España semanal #8

El Gurtelazo

A cada cerdo le llega su San Martín.

Y tal como cuentan hizo aquel compasivo santo con su capa, a estos cerdos también los han partido por la mitad; difícil será en el futuro ver a voceros y portavoces alegar aquello tan manido de “son cosas antiguas”, “son casos aislados”, “ya no están en el partido”, “son acciones individuales”, y sobre todo, “no me consta”, “ lo desconozco”, “ no sé de lo que usted me habla”, “ningún miembro de este gobierno ha sido condenado”.

Estos cerdos que se llevaron hasta los cubiertos de la famosa boda.

Y veremos ese tic nervioso del ojo de alguno que no puede evitar cuando comparece y miente.

En cualquier país civilizado (y este ingenuo cronista piensa que España lo es), una sentencia similar supondría automáticamente una crisis de tal envergadura que abocaría sin remedio a unas nuevas elecciones. Y aquí espero y deseo suceda lo propio; el otro partido del bipartidismo postulará un candidato que saldrá elegido (Rivera mediante), si por fin la oposición y Ciudadanos son un poco coherentes con todo lo que sus líderes han largado sobre la corrupción.

Coherencia que cabe esperar también de la madurez del pueblo español en las consiguientes elecciones, aplicando la justicia en la senda que ha indicado la Audiencia y abandonando ya para siempre ese romanticismo cainita que justifica el sustento a delincuentes con argumentos como: “mientras roben los míos”, ¿y el ERE?, ¿y lo del chalecito?

Porque lo contrario evidenciaría que nos merecemos que nos esquilmen, y en definitiva, que, como suele decirse, somos más tontos que un obrero de derechas.

Israel

Netanyahu: “Israel está actuando contra terroristas, estamos protegiendo a nuestras familias: ustedes harían exactamente lo mismo”. Los jerarcas nazis utilizaron casi exactamente las mismas palabras en relación al holocausto. Sin pretenderlo, curioso homenaje a sus maestros del alumno aventajado.

Y seguimos sin hacer nada. Bueno, sí, la ONU ha aprobado en Ginebra la creación de una Comisión Internacional para investigar la muerte de los manifestantes (con Estados Unidos y Australia en contra, y, atención, Alemania y Reino Unido absteniéndose).

Y… ¿ya está?

Pues a pesar de nuestra global inacción, todavía el ministro israelí Gilad Erdan, tiene la desfachatez de vociferar indignado: “el Consejo de los Derechos Humanos ha mutado en un orwelliano Consejo de los Derechos de los terroristas”, y “Hamás es una organización terrorista que se sirve cínicamente de la sangre de los habitantes de Gaza, esa sangre está en las manos de los países que apoyaron la resolución”.

Para estos nuevos nazis, los culpables encima seremos nosotros.

Torra

La mandanga semanal.

A mí en particular, me encantaría que quitasen todas las cruces y no solo de las playas, las amarillas y las otras.
Y también me gustaría que alguien de ERC me explicase como pueden amparar a este racista xenófobo.

Pena de tierra tan bonita que están dejando como un erial…

Oda a Sergio Llul

Gracias D. Sergio. Gracias por esta copa. Tu copa.

Nuestro merecido homenaje y nuestro reconocimiento desde aquí. Tuviste que volver, para dejar de nuevo a tu equipo en lo más alto. La enorme grandeza de los deportes de equipo es que tanto el éxito como el fracaso, son de todos. Pero todo el que ha jugado, mejor o peor, alguna vez, sabe de la importancia de tener a su lado a alguien como tú.

Alguien que te hace mejorar, alguien que viendo tu reflejo hace que te esfuerces, que te traslada esa confianza ciega en tus posibilidades. Cuando tienes los bemoles de enchufar una de tus mandarinas, tus compañeros saben que pueden atreverse a todo, y eso no tiene precio.

Para muchos has sido el MVP, por encima de otros sobrevalorados, que podrán o no llegar a triunfar por todo lo alto en la NBA. Tú sí que hubieses hecho alucinar a los americanos. Gracias por no marcharte. Y tras la horrible lesión que sufriste, saltas a la pista con esa confianza, con esa seguridad, que tal parece que has vuelto a finales de julio de vacaciones para iniciar la pretemporada.

Orgullo y pasión. Trabajo y sacrificio. Son tus señas de identidad. Las que te permitieron brindarnos una de las mejores jugadas, de las mayores gestas que se recuerdan por estos lares de este deporte; con lo que anhelas jugar ese último minuto (y con lo acertado y determinante que en el mismo sueles resultar), te sacrificaste en aras de evitar que el genial Ali pudiese empezar a enhebrar triples.

Te fuiste al banquillo convertido en un dios, con tu carga de cinco personales convertidas en cinco hojas doradas de laurel.
Gracias, D. Sergio. Claro que también tienes humildemente que admitir que, afortunadamente, no seriamos nadie sin el eterno Felipe.

Valtonyc y otros

Ya tenemos otro caganet.

Desde aquí hemos defendido el que nadie entre en prisión por las barbaridades que pueda proferir, que todo el mundo tiene derecho a expresar lo que piensa, aunque nos parezca una chorrada de paletos, como los catalanes huidos, una blasfemia maleducada y grosera o la expresión canalla y maldita del deseo de ver morir a alguien, siempre en este caso que naturalmente, cualquier mente lúcida se percate de que el individuo que rebuzna esas barbaridades no tiene los medios ni la posibilidad real de colaborar a que eso suceda.

Somos muchos los que en algún momento de nuestra vida, la ira nos ha hecho desear la muerte de alguien; no eres el único. Pero o bien hemos reflexionado para colegir a continuación que la vida de un ser humano, de cualquiera de ellos, hasta del mas abyecto, es lo más grande que se posee y que hay que defenderla, o no hemos tenido los arrestos de decirlo, por respeto a los demás y a las leyes imperantes. O por simple cobardía.

Como la que tu demuestras ahora.

La hombría que esperábamos de ti es que hicieses frente a las consecuencias de tus actos.

Delenda est Moscardó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: