Editorial: el respeto al juego democrático

Lenín Moreno ha configurado una democracia representativa, no a su gusto, sino al de la oligarquía que lo maneja. Es un sistema de baja calidad con respecto a la democracia participativa de la anterior Revolución Ciudadana, sí. Es una organización social que favorece la acumulación de riqueza y, por lo tanto, de poder -lo segundo es una consecuencia de lo primero, siempre- en unas pocas manos, sí. Pero tiene reglas.

Por muchas críticas que podamos hacer a una democracia representativa, y más a la de una república bananera como es Ecuador a día de hoy, es importante entender que la oligarquía que configura las normas del juego democrático, por simple apariencia, garantiza unos derechos básicos, pero también se equipa tras el telón con unos resortes para suspenderlos disimuladamente cuando pierden en su juego.

Existen muchos ejemplos históricos que lo demuestran, pero el gobierno de Ecuador, mediante una de los testaferros de Lenín Moreno, María Auxiliadora Patiño Herdoiza, nos ha tumbado la web, así que lo pondremos como ejemplo.

El gobierno de Lenín Moreno expresa que lucha contra la corrupción, y que permite la libertad de expresión, pero cuando ElEstado.Net ha denunciado su propia corrupción, haciendo uso de la libertad de expresión, el ejecutivo de Ecuador no se ha comportado en base a sus reglas democráticas. Lo que ha hecho ha sido entrar en nuestro anterior servicio de hosting y, a saber cómo, se las ha arreglado para que la empresa que nos alojaba, se haya saltado todas sus normas para suspendernos permanentemente.

La credibilidad del gobierno de Lenín Moreno queda, una vez más, en entredicho porque no respeta las reglas del juego democrático que él mismo ha redactado. Si la lógica gobernase en Ecuador y la decencia se pasease de vez en cuando por Carondelet, las denuncias por corrupción de INA Investment habrían significado un proceso judicial que habría llegado hasta el propio presidente, no el ataque a un grupo de personas trabajadoras, en el sentido más clásico del término, que dedicamos voluntariamente varias horas al día para informar sobre la actualidad, sin remuneración.

La democracia debe significar la protección de los débiles frente a los abusos de los poderosos, y no el blindaje de los poderosos con una impunidad que permite la corrupción y la represión contra los débiles que los molestamos.

Fíjense, estimados lectores, que nuestro baneo fue a causa de una foto en la que, supuestamente, aparecía la dirección de la familia Conto Patiño en Ecuador. Dejando de la lado la locura de que una foto hecha desde el aire y a una distancia de varios cientos de metros de cualquier placa que indique qué calle es -y que además no aparecía ninguna en la foto-, ¡es que la imagen es de Alicante (España), no de Ecuador!

María Auxiliadora Patiño Herdoiza debió escribir mal la denuncia en nuestro Hosting, y aún así la dieron por válida. Nuestros abogados han expresado que “no tiene sentido” aceptar esa acusación. Y es verdad, no la tiene desde el conocimiento jurídico, pero quizá desde otros puntos de vista, es posible que sí la tenga.

>>María Auxiliadora Patiño Herdoiza, detrás del ataque a ElEstado.Net, está involucrada en el caso INA Papers<<

El golpe ha sido muy fuerte. No a nuestra moral, que no solo ha permanecido intacta sino que está más alta que antes, tampoco a nuestros seguidores en redes sociales, que ahora son cientos más que antes. Lo ha sido a nuestra infraestructura. Nos ha costado mucho volver a estar de nuevo en el aire. Pero la próxima no costará tanto.

Hemos aprendido de esta experiencia, y estamos mucho más prevenidos y preparados para el siguiente ataque, que sabemos que vendrá antes o después, en cuanto a que vamos a mantener nuestros contenidos en contra de todo aquel que con sus políticas afecte los intereses de la clase trabajadora. Estas palabras no van dirigidas a Lenín Moreno en concreto, puesto que es solo un pelele del imperialismo y de la oligarquía ecuatoriana que dentro de dos años irá de cabeza al basurero de la historia, pero siempre habrá más como él.

Mucha gente me ha preguntado si esto me ha cabreado, me ha puesto triste, o me ha frustrado. Nada de eso. ¿Cómo iba a enfadarme? Entiendo que la lucha de clases es el motor de la historia y que estamos ante una guerra desigual. Yo he actuado en base a mis intereses de clase: desvelando las miserias del neoliberalismo. La testaferro de Lenín Moreno ha actuado en base a sus intereses de clase: denunciando de manera perversa a ElEstado.Net que, mediante sus informaciones, podría desencadenar un proceso judicial que le arrebatase sus propiedades conseguidas fruto del timo a los ecuatorianos.

¿Por qué me iba a entristecer? Se ha evidenciado que hemos sido lo suficientemente grandes como para que el gigante neoliberal haya tenido que pararse en el camino para golpearnos, cuando antes nos pisaba porque ni nos veía. Eso es que el equipo de ElEstado.Net ha hecho un muy buen trabajo.

¿Cómo voy a frustrarme? Si ahora está comprobado que lo hacíamos bien, lo que existen ahora son ganas de redoblar esfuerzos, para que la próxima vez que nos encontremos en el camino con nuestro enemigo político, seamos más grandes, y si se atreven a volver a intentar silenciarnos, que les cueste todavía más, y que nosotros aprovechemos más la situación.

Este es el último editorial hasta el próximo mes de septiembre. Muchas gracias a todos por el apoyo durante estos días tan duros.

Convencido de que la construcción de hegemonía mediática en positivo, e independiente, es la clave para la construcción de la alternativa política.

He escrito varios libros:

- Socialismo en Sudamérica (Editorial El Perro y la Rana, 2010).
- Honduras: el sueño liberador convertido en pesadillas opresora (2009).
- El libro negro del bipartidismo (Editorial Mandala, 2018).

¡Muchas gracias por leer ElEstado.Net!

Gonzalo Sánchez

Convencido de que la construcción de hegemonía mediática en positivo, e independiente, es la clave para la construcción de la alternativa política. He escrito varios libros: - Socialismo en Sudamérica (Editorial El Perro y la Rana, 2010). - Honduras: el sueño liberador convertido en pesadillas opresora (2009). - El libro negro del bipartidismo (Editorial Mandala, 2018). ¡Muchas gracias por leer ElEstado.Net!

Un comentario en “Editorial: el respeto al juego democrático

  • el 31 julio 2019 a las 8:07 PM
    Permalink

    Espero haberlo hecho bien para subscribirme de nuevo. Agradeceré confirmación

    Respuesta

Queremos leer tu opinión.

A %d blogueros les gusta esto: