Estonia se convierte en el primer país del mundo con transporte gratuito

Estonia ha decido dar un paso más en materia de transporte público y por ello el transporte público será gratuito en todo el país a partir del 1 de Julio de este año. La población de la república de Estonia, un total de 1,3 millones de personas, se verá beneficiada de esta medida que permitirá incluso recorrer el país de punta a punta sin gastar un duro.

La medida no es nueva, además de ser los primeros a nivel mundial en hacerlo, a nivel interno ya eran líderes en transporte público gratuito desde el 2013, cuando implementaron este servicio en su capital con gran éxito. Medio millón de habitantes ya utilizaban el servicio en Tallinn, su capital inició el transporte gratuito de metro, autobuses, tranvías y ferrys tras una consulta a sus habitantes en el 2013, en la que esta opción fue elegida de forma aplastante por un 75% de los votantes y se convirtió así en la primera ciudad europea en hacerlo.

Hay algunas excepciones, los servicios ferroviarios quedan al margen y las grandes ciudades tendrán la última palabra con los buses que circulan solo por la ciudad, pero tras el éxito y competencia al mismo tiempo de la ciudad de Tallinn no se espera que las grandes ciudades del país pongan muchas trabas.

Considerado un caso de éxito por los expertos y votantes, la propia alcaldía dice a día de hoy que no solo se cubren el coste del transporte con el mismo presupuesto, sino que obtienen un superávit que les lleva a ganar el doble de lo invertido gracias al aluvión de peticiones de empadronamiento recibidas.

A diferencia del modelo implantado en la capital, ahora para todo el país será gratuito las 24 horas del día los 7 días a la semana y para todos los estoniosLa democratización masiva de la movilidad para los estonios  supone que los gastos de viaje ya no tienen que ser tenidos en cuenta en el presupuesto mensual de muchas personas, por otro lado la implementación del pago vía impuestos no se espera que sea muy costosa.

La razón de que el gobierno espere que una implementación gratuita apenas repercuta en el presupuesto estatal es que el país ya se gastaba hasta ahora grandes sumas de dinero público en grandes subvenciones a empresas de transporte.

El estado sí tiene previsto incrementar el presupuesto pero para mejorar los servicios pñublicos, la compañía pública de trenes recibirá pronto 31 millones de euros. Las rutas de los autobuses por su parte ya estaban subvencionadas en un 80% y acabar con este modelo tan solo va a costar un extra de 12,9 millones de euros. Una cantidad más que asumible para el país.

Una de las razones para implementar este modelo de transporte público sin un gasto extra excesivo en los presupuestos tiene que ver con la burocracia. Eliminar la venta de boletos o  acabar con las ahora innecesarias inspecciones se espera que contribuyan a bajar el costo del servicio.

Estonia pretende organizar con esta medida una reforma fiscal encubierta para ayudar a la población rural que representa más del 30% del país. La mayoría de los que viven en los pueblos actualmente tienen poco dinero y son ya muy mayores. Los jóvenes nacidos en el campo por lo general han emigrado a las ciudades. Con esta medida se espera que los mayores dejen de estar incomunicados, que a los jóvenes les sea mucho más sencillo regresar a sus pueblos, vivir en ellos y con ello revitalizar el rural del país. En el peor de los casos, con esta medida se espera que al menos se acabe con el éxodo a las ciudades.

Las razones de que sea este el año de la aplicación de esta medida son muy claras, por un lado el éxito del transporte público de la capital que demostraba que este era un modelo viable, en segundo lugar la población que lo pedía a gritos en las campañas electorales, en tercer lugar que es ahora el quinto aniversario de la implementación en la capital y por último, que el país necesitaba urgentemente reducir la burocracia.

Estonia sufre un gran problema administrativo. Debido a la pérdida de gente del rural, sus 220 municipios del país pasaron tan solo a ser 79 en total, el caos administrativo que está produciendo este hecho ha llevado a pensar que era el mejor momento para anunciar una medida de este tipo.

La medida esperan que sirva para estimular el comercio, abaratar los costes de transporte lleva a la gente a salir más veces a divertirse, a conocer más restaurantes, bares, ir al cine y en definitiva, consumir más bienes y servicios, lo que dará más vida a las ciudades y pueblos como ya ha pasado en su capital.

Este antiguo estado soviético que se adhirió a la Unión Europea en 2003 puede dar el impulso que necesitaban las políticas del transporte público para extenderse. En un momento en el que París tiene planes para un transporte público gratuito pero no está segura de dar el paso, y Alemania y Reino Unido tienen algunas pruebas piloto en marcha, eran muchos países los que esperaban que otro diera el primer paso primero.

De hecho Gales (un lugar más grande que Estonia a pesar de ser tan solo una parte de Reino Unido) implementó el servicio gratuito los fines de semana y el éxito es tal que ya debería haberse cancelado la prueba piloto prevista, pero esta continúa.

Otra de las novedades que se espera que traiga este servicio es menor número de coches y contaminación en el país. Su capital ha dejado de estar abarrotada de coches desde que se implementara este servicio hace cinco años, aunque algunos se resisten a dejarlo. Las críticas más escuchadas son las que señalan que no quieren compartir transporte con mendigos o gente diferente a ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: