Fernández-Fernández, la fórmula que pone a Mauricio Macri contra las cuerdas

En la mañana del sábado pasado, Argentina se despertó con una noticia que hizo tambalear toda la estantería política. Cristina Fernández de Kirchner, dos veces presidenta de la república y favorita en todas las encuestas para las elecciones de octubre, anuncia la principal fórmula presidencial del Peronismo con ella en segundo lugar acompañando como candidata a vicepresidenta, al exjefe de Gabinete de Néstor Kirchner; Alberto Fernández, luego de varios años de desencuentro.

Los teléfonos no paraban de sonar, reacciones por doquier, algunos desbordantes de felicidad por lo sagaz de la jugada y otros paleando la frustración negándose a creerlo. Para despejar cualquier tipo de duda, el anuncio fue lanzado en un vídeo extenso grabado por la misma Cristina dando todos los motivos de su decisión. Más que un anuncio, una verdadera cátedra de política doctrinaria y un gesto de grandeza y humildad que sin dudas quedará marcado en la historia del país.

«Primero la Patria, después el movimiento y por último los hombres… Aunque en este caso una mujer«, dice Cristina en uno de los tramos finales parafraseando una de las máximas más célebres de Juan Domingo Perón, dejando en claro que el principal objetivo no solo es ganar las elecciones, sino también construir los consensos necesarios para gobernar y sacar adelante el país, luego de 4 años de gobierno de Mauricio Macri en medio de endeudamiento obsceno y degradación sin precedentes de todas las instituciones democráticas.

¿Quién es el candidato Alberto Fernández?

Jefe de gabinete de Néstor Kirchner durante su presidencia, principal armador político y experto tejedor de alianzas, acompañó a Cristina Fernández en los primeros años de su mandato hasta que la relación terminó deshilachandose y presentó su renuncia.

Fernández fue muy crítico sobre el rumbo económico que tomó el kirchnerismo (sobre todo en su tercer período) y fundamentalmente «por la lógica política que tomó este al fallecer Néstor Kirchner, donde una idea binaria de leales y traidores fue agotando el caudal político del gobierno y engrosando las filas de la coalición política que actualmente gobierna«.

Tras abandonar el peronismo hizo su primera parada en el Frente Renovador, conducido por Sergio Massa, y más tarde comandó la campaña de Florencio Randazzo nuevamente en el Partido Justicialista, pero con Cristina en la vereda de enfrente compitiendo con el sello Unidad Ciudadana en el año 2017.

Es por esto la sorpresa, la alegría y la indignación que generó el anuncio dentro de las filas de Cristina. Al margen de que hace ya más de un año que conversan y se muestran públicamente, nadie esperaba una jugada de tal magnitud.

¿Por que la fórmula Fernández – Fernández de Kirchner?

Toda la estrategia electoral e incluso gubernamental del macrismo se basa en confrontar con la exmandataria, la persecución judicial es feroz y cada tragedia económica y social que provoca el gobierno, es eclipsada por alguna citación a tribunales, denuncia sin pies ni cabeza, o dato de color sobre la figura de Cristina, tremendamente exagerados y ampificados por los grandes medios.

En el día de ayer, comenzó el juicio oral por la causa de vialidad, en la que se «investigan» irregularidades en algunas obras, pero el pedido de Cristina de que se efectúe una auditoria de todas las obras realizadas durante su mandato fue rechazado, por lo tanto queda imposibilitada de demostrar su inocencia. El objetivo de este juicio irregular es lograr capturar la imagen de ella en el banquillo de los acusados, para llenar columnas, horas de radio y tv con una CFK enjuiciada a meses de las elecciones presidenciales.

Ahora el candidato es Alberto Fernández y al gobierno le va a costar inventarle causas judiciales e instalarlas ante el público en tan pocos meses, pensaban tener a Cristina toda la campaña en los tribunales y seguramente lo hagan, pero mientras el candidato estará recorriendo el país llevando sus propuestas.

Por otro lado, varios referentes del peronismo que estaban distanciados de Cristina y la usaban como pretexto para no participar del frente patriótico de unidad nacional, ya no tienen excusas, y ante tamaño renunciamiento deberán integrarse o quedarán expuestas sus verdaderas intenciones.

Otro de los puntos fuertes del comunicado fue más allá de las elecciones, Cristina aseguró que vienen tiempos muy difíciles que van a necesitar de consensos mucho más amplios que los electorales, y que Alberto es la persona indicada para recomponer los diálogos en la política y en la sociedad en este nuevo contrato social que propone y del que ya había hablado durante la multitudinaria presentación de su libro «Sinceramente«.

Estamos asistiendo a uno de los gestos de humildad y sentido del colectivo más importantes de la historia latinoamericana, y a una maniobra política de alto vuelo que pone contra las cuerdas al régimen macrista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: