará a su cauce libertario e independentista y expulsará definitivamente toda injerencia imperialista.

Correa volverá y reclamará sus derechos como heredero de Bolívar, y Alfaro y volverá a cabalgar a lomo del brioso potro de la mitad del mundo, llevando consigo los anhelos y las aspiraciones de un pueblo agradecido y esperanzado en que una vez más se logrará el cambio y este período oscuro y hambreador, destructor de la vida y de la esperanza, quedará como un mal recuerdo, como una pesadilla, esperamos el 2021 o tal vez una fecha anterior si es que los asambleístas actuales alineados con el traidor se curan de su insuficiencia testicular.

Alea Iacta Est. La suerte está echada.

ElEstado.Net no tiene por qué compartir todo el contenido de los artículos que se publican en su Sección de Opinión.

Queremos leer tu opinión.