«El franquismo sociológico impregna toda la sociedad» Entrevista a Antonio Maestre

Antonio Maestre es diplomado en Documentación por la Universidad Complutense de Madrid y máster en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos. Actualmente es uno de los periodistas de más renombre en la izquierda. Además, una importante cantidad de sus trabajos van dirigidos a estudiar y confrontar a la extrema derecha. Colabora habitualmente con La Marea, eldiario.es y La Sexta.

El pasado 27 de noviembre volvió a la Universidad Rey Juan Carlos, esta vez para llenar el salón de actos con la presentación de su libro, Franquismo S.A. Elestado.net estuvo con él para hablar sobre periodismo, memoria histórica, extrema derecha y actualidad.

La primera pregunta es obligada para un periodista especializado en tratar con la extrema derecha. ¿Cómo se debe informar sobre ella para no darle publicidad?

Si yo tuviese la capacidad para imponer «qué» a todos los medios de comunicación, habría implantado un silencio total. Es una evidencia que cuanto más se hable de VOX, aunque sea para confrontar sus ideas, es mejor para ellos. Los medios de comunicación informan cada uno a su manera y la presencia la van a tener. Lo que hay que valorar es cómo informas de ello y para eso lo mejor es ver cuáles son sus puntos débiles, ponerlos a la defensiva y que no se sientan cómodos. Hay que evitar sus temas fuertes, en los que la extrema derecha se maneja mejor y que les interesa para su electorado, sacarlos de ese marco y meterlos en otro que no sea el adecuado. Por ejemplo, hablar menos de inmigración y más de pensiones.

Algo que criticabas siempre por Twitter durante los debates electorales era que ni PSOE ni UP arremetiesen contra el plan económico de VOX, ¿por qué es tan fácil de atacar?

Porque no tienen un ideario fuerte, sus portavoces no lo saben manejar y, además, es un ideario que confronta directamente con los derechos de la clase trabajadora. Si se ponen a hablar de sanidad no les votaría ningún trabajador, porque en sanidad propugnan la privatización y prácticamente el modelo americano. Estos son los temas que hay que atacar, donde sabes que no tienen fortaleza y que son muy perjudiciales para sus intereses.

VOX lleva semanas vetando a redactores y a medios, ¿qué postura crees que deberíamos adoptar el resto de periodistas?

Creo que los medios de comunicación deberían vetar precisamente a VOX. Si VOX veta a un periodista, los periodistas vetan a VOX. Pero eso no va a suceder.

Desde la irrupción de la ultraderecha en España se ha repetido una pregunta hasta la saciedad. Todo el mundo parece tener respuesta para ella, pero pocos tienen una explicación. ¿Es VOX fascista? Maestre prefiere usar el término posfascismo, acuñado por el historiador italiano Enzo Traverso. Señala que no es un fascismo como el que promulgó Mussolini en la Italia de los años 30, pero también deja claro que “el fascismo es una construcción de cultura política. Una ideología de extrema derecha que solo acepta su visión. Plantea mediante la propaganda, la intolerancia y la eliminación de la disensión una cultura autoritaria”. En estos términos y, adaptando esto a las condiciones y peculiaridades del momento, sí lo sería.

¿Está más cerca VOX del fascismo o Unidas Podemos del comunismo?

Diría que en ese sentido son similares. El comunismo es lo opuesto al capitalismo, por tanto, hay que tener en cuenta que no se pueden tomar medidas comunistas en una sociedad capitalista. Aun así, si UP tuviera la capacidad intervendría el mercado lo máximo posible. En este aspecto son similares, pero creo que si VOX tuviera el poder intentaría sustituir la democracia liberal por un estado autoritario y UP no.

VOX no hace más que seguir el ejemplo de otros países, como la Hungría de Viktor Orbán. “Está laminando toda la disensión y creando un Estado con una total homogeneización del pensamiento. Es un Estado fascista con apariencia de democracia liberal, y eso es lo que harían” señala respecto a la pregunta anterior.

Aunque la extrema derecha ha experimentado recientemente un enorme crecimiento, no es algo nuevo en España. Maestre señala que este discurso ya existía antes, pero estaba sancionado: “ahora se sienten envalentonados y eso provoca un contagio”. Existen organizaciones como Democracia Nacional, España 2000 o Falange Española que llevan décadas propagando el odio, atacando a inmigrantes y a antifascistas e incluso obteniendo diputados. Para el periodista, VOX es mucho más peligroso por su capacidad de llegar al poder y apunta que “los que van con corbata son mucho más peligrosos que los del traje paramilitar”.

En las tres elecciones ha habido una gran campaña en la izquierda que pedía el voto para frenar a la extrema derecha. ¿Al fascismo se le para así?

El voto es otra herramienta más, y a veces hay que utilizarla. El voto no vale por sí solo. Si votas y después te olvidas solo das una patada hacia delante. Votar sirve para impedir que gobiernen, pero después hay que tomar medidas que no permitan su crecimiento.

Respecto a estas medidas, el fuenlabreño habla de una “lucha constante en todos los frentes, no darles respiro”, y cita como ejemplos la cultura, el periodismo o actos individuales como el de Nadia Otmani frente a Ortega Smith en el Día Internacional contra la Violencia de Género.

Durante las tres campañas se han realizado desde sectores del antifascismo escraches o boicots contra actos de VOX. ¿Es esto útil cuando hay dos partidos en la derecha que nadie combate y están dispuestos a gobernar con ellos?

Hay que presionar a la derecha conservadora y a la liberal, hacer que apoyar a VOX les penalice. La gente ha votado a VOX porque sabe que no es un voto inútil y que puede servir para formar Gobierno. Estas acciones antifascistas pueden servir, aunque quizá no tanto en periodo electoral. El antifascismo tiene principalmente que ser inteligente y saber si una acción va a traer más beneficio o más perjuicio.

El primer libro que ha publicado el periodista madrileño se titula Franquismo S.A., un ensayo que revela cómo las mismas cúpulas económicas y sociales se mantuvieron una vez finalizada la dictadura. Además, pone también el foco en cómo de distintos fueron los procesos de reparación tras finalizar el régimen nazi y el franquista. La obra, publicada a principios de noviembre, está siendo un éxito y, tras ocupar los principales puestos de ventas, prepara su quinta edición.

Franquismo S.A. estudia cómo fue el proceso de reparación en España. ¿Qué nos queda de franquismo?

Todas las cúpulas de decisión política, cultural, económica…no ha habido una sustitución de los representantes, obviamente los que han muerto no están, pero sí sus herederos. En lo que tiene que ver con la economía, todas las grandes empresas y grandes familias que tuvieron poder en el franquismo, lo tienen en la actualidad.

>El Franquismo que nos queda<<

Respecto a la actual ley de memoria histórica, Antonio Maestre se muestra proclive a eliminarla y sustituirla por una “más ambiciosa y digna”. Comenta que la democracia se construye a través de la reparación, y que eso en España no se ha dado. “La ley de memoria histórica actual es solo simbólica y no sirve para nada”, critica Maestre, que apuesta por realizar una reparación económica y por evitar el revisionismo histórico.

¿Qué sentido tiene entonces la decisión del Ayuntamiento de Madrid de retirar la placa conmemorativa de los republicanos fusilados?

Su concepción de la historia es que no hicieron nada malo. Consideran que estos republicanos fusilados durante el franquismo, no durante la guerra, estaban bien fusilados. No les parece que haya que sancionar el fascismo ni defender la Constitución de 1931. No quieren condenar el golpe de Estado ni tampoco al fascismo.

Carmen Calvo trató a José Antonio Primo de Rivera de víctima de la Guerra Civil, ¿qué opina?

Forma parte de la propaganda fascista. El problema del franquismo sociológico es que impregna todas las capas de la sociedad, también al PSOE. Hay que hacer una diferenciación. Primo de Rivera fue un golpista fascista que encima tuvo un gran peso en la construcción del golpe de Estado. Es un victimario, otra cosa es que muriera durante la guerra.

El franquismo es un periodo fundamental de la historia de España que, no obstante, casi nunca es estudiado en colegios e institutos. Tampoco es un tema muy importante en la prueba de selectividad y, cuando se trata en las aulas, suele darse rápido y sin profundizar. Maestre lo tiene claro, se trata de intentar obviar que en ese periodo hubo unos responsables, y que de estos responsables hay ahora unos herederos. “Esos herederos están ahora en política, y si se estudia muy bien lo que ocurrió, la gente ata cabos”.

Estudiante de Historia y Periodismo. En constante formación y tratando de aprender de todo lo que me rodea. Colaboro con El Estado y con El Común.

Andrés Santafé

Estudiante de Historia y Periodismo. En constante formación y tratando de aprender de todo lo que me rodea. Colaboro con El Estado y con El Común.

Queremos leer tu opinión.

A %d blogueros les gusta esto: